Mesopotamia | historia arqueológica
English: Mesopotamia

Historia arqueológica

Los primeros sondeos en la región fueron realizados en 1786 por el vicario general de Bagdag, Joseph de Beauchamps, pero habría que esperar hasta 1842 para la primera excavación arqueológica real, promovida por el cónsul francés en Mosul, Paul Émile Botta, que se centró en el área de tell Kujunjik, cerca de Nínive. Los resultados no fueron interesantes pero, luego de trasladar la excavación por consejo de un aldeano, aparecieron unos bajorrelieves asirios que supusieron el primer hallazgo histórico de las civilizaciones mesopotámicas, de las que, hasta entonces, solo se sabía por las menciones en la Biblia.[13]

A partir de este momento la investigación estuvo marcada por la rivalidad entre ingleses y franceses. Los primeros, dirigidos por Austen Henry Layard, descubrieron la importantísima biblioteca de Asurbanipal; los segundos, el palacio de Sargón II en Khorsabad, cuyos hallazgos tuvieron un desgraciado fin al hundirse en el Tigris una embarcación con 235 cajas de material.[13]

En el área del sur, en la década de 1850, se descubrieron las ciudades de Uruk, Susa, Ur y Larsa, si bien no fue a partir de 1875 cuando se hallaron evidencias de la civilización sumeria. Hasta los primeros años del siglo XX aparecieron gran cantidad de restos, incluido un gran número de estatuas de Gudea. En esta etapa también comienzan a progresar las excavaciones de alemanes y estadounidenses.[13]

Una de las principales características de los yacimientos arqueológicos de la zona es que se han encontrado en gran abundancia textos escritos en cuneiforme, fundamentalmente sobre tablillas de arcilla cruda, que resistieron bien el paso del tiempo, lo que ha permitido conservar algunas de las primeras páginas de la historia de la humanidad.