Asamblea Legislativa de El Salvador | funciones de los diputados

Funciones de los diputados

Salón de sesiones de la Asamblea Legislativa.

La Asamblea Legislativa de la República de El Salvador es un cuerpo colegiado, actualmente conformado por 84 diputados, los cuales han sido elegidos por los ciudadanos a través del voto.

La Constitución, en su art. 126, establece como requisitos para optar al cargo de diputado: “ser mayor de 25 años, salvadoreño por nacimiento, hijo de padre o madre salvadoreño, de notoria honradez e instrucción y no haber perdido los derechos de ciudadano en los cinco años anteriores a la elección”.

Elección de diputados

Los diputados son elegidos cada tres años, mediante el voto libre, directo, igualitario y secreto, en elecciones populares, que organiza el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y bajo el sistema de representación proporcional. De acuerdo al art. 76 de la Constitución:[2]​ "El cuerpo electoral está formado por todos los ciudadanos capaces de emitir voto", con esta base el TSE elabora el "Registro Electoral", el cual está constituido por todos los ciudadanos salvadoreños mayores de dieciocho años, en pleno ejercicio de sus derechos y deberes políticos.

Obligaciones de un diputado

  1. Participar en las Comisiones Legislativas a las que pertenece, para estudiar y dictaminar sobre los asuntos que son sometidos a la consideración de la comisión.
  2. Participar en las Sesiones Plenarias, donde se conocen los proyectos de ley, los dictámenes que emiten las comisiones y demás solicitudes que ingresan a la Asamblea Legislativa, para que una vez discutidos, puedan ser aprobados o denegados.
  3. Realizar su trabajo político a nivel local y nacional, buscando el óptimo acercamiento con los ciudadanos.
  4. Atender a las personas y organizaciones representantes de los diversos sectores sociales del país, para conocer sus peticiones.
  5. Representar a la Asamblea Legislativa en misiones oficiales, tanto dentro como fuera del país.
  6. Participar en actos oficiales.

Facultades de un diputado

  1. Dar iniciativa de ley a las propuestas que estime convenientes, conforme a las atribuciones de la Asamblea Legislativa, establecidas en la Constitución.
  2. Aprobar o rechazar con su voto los proyectos de leyes, decretos legislativos, acuerdos o resoluciones que conozcan las Comisiones o la Asamblea Legislativa, en su caso.
  3. Abstenerse de votar en los casos que considere necesario.

Responsabilidades de un diputado

Como todo ciudadano, el diputado es responsable ante la ley por cualquier acto que cometa; sin embargo, la Constitución le garantiza ciertos derechos procesales y lo libera de toda responsabilidad legal por las opiniones o votos que emita.

Limitaciones del cargo de un diputado

Al igual que todos los funcionarios públicos, el diputado no tiene más atribuciones que las establecidas en la Constitución y el Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa (RIAL), esto significa que tienen limitaciones en su cargo y no pueden realizar otras funciones; por ejemplo, no pueden conceder empleos, autorizar créditos, otorgar visas, conceder franquicias, etc., aunque sí pueden gestionar ante los funcionarios competentes para lograr mejoras en las comunidades, en el ámbito social, económico o político del país.

Elección de los diputados suplentes

Por cada diputado propietario, también se elige un suplente para que sustituya al propietario, en caso de ausencia, renuncia o enfermedad.

El ordinal cuarto del art. 131 de la Constitución de la República, establece que corresponde a la Asamblea Legislativa:[2]​ "Llamar a los Diputados suplentes en caso de muerte, renuncia, nulidad de elección, permiso temporal o imposibilidad de concurrir de los Propietarios".

El art. 129 de la Constitución determina que los diputados suplentes pueden desempeñar empleos o cargos públicos, sin que su aceptación y ejercicio produzca la pérdida de su calidad.[2]