Decreto de Graciano | fuentes

Fuentes

Fragmentos de la Concordia discordantium canonum
Fragmentos de la Concordia discordantium canonum

Las fuentes de la Concordia discordantium canonum fueron la Biblia, las bulas papales, la patrística y los cánones pertenecientes a concilios y sínodos tanto ecuménicos como nacionales y provinciales, ya fuera europeos, africanos o asiáticos.[23]

Fuentes generales

  • Gregorio de Polycarpus (de Gregorio de San Grisogono) alrededor del año 1111.
  • La Colección en tres libros (o Tripartita) y el Parnomia, de Yves de Chartres, compuestos entre 1111 y 1150, aunque algunos especialistas lo fechan en 1123.
  • La Glossa ordinaria de la Vulgata.
  • Cánones apócrifos.
  • Decretos de los concilios generales y particulares desde el siglo IV hasta el Concilio de Letrán II (Segundo Concilio Lateranense).
  • Decretales papales desde Dámaso I (366-384) hasta Inocencio II (1130-1143) (incluidas las Falsas Decretales de Isidoro Mercator).
  • Penitenciales.
  • Libros litúrgicos: las Sagradas Escrituras y la Patrística.
  • Costumbres y jerarquías episcopales y clericales.
  • Los escritos de los Padres de la Iglesia.
  • La Colección canónica de San Anselmo II de Lucca (el Joven) compilada originalmente entre 1036 y 1083. Landau ha demostrado que Graciano empleó manuscritos en la segunda versión.
  • Fuentes de juristas romanos (en su segunda versión).

Otras fuentes de algunos fragmentos específicos

  • Las Etimologías de San Isidoro de Sevilla para la DD. 1-9.
  • El Liber de Misericordia et Iustitia de Algers de Lüttich para la C.1.
  • Las Sententiae magistri para De penitentia y otras secciones.

Otras supuestas fuentes

Según Anders Winroth:[13]