Protestas en Bolivia de 2019 | reacciones políticas postelectorales

Reacciones políticas postelectorales

Manifestación en el macrodistrito sur.

La suspensión del conteo de votos generó críticas en las misiones de observación electoral y de oposición, incluida la Organización de Estados Americanos (OEA).[199]

Carlos Mesa pidió movilizaciones civiles en defensa del voto luego de denunciar el fraude en las elecciones.[202]

El candidato de la oposición, Óscar Ortiz, llamó a manifestarse en paz para «mantener la legitimidad de la reivindicación democrática».[203]

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) advirtió sobre el presunto fraude y exigió que las autoridades electorales cumplan con su deber como «árbitro imparcial del proceso electoral». La CEB también pidió a «veedores internacionales a cumplir su misión de vigilar la transparencia del proceso electoral» a fin de respetar al pueblo boliviano y los principios de la democracia, señalando que uno de los observadores de las elecciones, la Unión Europea, había financiado el sistema de conteo electrónico de votos y, por lo tanto, debe tener el mandato de garantizar que se use correctamente.[204]

El Ministro de Justicia, Héctor Arce, negó el presunto fraude electoral y dijo que las manifestaciones eran injustificadas, ya que el proceso de cómputo electoral es de acceso libre y público. [206]

El 22 de octubre, el vicepresidente de la junta electoral boliviana, Antonio Costas, considerado el único miembro independiente del TSE y que no responde a Morales, renunció y criticó al Tribunal Electoral por suspender la publicación de los resultados del TREP, diciendo que los problemas con el conteo desacreditaron el proceso democrático.[208]

El Comité Nacional para la Defensa de la Democracia en Bolivia (Conade) responsabilizó al gobierno de Morales por cualquier confrontación que pudiera surgir en el país y pidió un paro nacional indefinido desde la medianoche del 23 de octubre.[210]

En un discurso televisado el 23 de octubre, Morales afirmó que había un golpe de Estado en curso en su país que había sido orquestado por grupos de derecha en Bolivia con la ayuda de potencias extranjeras; más temprano ese día, Manuel González opinó que la segunda ronda debería continuar incluso si Morales había logrado una ventaja de más de 10 puntos porcentuales, ya que su margen de voto (basado en los resultados anteriores) aún sería «insignificante».[202]

En la mañana del 23 de octubre, el Consejo de la OEA se reunió para analizar la situación de Bolivia. El embajador de Bolivia ante al OEA, José Alberto Gonzales, señaló ante el consejo que la interrupción del TREP fue por falta de internet en áreas rurales.[213]

El ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, comparó a Carlos Mesa con Juan Guaidó, quien se disputa la presidencia de Venezuela con Maduro, afirmando que en el país se desarrolla una estrategia de designación de un «gobierno paralelo».[214]

El presidente Morales declaró su victoria nuevamente el 24 de octubre durante una concentración de militantes y organizaciones sociales en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba, y acusó a Mesa y a otros opositores de golpistas,[216]

A las 9:00 pm hora local del 24 de octubre, mediante un vídeo en Twitter, Mesa declaró que el MAS no quería balotaje, denunciando fraude electoral y llamando a la población a «continuar con la lucha democrática».[218]

El presidente de Bolivia, Evo Morales, agradeció este lunes a través de su cuenta de Twitter,[220]

El presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó este lunes a sus seguidores a defender la sede del Gobierno, ante un cerco que aseguró que está convocando la oposición para el martes.[221]

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, junto a funcionarios de Gobierno, cooperativistas mineros y simpatizantes del MAS-IPSP en la puerta del Ministerio de Salud en la plaza del Estudiante de La Paz, gritó a los opositores la frase “Los golpistas no pasarán”.[222]

Durante el cabildo del Comité Cívico Pro Departamento de La Paz, realizado en la tarde de 28 de octubre, el gobernador y candidato opositor, Félix Patzi, exigió la anulación de las elecciones presidenciales y la renuncia de los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE).[223]

El presentador Fernando Del Rincón, cuestionó a la diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Susana Rivero con una simple pregunta: “¿Cómo justifica usted la amenaza del presidente Morales de responder con cercos a las ciudades que protestan contra el fraude electoral, amenaza que además viola la Constitución Política del Estado Boliviano?”,[225]