Demografía de España | historia de la demografía en españa

Historia de la demografía en España

Algunas ciencias se han preocupado por problemas de la población (historia, medicina) sobre todo en el primer tercio del siglo XX y da lugar a estudios que se publican en revistas, instituciones de sociología…

En los años 1940 predominaban los estudios de médicos y en los que predomina la temática natural (nacimientos y defunciones). Son muy representativos los estudios sobre la mortalidad infantil pero sin componente espacial, también son representativos los estudios de natalidad de Ros Gimeno con tendencia pronatalista. Fue uno de los precursores del estudio de la geografía de la población en la península ibérica. También destaca Perpiñá con estudios sobre la distribución de la población.

En las década de 1950 priman los estudios regionales derivados de la geografía regional con carácter descriptivo y explicativo de autores como José Manuel Casas Torres y Manuel de Terán.

En los años 1960 aparecen otras temáticas como la geografía histórica con estudios como los de Livi Bacci y Nadex que analiza la población desde el siglo XVI al XX. Hay otra corriente que nos habla de las corrientes espaciales de moda por que España inicia su ciclo demográfico migratorio a Europa y también del campo a la ciudad. Destacan Cartelux y García Barbancho.

En la década de 1970 predominan los estudios conjuntos de población, pero predomina la temática de la fecundidad, muy numerosa en la segunda mitad de esa década, porque la natalidad en España estaba comenzando a bajar.

A partir de los años 1980 se consolida la investigación tratando temas muy diversos, primando una heterogeneidad en cuanto al método y predominando la geografía cuantitativa y cualitativa, asociadas con las corrientes filosóficas, rasgos que llegan a la actualidad.

Destacan tres temáticas:

  • Envejecimiento, analizado a partir del aumento de la esperanza de vida y descenso de la natalidad.[5]
  • Se analizan las diferencias entre el campo y la ciudad.
  • Falta de "reemplazo generacional", teniendo en cuenta que las corrientes migratorias pueden subsanar este déficit.

Las migraciones tienen dos tipos de estudios, los que analizan España como país receptor con una vertiente muy centrada en lo social: integración, asimilación e inserción, y los que analizan España con sus corrientes de migración interiores, con temas como los movimientos pendulares o de ocio, y también los de la corriente de retorno de la ciudad al campo.