Calahorra | cultura
English: Calahorra

Cultura

Museos

Vista exterior Museo de la Romanización.

Museo de la Romanización

Este museo está enclavado en pleno casco antiguo, en un bello edificio de propiedad pública. El edificio es un palacete modernista, construido hacia 1930, que se conoce popularmente como la "Casa del Millonario" ya que fue mandada edificar por Ángel Oliván cuando le tocaron tres millones de pesetas en la lotería. Antes de ser museo, este edificio tuvo otros usos como notaría, vivienda de inquilinos, hasta convertirse en Museo Municipal el año 1984, siendo inaugurado por sus Majestades los Reyes de España. En el año 2007 se acomete su reforma para convertirse en Museo de la Romanización e inaugurándose en 2009. El Museo de la Romanización recoge una rica colección de restos arqueológicos que se han ido hallando en los diferentes yacimientos estudiados hasta la fecha. La exposición la componen más de un millar de piezas arqueológicas datadas entre los siglos IV a. C. y IV d. C., aportadas por el Museo de La Rioja y por el Museo Municipal de Calahorra. Con él, el municipio calagurritano recupera su orgulloso pasado romano y reivindica su condición de ciudad bimilenaria.[36]​ Dos de las piezas más destacadas son: la cabeza de Hércules (500 a. C) esculpida en mármol blanco y la Dama Calagurritana, un perfecto busto de mujer en mármol blanco (s. II d. C).

Museo Diocesano

La arquería del claustro de la catedral se cerró en el año 1975 para acondicionar el claustro y convertirlo en Museo Diocesano, donde guardar y exponer al público los retablos, imágenes, orfebrería, sagrarios, calvarios... de los pueblos de La Rioja que, o bien han desaparecido, o no cuentan con medidas de seguridad necesarias para proteger los tesoros de sus Iglesias, por lo que el Cabildo las guarda en depósito.[37]​ El Museo alberga numerosos restos arqueológicos y miles de ejemplares escritos, unos 5000.000. Destacan piezas de gran interés como una Biblia Sacra del siglo XII, la "Custodia del Ciprés" del siglo XV donada por Enrique IV de Castilla, o la Toráh Judía. Fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 3 de junio de 1931.

Exposición Permanente de Pasos de Semana Santa

Esta es una exposición única en La Rioja, situada en el templo de San Francisco, gestionado por la Cofradía de la Santa Vera Cruz. Aquí se pueden observar las imágenes que se procesionan en Semana Santa en Calahorra. La recuperación arquitectónica del templo que alberga la exposición ha sido un importante foco de atracción turística dentro del Casco Histórico, al estar ubicado en plena Judería. Calahorra es la única ciudad riojana perteneciente a la Red Nacional de Juderías de España “Caminos de Sefarad”. En el templo de San Francisco también se encuentra una representación denominada “El Monte Sacro”, una singular escenificación en miniatura de la Vida de Cristo, única en el norte de España, con 70 figuras distribuidas en 12 escenas narran distintos capítulos de la vida pública de Jesús de Nazaret, de su muerte y resurrección, dentro de un montaje detallista y cargado de calidad artística. La obra es un encargo al prestigioso artista jerezano José Joaquín Pérez. Esta escenificación es única en 400 km a la redonda.[38]

Museo de la verdura

El museo está situado en pleno casco antiguo, en el Rasillo de San Francisco, en el espacio que ocupaba el antiguo convento de San Francisco (s. XVI), de cuya estructura original mantiene solo la fachada principal de ladrillo hacia la Cuesta de la Catedral. El Museo de la Verdura refuerza la identidad de Calahorra como ciudad de la verdura y muestra al visitante la actividad de las huertas y cultivos de la ribera del Ebro, formando parte de la historia de la comarca y de sus gentes.[39]

Centro de Interpretación "Casa Santa"

El Centro de Interpretación "Casa Santa" de Calahorra se centra en los orígenes del Cristianismo, rememorando a los Santos Mártires.[41]

La Rioja Tierra Abierta

Desde el 15 de abril hasta el 30 de septiembre de 2000, se desarrolló en Calahorra la primera edición de La Rioja Tierra Abierta. Fue inaugurada por S.M. el Rey Don Juan Carlos I y S.M. la Reina Doña Sofía. La Catedral de Calahorra acogió una muestra sobre la Historia de La Rioja, con piezas del patrimonio de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, el Museo de La Rioja y otras colecciones privadas. La exposición constituía un viaje desde la prehistoria hasta la actualidad, con muestras de fósiles autóctonos riojanos como el Riojaia perezi del Cámbrico Medio, de amonites o de terebrátulas, además de fósiles de mamíferos como el cráneo de un hipparion. La exposición también incluía piedras talladas, hachas pulimentadas, puntas de flecha, piezas de cerámica y de fibras vegetales, molinos de mano... que reflejan la evolución del ser humano desde las cavernas de la Edad de Piedra hasta los primeros poblados de la Edad de los Metales. Siguiendo este viaje en el tiempo, La Rioja Tierra Abierta continuaba con los romanos con sus armas, monedas, mosaicos, esculturas, utensilios de vidrio y de cerámica... Así pasamos a la Edad Media, mostrándose en la exposición las Glosas Emilianenses en las que aparecen por primera vez en la historia palabras en romance hispano y en euskera, incluidas en los magníficos Códices de San Millán de la Cogolla, la Torá de Calahorra, los fueros de algunas ciudades como Nájera y Calahorra, numerosas Vírgenes y cristos románicos, relicarios, cofres, arquetas... y como muestras del renacimiento y la Edad Moderna: las primeras obras impresas en La Rioja, los cálices, los portapaces y las custodias, (reflejo del apogeo de la orfebrería en la Rioja), los trípticos al óleo de influencia italiana o hispano-flamencos, los marfiles y las pinturas de San Millán y varias tallas de Gregorio Fernández, también destacan algunas muestras del arte colonial del s.XVII y del s.XVIII. Con la entrada de la Edad Contemporánea la ciencia adquiere una gran importancia, lo que se ve reflejado en la exposición en los planos y mapas, los tratados de botánica, los primeros periódicos, los cuadros de influencia ilustrada de temática social, instrumentos de medida, las primeras fotografías y anuncios, y las primeras bombillas, palmatorias o quinqués. La última parte de la exposición estaba dedicada a los riojanos ilustres del siglo XX y a la flora y fauna de la región.

Fiestas patronales

San Emeterio y san Celedonio, Santos Patronos de Calahorra.

En honor de sus patronos San Emeterio y San Celedonio se celebran:

Hay seis peñas, cada cual tiene un pañuelo y blusa de un color característico: la Peña Philips de rojo, la Peña de El Sol de verde, la Peña Calagurritana de negro, la Peña Riojana de azul, de color granate la Peña El Hambre y de color rosa la Peña La Moza. Esta última es la más reciente, fundada en 2008, siendo la decana la Peña Philips fundada en 1954.

En ellas hay encierros de novillos y vaquillas, corridas de toros y rejones, con las peñas recorriendo las calles acompañadas por charangas, degustaciones gratuitas de las peñas, gigantes y cabezudos, correfoc, conciertos de música, fuegos artificiales o toros de fuego entre otras muchas cosas. Una de las cosas más destacadas y que más afluencia de público tiene son las degustaciones de zurracapote que las peñas de la ciudad ofrecen en sus respectivas sedes, y es que el popular zurracapote fue creado en Calahorra hace más de medio siglo por peñistas de la Peña Philips.

Las degustaciones de vino, choricillo, sardinas, chocolate o ranchos son también habituales en las Fiestas. Solo la Peña Philips ofrece degustaciones gratuitas, el resto de peñas ofrecen degustaciones gratuitas y no gratuitas. Las fiestas de Calahorra están declaradas de Interés Turístico Regional.

Se celebran también, una vez cada año en primavera, las Jornadas de la Verdura, donde se muestra la gran variedad de productos de la comarca, las cuales ya han obtenido renombre en todo el país. Otros días importantes de celebraciones son el de San Antón, San Blas, San Isidro y Santa Catalina. Los carnavales calagurritanos fueron famosos en toda la provincia, actualmente siguen teniendo mucha fuerza.

Semana Santa calagurritana

La Semana Santa Calagurritana está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde el año 2014 y anteriormente fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional en el año 1998. Un fin de semana antes de semana santa se organiza el Mercaforum, un mercado romano en el cual se vende comida, artesanía, joyas, monedas,... se organizan variadas exhibiciones de temática romana, desde teatro al aire libre hasta aves, desfiles de legiones romanas, luchas de gladiadores (procedentes de Hungría), pasando por actuaciones infantiles o artistas ambulantes.

La Cofradía de la Vera Cruz se encarga de organizar las procesiones de la Semana Santa en la ciudad. Un total de 16 pasos recorren las calles de la ciudad de Calahorra. En la actualidad, la Semana Santa Calagurritana es la más grande de todo el Norte de España.

Todos los Jueves Santos el Grupo Paso Viviente organiza la Escenificación de la Pasión, donde en un recorrido de casi 1 km representan la Pasión de Cristo desde la entrada en Jerusalén con la Borriquilla hasta la Crucifixión y Resurrección pasando por La Última Cena, Huerto de los Olivos o el Juicio de Poncio Pilato. Un acto que lleva representándose en Calahorra desde el año 1980 y que año tras año está en constante renovación.

Monumentos

Monumentos religiosos

  • Catedral de Santa María: es un edificio básicamente gótico del siglo XVII, con añadidos de diversos estilos y épocas. Levantado sobre el lugar de martirio de los patronos de la ciudad, San Emeterio y San Celedonio, es un edificio de sillería con tres naves, crucero, girola y claustro. La fachada norte de estilo plateresco, está dedicada a San Jerónimo. El coro es renacentista y hecho en sillería. Cuenta con los retablos platerescos de las capillas de San Pedro y la Visitación. Tiene también rejerías góticas. Una de las tallas, del siglo XIV, representa al Cristo de la Pelota. Cuenta con una espléndida Pila Bautismal gótica. La Sacristía y el Claustro plateresco albergan el Museo Diocesano con piezas de gran interés como una Biblia Sacra del siglo XII, la "Custodia del Ciprés" del siglo XV donada por Enrique IV de Castilla, o la Torah Judía. Fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 3 de junio de 1931.[42]
  • Palacio episcopal: Situado junto a la catedral, data de los siglos XVI (edificio original) al XVIII (ampliación realizada por el obispo Juan Luelmo). Actualmente, la primera autoridad de la diócesis no vive en este palacio, que es la residencia oficial del obispo, sino que por comodidad habita en Logroño.
  • Santuario del Carmen (PP. Carmelitas): data de 1603 y está construido en estilo barroco. En su interior hay tres retablos de la misma época y una virgen del siglo XVII atribuida a Gregorio Hernández.
  • Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol: Neoclásica (s. XVII y XVIII), con un hermoso pórtico. En el interior destaca el grandioso retablo mayor del siglo XVIII, barroco, dedicado a Santiago "el Mayor" y construido por Diego de Camporredondo, y la imagen del Cristo de las Maravillas, gótico del s. XIV, procedente de la iglesia original (Santiago el Viejo). En 1957 se suprimió el coro bajo que ocupaba las primeras y segundas columnas de la entrada. Cierra un extremo de la plaza de El Raso. Tiene incoado expediente como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento desde el 1 de julio de 1982.[42]​ Además alberga numerosas reliquias, entre ellas una lignum crucis.
  • Iglesia Parroquial de San Andrés: originalmente del siglo XVI, aunque levantada sobre un templo del siglo XI y reformada en el siglo XVI. En el siglo XVIII se le añadió un tramo más y una nueva cabecera. Consta de una espléndida portada gótica y una torre cuadrangular. En su interior destacan el Cristo de la Vera Cruz (que se procesiona en Semana Santa) de Guiot de Beaugrant, año 1560, los retablos y el coro de estilo rococó (s. XVIII), en el coro se expone un lienzo barroco (s. XVII) de la Inmaculada concepción, posiblemente de Ribera y también destaca la capilla de la Dolorosa, una bella talla de candelero del s. XVIII, donde está enterrado Pedro García Carrero, médico de la corte de Felipe III y Felipe IV.[17]
  • Iglesia de San Francisco, data del s. XVII. Ha sido remodelado en numerosas ocasiones. Adosado al templo existió antiguamente un convento franciscano que sufrió la exclaustración de 1835, siendo utilizado como cárcel, juzgado, escuela, teatro... Finalmente este convento se derribó en 1921 por amenaza de ruina. La fachada ha sido reconstruida en su mayor parte, la original era barroca; el templo conserva once altares más el mayor.[8]​ Actualmente está cedida a la Cofradía de la Santa Vera Cruz, en la cual tiene su sede civil y la Exposición Permanente de Pasos de Semana Santa.
  • Monasterio de San José (HH. Carmelitas Descalzas), de finales del siglo XVI. Destaca Cristo atado a la columna, de Gregorio Hernández, barroco de 1625.
  • El Crucifijo, se encuentra cerca del Carmen, es un templete del s. XVI (humilladero) cuadrado de arcos ligeramente apuntados sobre balaustres adosados a los pilares de los estribos. Está cubierto por una bóveda de crucería estrellada.[17]

Monumentos civiles

  • Restos del circo romano en el Paseo del Mercadal. El circo tenía unas medidas de 360 m de largo por 80 de ancho. Los "carceres" o casillas de salida se hallan en la zona del Ayuntamiento y sólo se conserva a la vista parte de la cabecera semicircular norte, junto a la Matrona. En este lugar se han hallado restos de los canales de desagüe que desembocaban en las termas existentes en aquella época en lo que ahora es el actual Centro Comercial ARCCA. Algunos de los canales de desagües están expuestos en el Parque de la Era Alta, a escasos metros de dicho lugar.
  • El casco antiguo mantiene la estructura urbana original romana, en él se encuentran los restos de la red de alcantarillado romano,cloacas romanas (no son visitables) así como el yacimiento de la clínica, restos de una villa romana del siglo I en tres niveles, que estaba decorada con columnas y estucos. Entre los hallazgos, que se conservan en el Museo de la Romanización, destaca la Dama Calagurritana, busto en mármol de una mujer. Cerca de este yacimiento, se localizan los restos más importantes de la muralla del s. III y la puerta romana del "arco del Planillo".[17]
  • La moza o Rollo Jurisdiccional, se encuentra en el céntrico paseo del Mercadal. Símbolo de ciudad libre, no dependiendo de ningún señor feudal sino directamente del Rey. Durante la Edad Media en él se ajusticiaba a los malhechores y se los exponía a la vergüenza pública.
  • La matrona: Estatua realizada por el escultor bilbaíno Adolfo de Aréizaga en mármol blanco de Carrara con un coste de 3500 pesetas. Fue inaugurada el 31 de agosto de 1878 en la Plaza del Raso, frente a la Iglesia de Santiago, su primer emplazamiento. Años después, fue trasladada al Paseo del Mercadal, junto al Parador Nacional de Turismo. Rrepresenta a la Fames Calagurritana y es el símbolo de la ciudad. Recuerda los hechos acaecidos durante el asedio de las tropas pompeyanas, el año 72 antes de Cristo. Luce las leyendas siguientes:
Prevalecí contra Cartago y Roma

Consiguió Calahorra el trofeo de vencedora e invencible por la nobleza de su sangre, por su estirpe, por las ciencias, por sus virtudes y por su valor guerrero.

Muy Noble, Muy Leal y Fiel Ciudad de Calahorra.
  • Estatua de Quintiliano: Erigida por suscripción popular en 1970 en homenaje al más ilustre hijo de la ciudad junto al poeta del siglo IV d.C. Aurelio Prudencio Clemente. . Se encuentra en pleno centro de la ciudad en la glorieta que lleva su nombre y delante de la Casa Consistorial, y al lado de la fuente inaugurada en el año 2002. Su autor es Antonio Loperena Eseverri
  • Escultura Agricultores del artista cántabro Lucio Marcos Pernía, realizada por encargo de la Comunidad general de regadíos de Calahorra en el año 2008. Realizada en acero corten e inoxidable. Ubicada en el parque del las víctimas del terrorismo junto a la biblioteca.

Hay otras construcciones relevantes que son dignas de ser visitadas, como el antiguo seminario conciliar o varios edificios modernistas tales como la Casa de las Cariátides.

Calahorra y el Camino Jacobeo del Ebro

Calahorra está en el Camino de Santiago del Ebro y es la localidad donde se encuentran más referencias jacobeas. Su patrimonio descubre una rica simbología jacobea. El Crucifijo o Humilladero del s. XVI es lugar de oración y recogimiento para el romero. Muy cerca está el Santuario del Carmen. La pila bautismal de la Catedral de Santa María, primaria de la Diócesis, muestra los símbolos jacobeos más repetidos, veneras y calabazas. Su puerta plateresca de San Jerónimo también se une a la tradición de Santiago. Destaca un ángel sobre una gran concha que toca la zanfoña, instrumento musical jacobeo. Desde el Palacio Episcopal, por la calle Arrabal, se llega al monasterio de San José. Allí las carmelitas guardan con celo una magnífica talla, La Flagelación de Gregorio Fernández. El peregrino también querrá conocer, sin duda, el templo de advocación jacobea. En la iglesia de Santiago destaca el magnífico retablo del altar mayor, con la imagen del Apóstol. También en el casco histórico están las iglesias de San Andrés y de San Francisco, dónde, a pocos metros se encuentra el albergue municipal de peregrinos.

Los peregrinos vienen de Rincón de Soto. Pueden atravesar la ciudad por diversos caminos, las flechas nos llevan al Crucifijo o Humilladero. De ahí a la Catedral pasando por El Carmen y La Fuente de “Los Trece Caños” (neoclásica del s. XIX), para si hace falta refrescarnos. Suben la cuesta de la Catedral y si desean descansar y dormir aquí, irán al albergue municipal. De aquí, suben la calle Mayor a la iglesia de Santiago y bajan hasta el Ayuntamiento y por el Mercadal pueden ir por Ruiz y Menta hasta la rotonda de la Av. Valvanera, y continuar hasta la carretera de Murillo, pasando antes por la calle San Millán. Cruzarán la vía del ferrocarril y por la calzada romana dejarán Calahorra camino de Alcanadre. Es la Asociación de Peregrinos del Sr. Santiago de Galicia de Calahorra quien vela y protege el tramo de este camino a su paso por la Rioja Baja.

Gastronomía

La huerta calagurritana proporciona productos de gran calidad y permite comer durante todo el año verduras diferentes. En primavera: habas, guisantes, alcachofas y espárragos; en esta época es habitual degustar la menestra, plato típico elaborado con verduras y cordero. En verano: tomates y lechuga. En otoño: pimientos. Tradicionalmente, en Calahorra se asan en la calle, en hornillas con brasas de leña o carbón vegetal (esta tradición se está perdiendo poco a poco). En invierno: cardo, alcachofa, coliflor, acelga y borraja (apenas conocidas fuera de La Rioja. Hay que destacar, además, que la coliflor de Calahorra tiene Indicación Geográfica Protegida.[43]​ Todos estos productos se pueden comprar directamente al agricultor en el mercado de origen medieval que se celebra todos los jueves en el Raso.

Para difundir esta rica tradición culinaria se crearon las Jornadas Gastronómicas de la Verdura, que se celebran en abril y en las que los restaurantes elaboran menús especiales con la verdura como base.

También son típicos en Calahorra los platos de cordero, las morcillas dulces con piñones y la casquería, y respecto a la repostería destacan: magdalenas. mantecados, mantecosas y el "pastel calagurris", a base de almendra.[17]

Deportes

Hay un equipo de fútbol local en la Segunda División "B" (1923-2018) el Club Deportivo Calahorra, que juega en el estadio La Planilla, que es el segundo más grande de La Rioja, consta 4200 plazas. El CD Calahorra ha militado bastantes temporadas en Segunda División B española y ha estado a punto de subir a Segunda División.

La ciudad posee varios pabellones deportivos, como el Pabellón Europa, los del Polideportivo Juventud, el Frontón Barberito II, etc.

Hay también equipos de balonmano, baloncesto, fútbol sala, etc.

Cómo preludio de las Jornadas de la Verdura (abril) se celebra la Carrera Popular Calahorra Ciudad de la Verdura, de 10 km y sobre un circuito urbano de tres vueltas homologado por la RFEA.

Cada 31 de diciembre se celebra la San Silvestre, una carrera de participación popular. Discurre desde el Polideportivo Juventud, a la plaza del Raso y vuelve otra vez al comienzo (6 km). Los niños realizan este recorrido solo en su parte final, con salida en la plaza del Raso (3 km).