Buenos Aires | discusión sobre su estatus jurídico
English: Buenos Aires

Discusión sobre su estatus jurídico

La reforma constitucional argentina de 1994 otorgó a la ciudad de Buenos Aires un nuevo estatus jurídico al disponer que "La Ciudad de Buenos Aires tendrá un régimen de gobierno autónomo, con facultades propias de legislación y jurisdicción, y su jefe de gobierno será elegido directamente por el pueblo de la ciudad" (art. 129). Antes de 1994, la ciudad de Buenos Aires era un municipio que tenía la facultad extraordinaria de tener representación propia en las cámaras de senadores y diputados del Congreso de la Nación, pero no tenía la facultad de elegir al intendente municipal, cuya elección recaía en el presidente de la Nación.

Con posterioridad a 1994, los ciudadanos de la ciudad eligieron una convención constituyente que procedió a aprobar en 1996 un "estatuto organizativo" (art. 129, CN), denominado "constitución" por la convención, que también adoptó como nombre oficial de la ciudad, el de "Ciudad Autónoma de Buenos Aires".

Desde entonces no hay acuerdo entre los especialistas sobre cuál es el estatus jurídico de la ciudad de Buenos Aires. La discusión central se concentra alrededor de las dicotomías autonomía-autarquía y municipio-estado. A continuación se presenta la síntesis de las principales posturas sobre el estatus o naturaleza jurídica de la ciudad de Buenos Aires a partir de 1994:

  • Gobierno autónomo. Para Claudio Kiper Buenos Aires no es una "ciudad autónoma", ni un "estado autónomo", sino una ciudad con "gobierno autónomo", es decir una ciudad autogobernada. Kiper sostiene que la utilización de la palabra "gobierno autónomo" que utiliza la Constitución Nacional, y no "estado autónomo" o "ciudad autónoma", expresa la voluntad de los constituyentes de limitar la autonomía al gobierno, estableciendo para las facultades legislativas y jurisdiccionales (judiciales) un criterio más acotado de "facultades propias" definidas por la ley reglamentaria dictada por el Congreso Nacional. Para Kiper la condición de estado autónomo en Argentina, solo le corresponde a las provincias. Por esta razón, según Kiper, la Ciudad de Buenos Aires no tiene facultades para tener una justicia civil propia, porque el concepto de "gobierno autónomo" no incluye la noción de un poder judicial propio, sino solo el de "facultades propias de jurisdicción".[142]
  • Ciudad-estado en camino hacia la autonomía plena. Para Antonio María Hernández es una "ciudad-estado" en camino hacia la "autonomía plena", que en 2017 aún no la había alcanzado, debido a que muchas áreas institucionales aún están a cargo del Estado federal y son pagadas por toda la población del país.[143]
  • Ciudad-estado de estatus inferior a una provincia. Para Juan Octavio Gauna también es una "ciudad-estado", con un estatus jurídico superior a un municipio, pero inferior a una provincia.[144]
  • Municipio con amplio grado de autarquía. Para Rodolfo Barra es un "municipio", cuya naturaleza como todos los municipios está conferida por las relaciones de vecindad urbana. En su condición de municipio no tiene autonomía sino autarquía, que la reforma constitucional de 1994 concedió en un grado de gran amplitud.[145]
  • Municipio federado. Para Pedro Frías también es un municipio, pero a diferencia de los demás municipios argentinos, integra la federación argentina junto a las provincias.[146]
  • Ciudad autárquica con una amplia competencia funcional. Para Miguel Marienhoff, en el régimen constitucional argentino solo las provincias tienen autonomía, debido a que su poder es originario. Las personas públicas cuyo poder es derivado de otro poder, no tienen autonomía, sino autarquía. Por esa razón, para Marienhoff, Buenos Aires no es una ciudad autónoma, sino que es ciudad autárquica con una amplia competencia funcional.[147]
  • Persona de derecho público no originada en la voluntad de sus habitantes. Para Alberto Spota la personería de la ciudad de Buenos Aires se asemeja más a la autarquía que a la autonomía. La razón de ello es que no fue instalada por la voluntad de sus habitantes, sino por una convención reformadora de la Constitución, que podría en el futuro extinguir ese estatus y retornar al estatus anterior u otro que se decida.[148]
  • Provincia urbana. Para Ricardo Ottonello es una "provincia urbana".[149]
  • Ciudad constitucional federada. Horacio Rosatti sostiene que se trata de una "ciudad constitucional federada".[150]
  • Autonomía limitada por su rol de capital federal. Para Jorge Francisco Cholvis es una "ciudad constitucional federada" (conf. Horacio Rosatti), no equiparada a las provincias, con una "autonomía limitada" debido a su doble rol de gobierno local y capital federal. Por esta razón, Cholvis sostiene que el Puerto de Buenos Aires no debe ser transferido a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ya que su dominio y jurisdicción corresponde al Estado federal.[151]
  • No es una provincia. La Corte Suprema de Justicia de la Nación sostuvo en varios fallos que la Ciudad de Buenos Aires luego de 1994 no era una provincia. (conf., CSJN, “Cincunegui c. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, del 18.11.99; CSJN, “Fisco Nacional-Administración Federal de Ingresos Públicos-Dirección General Impositiva”, del 16.5.2000 -“El Derecho”, Serie Especial Derecho Constitucional de agosto 25 de 2000-; CSJN, “Rodríguez, Héctor y Otros c. Provincia de Buenos Aires”, del 5.12.2000, pub., en Rev. J.A.S. del semanario 6255, del 18.7.2000; entre otros).