Calahorra | geografía
English: Calahorra

Geografía

Calahorra se sitúa en el valle del río Ebro justo en el punto en que éste recibe al río Cidacos. Al norte de la comarca, en el límite de La Rioja con Navarra y en plena vega agrícola, lo cual le permite mantener, desde tiempos inmemorables, una producción hortícola destacada.

El núcleo urbano original se alza sobre una pequeña colina de 358 m de altitud situada en la margen derecha del Ebro. A sus pies se extiende la urbe que desbordó las viejas murallas ya en tiempos de los romanos, que construyeron el circo y otros servicios fuera del núcleo poblacional. Más tarde, a orillas del río, se construyó la catedral y el palacio episcopal, sede de la diócesis calagurritana.

Su clima es continental, con inviernos fríos y duros, con abundantes nieblas producidas por el Ebro, y veranos muy secos y calurosos.

La ubicación, que domina las terrazas fluviales de los alrededores y tiene un carácter eminentemente defensivo, explica la antigüedad del asentamiento. Los autores clásicos reconocen el papel preponderante que tuvo la ciudad en las Guerras Sertorianas y la fidelidad que guardaban sus habitantes a su caudillo.

Calahorra limita con los siguientes municipios: al norte con Sartaguda, Andosilla, San Adrián y Azagra en Navarra; al sur con Autol y Quel; al este con Rincón de Soto; al oeste con El Villar de Arnedo y Pradejón.

Ubicada en pleno valle del Ebro, Calahorra goza de enlaces con todas las infraestructuras de comunicación que recorren el valle y comunican la vertiente cantábrica con la mediterránea. La carretera nacional N-232 y la autopista AP-68 unen la ciudad con la capital riojana, Logroño, que está a 48 km al oeste, con Zaragoza al este a 125 km y con Bilbao, a 172 km al oeste. Por el este está el enlace con la autopista AP-15, que recorre toda Navarra, y la nacional N-121, que hace la misma función, comunicando el eje del Ebro con las tierras navarras y los Pirineos hasta la frontera con Francia y el mar Cantábrico.

Como cabeza comarcal, además de las vías principales, parten de Calahorra carreteras comarcales que la unen con los pueblos del valle del Ebro y del Cidacos. La LR-134 hacia el norte la une con San Adrián y al sur con Arnedo, la otra población importante de la comarca, junto con Alfaro La LR-486, con Azagra y la LR-482, con Murillo de Calahorra.

En cuanto a las comunicaciones por ferrocarril, Calahorra tiene estación en la línea Zaragoza-Bilbao de RENFE que recorre el valle del Ebro y la comunica con Logroño, Zaragoza y el resto de la red principal de los ferrocarriles españoles. Contó años atrás con una línea de ferrocarril de vía estrecha que recorría el valle del Cidacos y que dejó de operar en la década de los años 1960 del siglo XX. En la actualidad está convertida en una Vía verde que llega hasta Arnedillo. Además, dispone de una red regular de autobuses que unen Calahorra con puntos como San Sebastián, Pamplona y Soria.

El servicio aéreo está atendido desde Logroño, Pamplona, Vitoria y Zaragoza. Los puertos más cercanos son los cantábricos, Bilbao y Pasajes, y el de Barcelona, que se abre al Mediterráneo.

Composición

El núcleo original del asentamiento prehistórico y romano se halla en el cerro que se eleva sobre las vegas. Este núcleo poblacional mantiene, a primera vista, una traza árabe. Consta, sin embargo, de tres subnúcleos diferenciados. La zona conocida como El Arrabal, que se sitúa en el extremo nororiental y es una pequeña agrupación de casas. Lindando con el Arrabal, al sur del mismo, se sitúa el núcleo original del asentamiento prerromano, que destruyeron estos durante su conquista. En él se encontraban el Palacio Real, con su castillo, y la antigua catedral. Finalmente la expansión romana se asentaría al oeste de los anteriores sobre los años 74 y el 34-36 a. C. Los tres núcleos conforman la traza urbana del cerro que luego se extendería en posteriores ensanches alrededor del mismo.[29]

Al sur del mismo se sitúa el paseo del Mercadal, que ocupa el sitio donde estuvo el circo romano, y detrás de él el ensanche moderno, que se extiende por la llanura fluvial hasta la ubicación del cementerio. Por el norte se construyó el palacio diocesano y la catedral.

La expansión industrial de finales del siglo XX llevó a la creación, al lado de la carretera nacional N-232, del polígono industrial "Tejerías".

Calahorra visto desde el parque del río Cidacos.

Hidrografía

Calahorra está marcada por su ubicación en la desembocadura del río Cidacos con el río Ebro. Estos dos ríos conforman una vega especialmente fértil que está formada por terrazas fluviales muy propicias para la explotación agrícola. Los dos ríos se completan con varias obras hidráulicas entre las que destaca el Canal de Lodosa y una red de canales de riego. Es de destacar la laguna del Recuenco, pequeña laguna situada a pocos kilómetros al este que se ha convertido en una zona de expansión ciudadana.

Orografía

Las tierras del valle se componen de extractos alternos de pudinga y arenisca además de los yesos y arcillas así como las margas verdosas que proceden del terciario. Existen pequeñas elevaciones sobre los cauces de los ríos. Al sur se alza el Pico de los Agudos, que va subiendo a las elevaciones del Sistema Ibérico coronado con el Moncayo. Las alturas de estos montes están sobre los 2000 metros.