Buenos Aires | población y ordenamiento urbano
English: Buenos Aires

Población y ordenamiento urbano

Demografía

Población histórica
AñoPob.±%
1779 24 205—    
1810 44 800+85.1%
1869 177 797+296.9%
1895 663 854+273.4%
1914 1 575 814+137.4%
1947 2 981 043+89.2%
1960 2 966 634−0.5%
1970 2 972 453+0.2%
1980 2 922 829−1.7%
1991 2 965 403+1.5%
2001 2 776 138−6.4%
2010 2 890 151+4.1%

En el último censo nacional realizado en octubre de 2010 por el INDEC, en la ciudad de Buenos Aires se contabilizaron 2 890 151 habitantes de los cuales las mujeres son el 54,0 % y los varones representan el 46,0 %.[152]​ Así mismo, la ciudad cuenta con una importante densidad demográfica que asciende a 14 307,68 hab/km². A inicios del siglo XXI, debido al envejecimiento (por escasa fecundidad de los estratos de clase media) de la población nativa porteña, a la emigración al extranjero y a la substitución demográfica en gran medida provocada por las crisis económicas, un 40 % de los porteños no nació ni en la ciudad ni en los partidos del Gran Buenos Aires, sino que se trata de población que migró desde las provincias del norte argentino y de otros países (se calcula que 381 778 de sus habitantes, nacieron en el extranjero).[153]​ Según la Dirección General de Estadística y Censos (perteneciente al Gobierno de la C.A.B.A.), en 2008 la tasa global de fecundidad fue de 1,94 hijos por mujer (por debajo del nivel de reemplazo generacional de 2,1 hijos por mujer).[154]

Gráfica de evolución demográfica de Buenos Aires entre 1779 y 2010

Fuente de los Censos Nacionales del INDEC

Desde hace más de 60 años, la población de la ciudad de Buenos Aires está estancada en aproximadamente 2,9 millones de habitantes, con leves variaciones intercensales. En 2001 la ciudad cedió el 2º lugar que históricamente ocupaba entre las jurisdicciones más populosas del país, ante el crecimiento demográfico de las provincias de Córdoba y Santa Fe.

Arquitectura y urbanismo

Avenida 9 de Julio, Plaza de la República y el Obelisco, tres símbolos de la arquitectura argentina.
El Palacio San Martín fue alguna vez la residencia de los Anchorena, una de las tantas familias pertenecientes a la aristocracia porteña. Su estilo arquitectónico pertenece al academicismo francés y hoy es sede ceremonial de la Cancillería Argentina.

La ciudad de Buenos Aires evolucionó a partir de diversas corrientes inmigratorias pertenecientes a diferentes culturas y, en consecuencia, han creado un remarcado eclecticismo que se evidencia en su arquitectura en la cual pueden hallarse expresiones que van del frío academicismo francés o el art decó, hasta el alegre art nouveau; del neogótico moderno, pasando por el francés borbónico, al rascacielos moderno realizado en vidrio u hormigón. O estilos muy peculiares, como por ejemplo, el del colorido barrio italiano de La Boca, además de edificaciones de la época colonial o neocolonial.

La ciudad se encuentra sobre un buen soporte geográfico: su territorio es extenso y llano y raramente sufre complicaciones de temperaturas extremas, vientos, nevadas (tres por siglo), o terremotos (baja sismicidad). Posee una muy buena fuente de agua dulce como es el Río de La Plata.

El trazado de la ciudad es muy regular. El centro histórico y financiero de la ciudad posee manzanas perfectamente cuadradas, extendidas de norte a sur y de este a oeste, tal como su fundador Garay las estableciera. Este trazado de calles perpendiculares (el llamado "damero") se extendió en gran parte hacia el resto de la ciudad. Buenos Aires posee 2113 calles (entre avenidas, calles y pasajes).[155]

Durante el llamado período rivadaviano (1821-1828) arribaron a estas playas arquitectos, ingenieros y técnicos venidos de Gran Bretaña, Italia y Francia, quienes trajeron una arquitectura que reflejaba lo que acontecía en sus países de origen. Había sin duda en la dirigencia porteña una voluntad de cambio, de ruptura cultural, con manifiesto carácter antihispano. En 1880 aparecieron las alteraciones a la traza urbana. En Buenos Aires, en 1894, la Avenida de Mayo planeó un eje al que se calificó de parisino. Hacia 1920, comenzó la apertura de las dos avenidas diagonales a partir de la Plaza de Mayo, completando con la avenida anterior el esquema de patte d’oie que remitía a los trazados urbanos franceses del siglo XVII. Las plazas se ajardinaron con diseños también tomados del repertorio galo incorporando fuentes, luminarias y monumentos a los prohombres de la patria consagrados de acuerdo con las enseñanzas de lo que se llamo la historia oficial. En la capital y las ciudades del interior se crearon parques de diseño europeo importándose especies vegetales muchas veces exóticas.[156]

La metrópolis es fértil en áreas de calidad urbanística y arquitectónica. Posee insuficientes plazas públicas entre las que se destacan los parques: Parque Tres de Febrero o (Bosques de Palermo), el Almirante Brown y los de la ex Costanera Sur (Andrés Borthagaray y Manuel Ludueña). Buenos Aires posee un total de 640 plazas y plazoletas. Y el faltante de parques y plazas es de 2400 hectáreas.[157]

El Palacio Barolo, una de las edificaciones estilo art nouveau más reconocidas. Fue en su momento el edificio más alto de Sudamérica.
Torre YPF, un claro ejemplo de Arquitectura Postmoderna.

Una característica es la diversidad de árboles y de colores de las flores de estos. En gran parte esto es consecuencia de la tarea de Carlos Thays, paisajista francés, creador entre otras cosas del Jardín Botánico de Buenos Aires que implantó árboles como las tipas, los jacarandás y los lapachos.[156]

Otra característica destacada son los coronamientos en cúpulas, torres y mansardas que poseen los edificios. En principio fueron el resultado de la influencia europea en la arquitectura porteña, sobre todo por el trabajo realizado por arquitectos franceses, italianos y alemanes, que diseñaron los edificios entre fines del siglo XIX y principios del XX, como un reemplazo a la arquitectura colonial. Al principio era un elemento arquitectónico simbólico. Pero luego se eligieron como símbolo de la suntuosidad de la burguesía argentina que detentaba el poder nacional. Tal vez la principal característica de las mismas es la variedad: hay con forma de media naranja, de piña, acebolladas y muchas otras.[161]

El área central de la urbe se edificó indiscriminadamente y es muy congestionada por el tráfico automotor y además durante los días no laborales está muy deshabitada, lo que además de producir inseguridad la hace costosa, por haber mucha edificación que solo se usa en horas de oficina. [cita requerida]

El Palacio Álzaga Unzué fue residencia de una las típicas familias aristocráticas del barrio de Retiro. Su estilo es eduardiano y hoy pertenece a la cadena de hoteles Four Seasons.

Sin embargo, la cantidad de espacios verdes públicos es insuficiente, no alcanza los estándares mínimos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).[162]

Barrios

Los más antiguos derivan de las antiguas parroquias establecidas en el siglo XIX. A partir de fines del siglo XIX surge una nueva generación de barrios, ya no determinados por parroquias sino con distintos orígenes.[163]​ Aunque se habla de 100 barrios porteños, esta expresión tiene origen en una canción popular y no en la cantidad real de barrios. Cada barrio tiene su propia historia y características poblacionales que le imprimen color, estilo y costumbres únicas; y son un reflejo de la variedad cultural que subyace en la ciudad.[164]​ Muchas de estas unidades territoriales son centenarias, otras están oficialmente desaparecidas y existen otras que fueron determinadas recientemente. Éste es el caso de Parque Chas, cuyos límites fueron establecidos el 25 de enero de 2006 cuando fue publicada en el Boletín Oficial la Ley 1907.[165]

Sin embargo, siempre existió una gran cantidad de denominaciones no oficiales para algunas zonas de la ciudad, como Barrio Parque y Abasto.


Los barrios del noreste son los de mayor poder adquisitivo, con tiendas exclusivas y varias áreas residenciales de la clase alta como Recoleta, Retiro, Palermo, Belgrano, Nuñez, Las Cañitas, Colegiales así como también Puerto Madero, al este de la ciudad. A excepción del barrio de Barracas, en el que emerge una población de clase media y media alta gracias al auge inmobiliario, la zona sur es la que ostenta los menores indicadores socio-económicos de la ciudad.[166]

El sistema de descentralización de gobierno por comunas, retomó los límites interbarriales, ya que hay una comuna por cada barrio o barrios vecinos.[168]

Problemática urbana

Las villas miserias porteñas, similares a las favelas brasileñas, las chabolas de España, los cantegriles uruguayos, los tugurios colombianos, los barrios en Venezuela o las poblaciones callampas chilenas. Un asentamiento es un conjunto de un mínimo de ocho familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de la población no cuenta con título de propiedad del suelo, ni cuenta con acceso regular a al menos dos de los servicios básicos. Desde el siglo XIX, alimentadas tanto por el éxodo rural como por una gran cantidad de inmigrantes europeos. El crecimiento de las mismas se potenció durante la crisis internacional de 1930 y la crisis del 2001, habiendo esta última provocado un aumento en la desigualdad del ingreso.[172]​ así como falta de acceso a varios servicios de calidad.

El 26% de los jefes de hogar son extranjeros y un 13% proceden de otras provincias, pero el 61% nacieron y se criaron en Buenos Aires. [173][174]​ La situación actual de las villas, es variada: algunas fuentes indican que algunas continúan creciendo,[177]

Insuficiente red de subterráneos

La red de metro —incluidos los subtes— de Buenos Aires fue la primera del hemisferio sur siendo inaugurada en 1910. Debido a los intereses creados en favor de las compañías privadas de colectivos o buses urbanos, tras más de un siglo tiene apenas 61 kilómetros de vías, contra 294 kilómetros de la de Madrid, 226 kilómetros de la de Ciudad de México, 103 kilómetros de la de Santiago de Chile, 80 kilómetros de la de São Paulo y 70 kilómetros de la de Caracas.[178]

Escasez de espacios verdes públicos

La Organización Mundial de la Salud (OMS), para garantizar el derecho humano a la salud, recomienda un mínimo de 10 metros cuadrados de espacio verde público por habitante. La ciudad de Buenos Aires, actualmente cuenta con 1,9 metros cuadrados por habitante.[181]

El déficit de espacio verde público en la ciudad es de 2400 hectáreas según la doctora Sonia Berjman.[184]

Adicionalmente, los espacios verdes se encuentran distribuidos de manera desigual en la ciudad,[186]

Según un estudio publicado por el BID, Buenos Aires está entre las ciudades que peor calidad de vida ofrecen en términos de espacio verde público por habitante. Ofreciendo apenas 2,69 metros cuadrados de espacio verde público por habitante en 2001 contra 11,58 metros cuadrados de espacio verde público ofrecidos por São Paulo.[187]

Entre parques y plazas la cantidad de espacio verde de la ciudad promediaba 4,54 metros por habitante en 2007, sin embargo para el año 2014 esta proporción apenas alcanza los 3,9 m2 por cada porteño, de los cuales 1,17 m2 los aporta la Reserva Ecológica Costanera Sur.[188]

En Caballito, por su parte, la cantidad de espacio verde por habitante no llega a 1,5 metros cuadrados.[189]

Superficie de espacios verdes por habitante (ha/mil habitantes) por comuna. Ciudad de Buenos Aires. Años 2006/2013.[190]

Comuna 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
Total 0,60 0,60 0,61 0,61 ... 0,63 0,62 0,59
1 2,44 2,45 2,46 2,35 ... 2,33 2,33 2,30
2 0,26 0,26 0,27 0,27 ... 0,28 0,29 0,38
3 0,04 0,04 0,04 0,04 ... 0,04 0,04 0,04
4 0,36 0,36 0,43 0,43 ... 0,39 0,38 0,37
5 0,01 0,01 0,02 0,02 ... 0,02 0,02 0,02
6 0,15 0,15 0,15 0,15 ... 0,14 0,15 0,15
7 0,18 0,18 0,19 0,19 ... 0,18 0,18 0,18
8 2,22 2,24 2,19 2,17 ... 2,29 2,31 1,49
9 0,64 0,65 0,65 0,66 ... 0,68 0,68 0,68
10 0,12 0,13 0,13 0,13 ... 0,13 0,13 0,13
11 0,31 0,31 0,32 0,32 ... 0,31 0,32 0,32
12 0,83 0,83 0,83 0,83 ... 0,80 0,81 0,81
13 0,49 0,49 0,48 0,48 ... 0,65 0,55 0,50
14 0,84 0,84 0,82 0,83 ... 0,97 0,98 1,14
15 0,15 0,15 0,16 0,16 ... 0,13 0,13 0,13

Según los datos oficiales, apenas 3 comunas (1, 8 y 14), cumplen con el mínimo establecido por la OMS de 10 metros cuadrados de espacio verde por habitante. Las comunas 3 y 5, que incluyen barrios como Boedo, Almagro, San Cristóbal y Balvanera, prácticamente no tienen espacios verdes. Las comunas 2, 4, 6, 7, 10, 11 y 15 también se encuentran en una situación muy crítica.

Esta falta de espacios verdes afecta la salud de la población. El 56% de los niños y adolescentes de la ciudad no realiza suficiente actividad física y un motivo importante, para el 28,5%, es que su club o plaza se encuentra alejado de su hogar. [1]

Según datos oficiales, el 80% de los espacios verdes públicos corresponden a parques, plazas y plazoletas (también se cuentan las plazas secas). El 20% restante está conformado por canteros, jardines, patios recreativos, polideportivos, jardines ubicados en Avenida General Paz y espacios diversos mantenidos por la Dirección General de Espacios Verdes. Con lo cual, el espacio verde utilizable (plazas y parques sumados), alcanzaría apenas a 4,48 metros cuadrados por habitante.[191]

Respecto del arbolado urbano, hay 425 mil árboles.[180]​ dado que la ciudad tiene alrededor de 3 millones de habitantes.

Reconociendo el problema de la falta de espacios verdes, el gobierno de la ciudad lanzó el Plan Buenos Aires Verde[193]​ que propone lo siguiente: "con el Plan Buenos Aires Verde estaremos agregando para el año 2034, más de 1.000.000 de metros cuadrado de nuevos espacios verdes públicos a Buenos Aires". Eso significa que para el año 2034, de no variar la superficie construida y siempre de acuerdo a los datos oficiales, la ciudad tendrá 6,23 metros cuadrados de espacio verde por habitante, muy por debajo de los 10 metros cuadrados por habitante sugeridos por la OMS.

Con la redacción de un nuevo código urbano, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta propone duplicar la población actual de la ciudad.[194]​ Con esta propuesta la ciudad pasará de 3 millones de personas a 6 millones. El impacto ambiental de esta medida será fuerte, la superficie verde bajará de los 5,9 metros cuadrados por habitante actuales a 2,95 metros cuadrados, alejándose aún más del mínimo de 10 metros cuadrados de verde por habitante recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Cursos de agua contaminados

La ciudad de Buenos Aires limita con uno de los ríos más contaminados del planeta, el Riachuelo.[199]

Prioridad Peatón

Calle Suipacha, renovada durante el Proyecto "Prioridad Peatón"

Este plan fue implementado a partir de un plan urbano integral para renovar las calles del microcentro, denominado “Prioridad Peatón”, con el objetivo general de optimizar el espacio público, que incluyó: el ordenamiento del tránsito y transporte —restringiendo el uso de las avenidas para la circulación vehicular y el uso de las calles para la circulación peatonal—, el aumento de ciclovías, el ordenamiento de la publicidad en los comercios,[200]

Se llevó a cabo mediante Planes y Programas por la Subsecretaría de Proyectos de Urbanismo, Arquitectura e Infraestructura, a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano, conjuntamente con la administración de la ciudad; desde el año 2009 hasta el 2015.[204]

Jornadas “La Humanización del Espacio Público” del 2008, organizadas por el Ministerio de Desarrollo Urbano, con el auspicio de la Sociedad Central de Arquitectos.
Antes y después de la Calle Florida, en Buenos Aires. Después de la intervención de la Humanización del Espacio Público.