Atentado de Sarajevo | preliminares

Preliminares

Plan de acción

Danilo Ilić, un serbobosnio que había sido profesor y empleado de banca, vivió entre 1913 y 1914 con su madre, que dirigía una pequeña pensión en Sarajevo. Mientras tanto, en secreto, Ilić dirigía la Mano Negra, una facción terrorista de irredentistas serbios en la ciudad. A finales de 1913 estaba en el puesto de escucha serbio en Užice, donde se citó con el oficial al mando, el capitán C. A. Popović (miembro de la Mano Negra). Popović lo envió a Belgrado para discutir el asunto con el jefe de la inteligencia militar serbia, el coronel Dragutin Dimitrijević, más conocido con el nombre en clave «Apis».[24]

No hay relatos sobre lo que pasó entre Ilić y Apis, pero justo después de su encuentro, el brazo derecho del coronel y cofrade en la Mano Negra, el mayor Vojislav Tankosić, que estaba al mando de los entrenamientos de la guerrilla, convocó una reunión con los irredentistas serbios en Toulouse.[27]

Elección de Francisco Fernando

El 26 de mayo de 1914, cuando Mehmedbašić estaba listo para atentar contra Potiorek, Ilić lo convocó para otra reunión e informó de que Belgrado había descartado la misión de matar al gobernador.[34]

Mientras tanto, los planes se atrasaron más de un mes. El grupo contratado por Ciganović les informó de los cambios: «No hay nada que hacer, el viejo emperador está enfermo y el heredero no vendrá a Bosnia».[41]

La ruta de infiltración en Bosnia

La ruta de los asesinos: de Belgrado a Sarajevo.
La ruta de las armas: de Belgrado a Sarajevo.

Princip, Grabež y Čabrinović habían abandonado Belgrado en un barco el 28 de mayo, viajando a través del río Sava, hasta Šabac, donde le entregaron un carné al capitán Popović, de la policía fronteriza serbia. Popović, por su parte, le entregó una carta al capitán serbio Prvanović y rellenó un formulario con los nombres de los tres funcionarios aduaneros cuyas identidades podían asumir para recibir, con descuento, los billetes de tren en el viaje hacia Loznica, una pequeña ciudad de la frontera.[43]

Cuando los tres hombres llegaron a Loznica, el 29 de mayo, el capitán Prvanović convocó a tres de sus sargentos para discernir cuál sería la mejor manera de atravesar la frontera sin ser detectados. Mientras esperaban, Princip y Grabež tuvieron sus diferencias con Čabrinović por sus repetidas violaciones de la seguridad de la operación.[45]

La mañana del 30 de mayo, el sargento Budivoj Grbić aceptó la tarea de llevar a Princip y a Grabež hasta Isaković, una pequeña isla en medio del río Drina, que separaba Serbia y Bosnia. Al llegar al destino, el día siguiente, Grbić dejó a los jóvenes y sus armas al cuidado de los agentes de la Narodna Odbrana —un grupo nacionalista serbio— que serían los responsables de su transporte en territorio austro-húngaro y de encontrar los diversos escondrijos. Princip y Grabež cruzaron la frontera con Austria-Hungría la noche del 1 de junio.[47]

Los agentes de la Narodna Odbrana informaron de sus actividades a Boža Janković, presidente de la organización quien, a su vez, informaba directamente al primer ministro interino, Nikola Pašić.[50]

En Tuzla, Čabrinović se encontró casualmente con Ivan Vila, amigo de su padre y detective de la policía de Sarajevo.[51]

Al llegar a Sarajevo, el 4 de junio, Princip, Grabež y Čabrinović siguieron caminos diferentes: el primero se encontró con Ilić, después visitó a su familia en Hadžici y volvió a la capital el 6 de junio, hospedándose en casa de la madre de Ilić;[53]

El 14 de junio, Ilić viajó hacia Tuzla para traer armas a Sarajevo. Desde allí, siguió con Miško Jovanović para Doboj donde este último mantenía el armamento escondido en una gran caja de azúcar. Para no levantar sospechas, los dos viajaron en trenes separados.[Nota 5]

Víspera de los ataques

Ilić empezó a distribuir las armas a los conspiradores el 27 de junio. Hasta esa fecha, mantuvo en secreto las identidades de los asesinos de Belgrado a los que habían sido reclutados en Sarajevo y viceversa. Según Mehmedbašić «en la víspera del ataque, Ilić me presentó a Princip, en un café de Sarajevo con las palabras "Mehmedbašić estará con nosotros manaña"».[21]