Manifestación | razones para protestar

Razones para protestar

Cabecera de una manifestación estudiantil en la Avenida de İstiklal de Estambul en abril de 2011.

En un estudio sobre la relación entre la calidad de las instituciones y las protestas se encontraron los siguientes resultados. Que en los países con instituciones que funcionan bien hay más tendencia a participar a través de foros institucionalizados, mientras que en los países con instituciones menos eficaces se utilizan mecanismos de participación directa tales como las protestas callejeras. Las personas más ideologizadas participan con más frecuencia en las protestas en los países con instituciones fuertes, mientras que en los países con instituciones débiles esto no tiene significancia debido al descontento generalizado. Respecto a los partidos políticos y las relaciones con las manifestaciones, ocurre lo siguiente: en los países con buenas instituciones, los personas que creen que los partidos los representan bien tienen más tendencia a participar en un partido que aquellos que piensan que un partido no los representan bien; mientras que en países con malas instituciones, las personas que creen que los partidos los representan bien tienden a participar en manifestaciones. En consecuencia, los partidos pueden elegir entre las vías institucionalizadas o canales más directos. Además, las manifestaciones se intensifican si los jefes políticos creen que es la mejor forma de afectar las decisiones.[27]

Por otro lado, varios teóricos consideran que para generar manifestaciones se tiene que dar una combinación de dos factores: insatisfacción con el sistema político y la alienación. Es por eso, que la mayoría de las manifestaciones se dan dentro de minorías, personas de un nivel socioeconómico más bajo o grupos oprimidos. No obstante, otros teóricos como Albert Bandura y Richard Walters, consideran que independientemente de la frustración, la creencia de que estas conductas son efectivas refuerza el ímpetu de la población por repetirlas constantemente, sobre todo, si las personas que realizan dichos movimientos pueden generar un sentimiento de identidad y pertenencia. Por ejemplo, si la manifestación está conformada por estudiantes de una universidad, es muy probable que se le unan muchos otros estudiantes de distintas universidades y que éstos repitan las mismas acciones que surgieron en un grupo similar al de ellos. [28]