Ecuador | demografía
English: Ecuador

Demografía

Los datos generados por el INEC informan que para agosto de (2019) habitan 17 304 827 personas en Ecuador.[94]​ Ecuador es el sexto país con más aceleración de envejecimiento de Latinoamérica tras Costa Rica, Chile, Argentina, Cuba y Uruguay, después de que censos en 2010 arrojaran resultados de que más del 17 % de la población pasa de los 65 años, y más del 40 % de la población es adulta-media. La edad promedio sea de entre los 27.3 y los 35.8 años, aunque todavía es un país con una población joven.

La esperanza de vida en Ecuador bordea los 73.5 años para los varones y los 79 años para las mujeres, en 2011 Ecuador fue el cuarto país con más longevos de América Latina tras Chile, Costa Rica y Canadá, y por delante de Estados Unidos y Argentina, siendo especial lo ocurrido en el Valle de Vilcabamba ubicado en la provincia de Loja a tan solo 30 km de la ciudad de Loja ;[96]

El 63 % de la población reside en zonas urbanas y el 37 %, en rurales. Cabe destacar que, dada la alta densidad poblacional y su extensión territorial reducida, la concentración de poblados es alta, por lo que las ciudades y poblados rurales se encuentran muy cerca unos de otros. La población rural ecuatoriana es la tercera población rural con mejor calidad de vida de Latinoamérica tras Uruguay y Cuba, se evidencia que la población ecuatoriana esta mayormente radicada en la zonas urbanas del Ecuador, el 44 % de la población urbana está radicada en las 15 ciudades más grandes del país de las cuales Guayaquil y Quito bordean el 60 % de la población urbana, eso resulta por factores como la expansión urbana a centros poblados rurales y el mejoramiento de estándares de vida en el sector rural en la última década, donde se ha dotado de infraestructura de calidad en centros de salud, educación, vialidad, mejoramiento de producción agro industrial, servicios básicos, bajo costo de vida, etc. La migración de población rural a las zonas urbanas es un fenómeno retroactivo de Ecuador a la tendencia sufrida en el resto de América Latina.

La natalidad del país bajó recientemente a 1.8 hijos por mujer en el censo de 2010, con lo que se determinó una tendencia a un acelerado envejecimiento de la población, típico comportamiento de un país con una economía creciente. Aun con estos datos del INEC, Ecuador es el séptimo país más poblado de Sudamérica, y el octavo más poblado de 33 países en Latinoamérica. Es el país más densamente poblado en Sudamérica con 54 habitantes por kilómetro cuadrado.[97]

Ciudades

Quito, ciudad capital que cuenta con 1.978.376 de habitantes en el área urbana, 2.735.987 habitantes en el Distrito Metropolitano y más de 3 millones en toda su área metropolitana, siendo la ciudad con más población del país. Es sede de gobierno, donde se concentran los poderes del estado, es la primera ciudad en ser declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco, porque también es el centro cultural del país.

Guayaquil, la segunda ciudad más poblada del Ecuador, cuenta con 2 278 691;[98]​ habitantes en su área urbana y 2 991 061 en su área metropolitana. Polo de concentración de las ciudades del centro del país, es además, el puerto principal de Ecuador por donde se comercializan aproximadamente el 70 % de las importaciones y exportaciones del país.

Según los proyecciones entregadas por el INEC para 2013, uno de cada tres ecuatorianos vive en Quito o Guayaquil; ambas ciudades sumadas engloban una población de más de 5,8 millones de habitantes. Otras ciudades importantes son Cuenca, Machala, Santo Domingo, Ambato, Portoviejo, Manta y Loja.

Ciudades más pobladas de Ecuador (sin área metropolitana)


Quito as from panecillo Basilica.jpg
Quito

Aerial Guayaquil.jpg
Guayaquil

Cuenca desde el mirador de Turi.jpg
Cuenca

Ciudad Provincia Población


Santo Domingo (Ecuador).jpg
Santo Domingo

Machala (2202377678).jpg
Machala

Duran-Ecuador.jpg
Durán

1 Flag of Quito.svg Quito Bandera Provincia Pichincha.svg Pichincha 2 735 987
2 Bandera de Guayaquil.svg Guayaquil Bandera Provincia Guayas.svg Guayas 2 698 077
3 Flag of Cuenca, Ecuador.svg Cuenca Bandera Provincia Azuay.svg Azuay 329 928
4 Bandera de Sto. Domingo de los Colorados.png Santo Domingo Bandera Provincia Santo Domingo de los Tsáchilas.svg Santo Domingo de los Tsáchilas 270 875
5 Machala Flag.svg Machala Bandera Provincia El Oro.svg El Oro 231 260
6 Flag of Durán.svg Durán Bandera de Guayaquil.svg Guayas 230 839
7 Bandera de Manta.png Manta Bandera Provincia Manabí.svg Manabí 217 553
8 Flag of Portoviejo.svg Portoviejo Bandera Provincia Manabí.svg Manabí 206 682
9 Flag of Loja.svg Loja Bandera Provincia Loja.svg Loja 170 280
10 Bandera Provincia Tungurahua.svg Ambato Bandera Provincia Tungurahua.svg Tungurahua 165 185
Estadísticas según el censo del 2010[100]

Etnografía

Autoidentificación de la población

El Censo del 2010 cuestionó a los ecuatorianos mayores de 15 años sobre su autoidentificación, dando como resultado un 71.9 % de personas que se identificaron como mestizas, 7.4 % montubias, 7.8 % afroecuatorianas, 7.1 % indígenas, 7 % blancas y un 0.4 % en otras.[101]

Censo de Población y Vivienda 2010 [102]
Mestizos Montubios Afroecuatorianos Indígenas Blancos otros
71.9 % 7.0 % 7.8 % 7.1 % 7.0 % 0.3 %

Composición genética de la población

Los estudios genéticos que se han realizado por la Universidad de las Américas y conducida por un grupo de expertos genetistas graduados en la Universidad Autónoma de Madrid sobre la población ecuatoriana han mostrado una composición algo típica para el norte de Sudamérica, dividiendo a la población en tres grandes grupos: mestizos, afrodescendientes y nativos, se determinó la presencia de los tres componentes en los tres grupos antes mencionados, variando únicamente la proporción de la misma. El estudio también reveló las posibles anomalías, ventajas y predisposiciones que existen en los genes de la mayor parte de los ecuatorianos, entre ellas un alto grado de inmunidad a la malaria en la población afro, e índices de alta tolerancia a la lactosa en mestizos. La población eurodescendiente no entró en el análisis suponiendo que su genética es netamente caucásica.[105]

Estudio genético de la población ecuatoriana en general de la Universidad de las Américas[103]
Genes caucásicos Genes amerindios Genes africanos Otros
43 % 40 % 10 % 7 %
Estudio genético de mestizos ecuatorianos de la Universidad de las Américas[103]
Genes caucásicos Genes amerindios Genes africanos
60 % 38 % 2 %
Estudio genético de afroecuatorianos de la Universidad de las Américas[103]
Genes caucásicos Genes amerindios Genes africanos
19 % 13 % 68 %
Estudio genético de indígenas ecuatorianos de la Universidad de las Américas[103]
Genes caucásicos Genes amerindios Genes africanos
9 % 83 % 8 %

Idioma

El idioma oficial es el español con sus características y modismos propios de cada zona o región, junto con el quechua y el shuar son idiomas oficiales de relación intercultural según lo afirma la constitución de Ecuador en el artículo 2º del capítulo primero de los elementos constitutivos del estado. El wao terero, tsáfiqui y «demás idiomas ancestrales son de uso oficial para los pueblos indígenas, en los términos que fija la ley».

Según el censo de 2001,[108]​ En la mayoría de los institutos públicos del país se imparte el inglés de una manera neutral.

Mapa de los principales dialectos del Ecuador.

El español es el idioma que se habla mayoritariamente en el Ecuador, a pesar de que este tiene diferencias dependiendo de muchos factores, el más importante de estos factores es la región. En el país hay tres variantes principales que son:

A pesar de que estas sean las principales variantes del español en el país, hay muchos otros factores que influyen en el habla de una persona, siendo estos la etnia, la clase social o si se habita en el campo o la ciudad. Debido a que la costa y la región andina son las dos regiones más habitadas del país, sus dialectos son los más relevantes del país, ambos muy diferentes el uno del otro. Existen muchos modismos propios de cada provincia o región, así como otros que son entendidos y utilizados en todo el país.

Costa

Esta variante del español se encuentra clasificada dentro del dialecto del español ecuatorial, el cual se extiende desde las zonas costeras del Pacífico sur colombiano hasta la norte costa del Perú, cruzando el litoral ecuatoriano. El centro lingüístico influyente de esta región dialectal es la ciudad portuaria de Guayaquil.

La característica más destacable en este, es la aspiración de la letra s al final de las palabras o cuando va precedida de otra consonante, siendo muchas veces pronunciada como j suave o como una h inglesa [h].[109]

Esta variante del español hablada a lo largo de la región costeña del país, así como las planicies colindantes al oeste de la cordillera de los Andes, representa una zona de transición entre las variedades caribeñas del norte de Colombia y Venezuela, y los dialectos ribereños del centro y sur del Perú; por lo que existen ciertas características compartidas con ambos que, a oídos de un foráneo, hacen difícil la identificación del dialecto costeño ecuatoriano.

Así, los dialectos de la Costa rigen y fijan el foco fonemático de transición tonal-acentual del español americano que se expande geográficamente desde la entonación semigrave caribeña y mesoamericana al norte –ya que la gravedad concreta la poseen las variantes del castellano peninsular o europeo– hacia la intensa agudeza localizadas al sur, propia de las tonalidades peruanas, chilenas y bolivianas.

Además, la variante ha incorporado dentro de su léxico, una serie de palabras compartidas con el resto de variedades dialectales del Ecuador, y que son entendidas solo dentro del país. En su mayoría son palabras provenientes del Español andino del Ecuador, con influencias del quichua, a pesar de que el idioma quechua no tuvo presencia histórica en el litoral ecuatoriano. Este es el caso de la palabra "ñaño" (hermano), muy extendida en todo el país y con origen quichua.

Uno de los acentos más relevantes de la región es el de la ciudad de Guayaquil, la segunda ciudad más grande del país. Por ser una urbe grande y que a lo largo de su historia ha ido creciendo demográficamente gracias a la migración, en la misma urbe existen muchas diferencias dialectuales, principalmente asociadas a la clase social, etnia y el nivel de escolarización. Entre las clases más escolarizadas, se tiende a corregir el acento hacia un castellano más estándar, así como incorporan a su léxico palabras foráneas, especialmente provenientes del inglés. En las clases menos escolarizadas, existen otras variedades dialectuales. Existe un grupo de personas que tienden a tener una entonación más parecida a la de un campesino costeño, pronunciando una s sorda alargada, mientras que otro grupo de personas tienden a tener una entonación más fuerte, que se suele conocer como "callejera", en la que la letra s es pronunciada numerosas veces como /sh/, además de contar con una serie de palabras propias, que no siempre son entendías por el resto de hablantes de la región.

Fuera de la ciudad de Guayaquil, se tiende a hablar un mismo dialecto en todas las provincias de la costa (con excepción de la provincia de Esmeraldas) con ligeras variaciones locales. Una variante importante es el dialecto hablado por los montubios (campesinos de la costa ecuatoriana), los cuales tienden a acentuar la primera sílaba de la mayoría de las palabras.

En la provincia de Manabí, existen una serie de dialectos también diferenciados que lo hacen fácilmente identificable como una variedad aparte del acento costeño ecuatoriano.

La provincia de Esmeraldas, por otro lado, presenta una notoria variante muy diferente a la del resto de la región, con un fuerte componente africano, y que se asemeja mucho al de región costeña fronteriza con Colombia. Debido a que esta región tiene una mayoría de habitantes afrodescendientes, este dialecto tiende a ser un poco más fuerte y con características propias tanto de léxico, como de entonación.

Andes

En el altiplano ecuatoriano suele hablarse una variante del español que muchos extranjeros suelen comparar con la del español chilango mexicano. En esta región encontramos cuatro principales variantes, siendo estas el español pastuso, el español andino central, el morlaco y el lojano. El español hablado en los Andes ecuatorianos tiende a tener muchos modismos tomados del idioma kichwa, idioma de los indígenas nativos de esta región. Palabras como "ñaño/a" o "taita" son utilizadas por personas de cualquier etnia o clase social en esta área -taita es un préstamo lingüístico bien acogido en los Andes; Corominas dice de Taita:"(...) es imposible suponer origen americano a esta palabra castellana heredada del latín,..."-[110]​ El voseo es relativamente usado en esta parte del país, usado solo para conversaciones informales entre amigos o familiares.

En el Carchi, provincia andina fronteriza con Colombia se habla una variación muy especial, semejante a la del departamento colombiano de Nariño. Desde las provincias de Imbabura Pichincha y el Distrito Metropolitano de Quito suele hablarse un español con muchos préstamos colombianos, ibéricos, así como también muchos anglicismos; la forma de hablar aquí difiere mucho dependiendo al estrato social al que se pertenezca. Desde Cotopaxi hasta los límites de la Sierra Central (provincia de Chimborazo) se habla un español con aportes más bien procedentes del quichua y con ciertas influencias de la Costa. En la región norte, una gran variante es encontrada dentro del valle del Chota en la provincia de Imbabura, valle habitado por afrodecendientes, este dialecto es diferente al común dialecto andino, pero a su vez diferente del dialecto hablado por los afrodecendientes en la costa.

En las provincias de Cañar y Azuay se habla una variante bastante peculiar, el dialecto "morlaco". Este se caracteriza por su "cantado" o entonación característica de la zona, siendo muchas sílabas acentuadas en otras no correspondientes. Así mismo, la letra "r" tiende a ser muy arrastrada, sonando más como una "sh". Así mismo, esta zona tiene muchos modismos propios solo utilizados en esta zona, como la palabra "gara". La provincia de Loja también tiene su variante, con una entonación bastante neutral.

Las ciudades de Quito e Ibarra tienen un caso especial, ya que el habla de estas ciudades no es compatible con los dialectos de la sierra y del resto del país, siendo enormemente similar al español del norte y centro de Chile, y con rasgos traídos por los españoles, que suman una importante parte de la población en ambas ciudades, los rasgos del español rioplatense, el voseo, ciertas donaciones quichuas y una infinidad de anglicismos es lo que representa al español de estas dos ciudades del norte del Ecuador.

Amazonía

En la región amazónica del país se habla una variante del español parecida al dialecto andino ecuatoriano. En el norte tiene influencia de los quijos, ellos tutean y conjugan el verbo en usted. En la provincia de Morona Santiago, se halla una entremezcla entre el español serrano indígena quichua de la sierra centro y el español morlaco (referente al de Azuay y Cañar). En la provincia de Zamora Chinchipe tiene una influencia considerable del acento lojano con una ligera variación de los dialectos nativos locales.

Islas Galápagos

En las islas Galápagos se habla un dialecto sumamente parecido al de la costa del Ecuador continental. No se presentan grandes variaciones de importancia, al ser esta una región poco habitada en comparación al resto de regiones del país. También se conocen los dialectos de los grupos que existen en ese lugar.

Religión

Catedral Metropolitana de Quito.

En 2012 el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC) realizó un censo (solo en las principales ciudades) en el que el 91.95 % de los encuestados respondió que tiene una religión, el 7.94 % se autodefinió como ateo y el 0.11 % se identificó como agnóstico. Dentro del grupo que profesa una religión el 80.40 % se autodefinió como católico y un 11.30 % como evangélica. Otras religiones mencionadas por los encuestados fueron: Mormonismo (1.42 %), Testigos de Jehová (1.29 %), Budismo (0.29 %) y Espiritismo (0.12 %).

Del total de personas que respondieron pertenecer a una religión el 39.7 % a su vez se consideraron como personas que creen en Dios pero no asisten a las celebraciones eucarísticas y el restante 60.3 % respondieron si ir regularmente a estas, siendo así uno de los países clave para el catolicismo en América.[cita requerida]

Según el centro de estadística Pewforum (Estados Unidos) la afiliación religiosa en Ecuador es la siguiente:[cita requerida]

En el año 2011 la investigación realizada por el Latinobarómetro, ha entrevistado en Ecuador 1189 personas. (El número hace referencia a las personas que han contestado a la entrevista). De las cuales, 1005 se han declarado católicos, 149 afiliados a otras religiones, 33 no afiliados a una religión, 2 ateos y agnósticos. De 1189, 1060 son practicantes. De los cuales, 624 son practicantes o muy practicantes.

Iglesia de San Francisco una de las obras más monumentales del barroco quiteño.

Por lo tanto, en porcentaje, la afiliación religiosa en Ecuador es la siguiente:

  • 84.5 % católicos
  • 12.5 % otras religiones
  • 2.8 % no afiliados
  • 0.2 % ateos y agnósticos
  • 52.5 % practicantes o muy practicantes.

Migración

Entre 1998 y 2002, Ecuador atravesó una grave crisis económica, política y financiera, la misma que fue acentuada por el fenómeno de la dolarización, que provocó que el Sucre se devaluara a niveles nunca antes vistos, provocando su desaparición y que el país adoptara como moneda válida al dólar de Estados Unidos.

Esta medida afectó directamente a los sectores más vulnerables de la sociedad, provocando el crecimiento de los niveles de pobreza e indigencia en el país, disminuyendo a niveles mínimos su poder adquisitivo, presentándose además una serie de fenómenos económicos que contrajeron la economía a nivel nacional, incrementando el desempleo en el país, ocasionando que el ingreso familiar no pueda cubrir ni la canasta básica.

Bajo este panorama desalentador, gran parte de los ecuatorianos al no tener un ingreso fijo que les permita satisfacer sus necesidades básicas, optaron por ofertar su fuerza laboral en el extranjero, puesto que en ciertos países se alcanzaban ofertas de trabajo y niveles de remuneración sensiblemente más elevados que los que se podría obtener en Ecuador, por esta causa varios países de Europa (principalmente España) y Estados Unidos, comenzaron a captar personal para realizar trabajos pesados, pero que representaban una esperanza para quienes atravesaban problemas económicos, por lo tanto pese a representar muchos esfuerzos e inclusive ingresar como ilegales a otros países, se endeudaron para viajar y arriesgaron lo poco que tenían con la finalidad de alcanzar mejores ingresos económicos que les permita cubrir las necesidades básicas de su familia, pero sobre todo con el afán de obtener una remuneración más digna, para mejorar su nivel de vida y el de sus hijos; pero en muchos casos el costo de esto fue la descomposición de familias.

Durante 2007 hasta la actualidad, el repunte de la economía a niveles de hasta el 8 % anual, los factores de la crisis económica mundial del primer mundo, el conflicto militar colombiano, reformas migratorias y políticas internacionales de integración en Ecuador, modificaron completamente el panorama migratorio, atrayendo ahora una gran cantidad de inmigrantes.

Emigración

A principios del siglo XX, eran muy pocos los ecuatorianos que dejaban el país para asentarse en otras latitudes.

Entre las décadas de 1910 y 1920, debido al boom de la cascarilla y el caucho en el Oriente, así como por el del cacao en la Costa, los antiguos terratenientes y la clase emergente de nuevos potentados comenzaron a enviar a sus hijos a estudiar en el exterior, particularmente en Francia. Esa emigración era selectiva, eventual y dio como resultado que quienes iban a Europa o a Estados Unidos no representarán mucho en las estadísticas de esos países.

Fue a partir de la década de 1950 en que se comenzó a registrar la salida de personas de bajos ingresos económicos que viajaban principalmente a Estados Unidos para «mejorar su situación económica», por necesidad, y algunas de ingresos medios que iban «a probar suerte», más por aventura que por necesidad.

En la década de los 70, en los destinos de los emigrantes se incluyeron países como Australia y Canadá. Personas de la Sierra centro, así como de Azuay y Cañar, veían reducidos sus grupos familiares. Esta migración aún no afectaba las estadísticas locales.

Ya entrados los años 80, la movilización humana hacia el exterior comenzó a adquirir dimensiones que ya incidían en lo económico y en los social. La influencia de modas, modos y costumbres comenzó a calar sobre todo en los hogares de clases media baja y baja.

Luego de la aguda crisis económica y financiera de 1999, se estima que más de tres millones de ecuatorianos (20 % del total de la población proyectada a 2005) abandonaron el país con rumbo a diferentes destinos, dirigiéndose la mayoría hacia Estados Unidos, España e Italia (a estos tres destinos fueron como mano de obra principalmente). También hubo emigración a otros países como Venezuela (en la década de los 80 y 90), Chile (con una buena cantidad de profesionales médicos o ligados a esta área), Canadá (profesionales técnicos) y, en menor grado y por diversos motivos, hacia Israel, Bélgica, México y el Reino Unido. La emigración ha continuado a lo largo de los primeros años del siglo XXI.[111]​ No se conoce con exactitud cuántos ecuatorianos han emigrado ni tampoco existen estadísticas exactas sobre el número de ellos que reside en cada país, aunque extraoficialmente se calcula que solo en España viven casi 600 000 ecuatorianos.

En enero de 2007, el Gobierno nacional creó la Secretaría Nacional del Migrante (Senami), encargada de definir la política pública sobre movilidad humana (migración, emigración, inmigración, refugio, etc.), cuyas líneas se registraron en la Constitución de 2008. Ecuador desarrolló entonces importantes temas de movilidad humana, entre los que se incluyeron varios principios de la Declaración de Derechos Humanos que habían estado soslayados. Asimismo, se creó la Red Social Virtual de las Personas Migrantes y en enero de 2017 se emitió oficialmente la Ley de Movilidad Humana que vela por los Derechos de los migrantes dentro y fuera del país. Esta última fue reconocida por el ACNUR como ejemplo de protección integral para todas las personas en movimiento, posicionado al Ecuador como referente en la promulgación de Derechos Humanos de los migrantes. Luego de 2002 la emigración se ha ido reduciendo año tras año con la estabilidad económica y se redujo más fuertemente con el inicio de la crisis del primer mundo en 2007 y el desarrollo significativo de la economía nacional y que desde el 2010 se ha limitado prácticamente a migración por razones de becas estudiantiles y meramente turísticas o comerciales.

Inmigración

Cuenca, elegida uno de los mejores destinos para jubilados en el mundo.[112]

Con la larga migración desde Ecuador, también ha recibido inmigrantes durante su historia y actualmente recibe a decenas de miles de personas de diferentes países que tuvieron que abandonar sus países de origen por diferentes causas.

En un inicio, durante la colonia, la inmigración se centró en ciudadanos europeos atraídos por la explotación agrícola, luego en los inicios de la era republicana, se reflejó en árabes cristianos y europeos (principalmente españoles, belgas, neerlandeses, italianos y franceses) por crisis económicas y escapando de guerras.

En el siglo XX la inmigración fue mayormente de países latinoamericanos que por guerras civiles, crisis económicas, y dictaduras, agruparon argentinos, chilenos y uruguayos.

Del año 2002, el incremento inmigrante ha sido acelerado e importante, centrado en colombianos y venezolanos por conflictos narco politicos. Se argumenta que cerca de 350 000 colombianos viven en Ecuador.[114]

El mejor estándar de vida comparado a Cuba, Haití, Bolivia, Perú, China atrae a sus residentes a trabajos abandonados por los ecuatorianos y la noticia de bonanza económica, productiva y social de 2005 con leyes que protegen a los migrantes y la participación que se les ha dado en el ámbito social y político ante la crisis desatada en Europa y Norteamérica, causó el retorno de ecuatorianos con la ofertad de facilidades para re establecerse.

Algunas personalidades extranjeras de televisión y deportes se establecieron firmemente debido al alto reconocimiento que han recibido por parte de los ecuatorianos en sus áreas de desenvolvimiento que ha merecido en muchos de los casos a solicitar naturalizaciones, conformar familias y crear inversiones de trabajo en el país.[116]​ A partir del 2007 se aplicó una política para el retorno de migrantes ecuatorianos que establecía facilidades para que estos regresen al país con todo su mobiliario, materiales y accesorios de trabajo y hasta un vehículo familiar con exoneraciones totales de impuestos y aduanas. Así como accesibilidad a vivienda y créditos financieros, llevados de la mano con un auge económico y de posibilidades de empleo, lo que produjo un importante flujo de retorno de nacionales que cada vez ha aumentado considerablemente y que se acentuó aún más a raíz de la crisis económica que soporta Europa y Norteamérica.

Quito, ciudad con una gran influencia española en su arquitectura colonial.

De la misma manera varias políticas importantes en inmigración enfocada, resulta de atraer profesionales de calidad, con fines de investigación para universidades y escuelas politécnicas, cobertura en escasez y mejora en docencia universitaria, especialidades médicas para hospitales públicos, etc. que ha representado un fuerte flujo con atractivos incentivos que ha ayudado no solo al retorno de profesionales ecuatorianos de calidad, sino a la llegada de extranjeros para los mismos.

El último grupo de inmigrantes que denota en ser un reflejo de un alto valor de Ecuador a nivel internacional recae en los europeos, norteamericanos y demás latinoamericanos que han llegado al país por motivos de inversión y comodidad, atraídos por los paisajes naturales y la variedad de climas y especies, así estos han establecido sus residencias en sitios turísticos como localidades amazónicas; la ciudad de Baños de Agua Santa en la provincia de Tungurahua; ciudades como Cuenca, Guayaquil, Quito, Loja,, Bahía de Caráquez, Salinas, etc; las ciudades, pueblos y villas en Imbabura (Otavalo, Cotacachi e Ibarra); balnearios de la Ruta del Sol y de la Ruta del Spondyllus, las islas Galápagos, parques nacionales entre otras.

Muchos también lo han elegido como destino de retiro para personas de la tercera edad y tratamientos médicos debido a las ventajas económicas y el coste que representa vivir en Ecuador frente al que tocarían afrontar en sus países de origen, además de la tranquilidad, accesibilidad y comodidad que este país ofrece, calificado en su excelencia por varios análisis, estudios y reportajes internacionales que lo ubican en primer lugar en esta categoría, por ello solo en Cotacachi, para 2007 más de 13 000 jubilados y veteranos alemanes y suizos llegaron a quedarse definitivamente.[117]