Anna Anderson | evaluación
English: Anna Anderson

Evaluación

Aunque los bolcheviques habían asesinado a toda la familia imperial de los Romanov en julio de 1918, incluso a la gran duquesa Anastasia de diecisiete años, la desinformación comunista alimentó durante muchos años los rumores de que algunos miembros de la familia del zar habían sobrevivido.[189]

La mayoría de los impostores fueron descartados, sin embargo, la reclamación de Anderson persistió.[197]

En 1957, una versión de la historia de Anderson reconstruida por sus partidarios e intercalada con comentarios de Roland Krug von Nidda, fue publicada en Alemania bajo el título Ich, Anastasia, Erzähle (Yo, Anastasia, una autobiografía).[201]​ Otras obras basadas en la premisa de que Anderson era Anastasia, escritas antes de las pruebas de ADN, incluyen las biografías de Peter Kurth Blair y James Lovell. Las más recientes biografías de John Klier, Robert Massie y Francés Welch, que la describen como una impostora, fueron escritas después de que las pruebas de ADN demostraron que no era Anastasia.

Las evaluaciones varían en cuanto a si fue un fraude deliberado, una joven mujer traumatizada que buscaba adoptar una nueva identidad o que era utilizada por quienes la apoyaban para sus propios fines. Pierre Gilliard la acusó de ser «una astuta psicópata».[197]

Representaciones de ficción

Ingrid Bergman ganó un Óscar como mejor actriz protagónica por su papel de Anna/Anastasia en la película de 1956 Anastasia, inspirada en la reclamación de Anderson y, en su mayor parte, ficción.[192]

Desde la década de 1920 muchas obras de ficción se inspiraron en la afirmación de Anderson de que era Anastasia. En 1928, la película muda Clothes Make the Woman se basó libremente en su historia. En 1953, Marcelle Maurette escribió una obra teatral basada en los libros de Rathlef y Gilliard, llamada Anastasia,[209]

La pieza de ballet del coreógrafo Kenneth Macmillan, Anastasia, utiliza Ich, Anastasia, Erzähle —Yo, Anastasia, una autobiografía— como fuente de inspiración, se presentó por primera vez en 1967 y, según John Percival, crítico de The Times, «es una fantasía dramática sobre Anna Anderson, la mujer que creía ser Anastasia [...] en la memoria o la imaginación, experimenta episodios del pasado de Anastasia [...]. La estructura es una especie de pesadilla con movimientos libres, unidos por la figura central de la heroína, interpretada por Lynn Seymour».[212]

En diciembre de 1986, la NBC presentó una miniserie de ficción en dos partes, titulada Anastasia: The Mystery of Anna (Anastasia: el misterio de Anna), protagonizada por Amy Irving y que le valió una nominación al Globo de Oro. En palabras de Hal Erickson, «Irving interpreta el personaje principal de una mujer del tipo felino, de modo que nunca se sabe si realmente se traga su propia historia o si es simplemente una charlatana inteligente».[216]