Blade Runner (franquicia) | producción

Producción

Blade Runner

Ridley Scott llegó a la producción tras abandonar Dune.

El interés por adaptar la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick apareció poco tiempo después de su publicación en 1968. Ya en 1969, el director Martin Scorsese y el guionista Jay Cocks se sintieron atraídos por el libro, pero nunca llegaron a optar al proyecto.[69]

Basándose en la novela, Hampton Fancher escribió hacia 1977 un borrador del guion bajo el amparo económico inicial de su amigo Brian Kelly. Este contactó al productor Michael Deeley, quien comenzó a mostrarse interesado por la idea del romance entre Deckard y Rachael, una androide que no sabe que lo es.[69]

Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young y Edward James Olmos protagonizaron Blade Runner (1982). Con excepción de Ford, el resto eran poco conocidos.

Antes de unirse Scott, el título provisional de la película en el segundo borrador de Fancher era Android, pasando luego a ser Mechanismo y posteriormente siendo cambiado por Dangerous Days en uno de los últimos borradores de Fancher. El título final proviene de la novela The Bladerunner de Alan E. Nourse, cuyo protagonista contrabandea instrumentos quirúrgicos en el mercado negro, y de Blade Runner (a movie), un tratado de cine para la novela anterior escrito por William S. Burroughs.[73]

Union Station de Los Ángeles, localización para la comisaría de policía.
Ennis House, localización para los exteriores del piso de Deckard e inspiración para sus interiores.
Bradbury Building, que sirvió como localización para los exteriores y el hall del apartamento de Sebastian.

Después de haber invertido más de 2,5 millones en la preproducción,[14]

El rodaje comenzó el 9 de marzo de 1981 y se extendió unos 4 meses.[71]

Los estudios de Warner Bros. en Burbank (California) sirvieron de emplazamiento para la mayor parte de los interiores y algunos exteriores, como la escena de «Lágrimas en la lluvia» o varias secuencias situadas en las calles y el mercadillo animoide del hipotético Los Ángeles de 2019. Estos últimos fueron filmados en unos decorados localizados en la New York Street de dichos estudios y que recibieron el apodo de «Ridleyville» durante el rodaje.[79]

La escena final en las versiones de estreno de Blade Runner muestra a Rachael y Deckard viajando en un Spinner a plena luz del día por un área boscosa, secuencia rodada a finales de marzo de 1982 en Big Bear Lake (California). Después de que las imágenes grabadas en helicóptero para acompañar a esa escena fueran descartadas debido entre otros motivos a la excesiva presencia de niebla y nieve, se añadieron a la película planos aéreos montañosos filmados en el parque nacional de los Glaciares (Montana) para El resplandor de Stanley Kubrick.[71]

En un primer momento, Philip K. Dick criticó los primeros borradores de Fancher en un artículo de Select TV Guide de Los Ángeles. Sin embargo, tras ver por las noticias de KNBC-TV varios fragmentos de los efectos especiales de Douglas Trumbull, leer la versión del guion de febrero de 1981 —a la que calificó de «salto cuántico hacia arriba»—[82]

«¡No podía creer lo que estaba leyendo! Fue simplemente sensacional: aún era el guion de Hampton Fancher, pero milagrosamente transfigurado, por así decirlo. Todo había sido simplemente rejuvenecido de una manera muy fundamental [...] Me sorprendió que Peoples pudiera hacer que algunas de esas escenas funcionaran. Me enseñó cosas sobre escritura que no sabía [...] Lees el guion y luego vas a la novela, y es como si fueran dos mitades de una meta-obra, un meta-artefacto. Es simplemente emocionante. Como dijo mi agente, Russell Galen, "Cuando una adaptación cinematográfica de Hollywood sobre un libro funciona, siempre es un milagro". Porque en realidad sencillamente no puede suceder. Sucedió con The Man Who Fell to Earth y ha ocurrido con Blade Runner, estoy seguro ahora».
Philip K. Dick, en septiembre de 1981, tras leer el guion de rodaje firmado por Fancher y Peoples[81]

Aunque no llegó a ver la película de forma íntegra, en diciembre de 1981, poco antes de su muerte, Dick fue invitado por los productores al estudio donde estaba siendo editada. Allí mantuvo un encuentro con Scott y pudo visualizar 20 minutos de escenas de Blade Runner.[86]

Blade Runner 2049

La productora Alcon Entertainment, que había adquirido los derechos de la película de Scott en marzo de 2011, anunció el 17 de mayo de 2012 que estaba realizando un nuevo largometraje a modo de secuela y que transcurriría varios años después de los sucesos de Blade Runner. Ridley Scott iba a dirigir inicialmente el filme, que no se centraría en el personaje de Rick Deckard, y negoció con uno de los guionistas de la cinta de 1982, Hampton Fancher, para que desarrollara el argumento.[88]

En octubre de 2013, Harrison Ford manifestó que había mantenido las primeras conversaciones con Scott para volver a dar vida a Rick Deckard. Con antelación, el director había aclarado que, si bien quería contar con Ford, ello no tenía que significar que la secuela fuera una continuación de las aventuras de Deckard. Michael Green se unió al proyecto y trabajó en el guion a partir de la historia escrita por Hampton Fancher.[93]

Al inicio de 2049 se usaron planos de la planta termosolar Gemasolar de Fuentes de Andalucía (Sevilla).
En la apertura también se emplearon planos aéreos de los invernaderos del Poniente Almeriense.
El antiguo Palacio de la Bolsa de Budapest sirvió como localización del rodaje para las escenas del casino.

El 17 de noviembre de 2015, Scott narró un adelanto del comienzo de la secuela en el AFI Fest de Los Ángeles,[97]

La filmación se llevó a cabo entre julio y noviembre de 2016, principalmente en los Korda Studios y los Origo Studios de Budapest (Hungría), contándose con Roger Deakins como director de fotografía.[103]

El 6 de octubre de 2016, justo a un año del estreno, se desveló que su título oficial sería Blade Runner 2049,[112]

El montaje de Blade Runner 2049 tuvo lugar en Los Ángeles y comenzó en diciembre de 2016.[117]