Agencia Central de Inteligencia | historia de la cia

Historia de la CIA

La Agencia Central de Inteligencia fue creada tras la aprobación por parte del Congreso de Estados Unidos de la Ley de Seguridad Nacional de 1947, promulgada por el presidente Harry S. Truman. Su creación se inspiró en los éxitos de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) durante la Segunda Guerra Mundial, que había sido disuelta en octubre de 1945, tras el final de la guerra, y sus competencias transferidas a los Departamentos de Estado y de Guerra. En noviembre de 1944, William J. Donovam, el creador de la OSS ya había propuesto al presidente estadounidense, Franklin Roosevelt, crear una nueva organización bajo la supervisión directa del Presidente que «consiguiera información de inteligencia tanto con métodos reconocidos como encubiertos y al mismo tiempo, proporcionarle una orientación estratégica a esa inteligencia y determinar los objetivos nacionales en inteligencia y compartirla con las demás agencias gubernamentales».[49]

Predecesores y fundación, de la OSS a la CIA

Tras la disolución de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) en la inmediata posguerra, sus actividades, como se ha mencionado anteriormente, pasaron a varios departamentos del Gobierno de Estados Unidos. El nombre de "Central Intelligence Agency" (CIA) fue puesto sobre la mesa a finales de 1945 por los altos mandos del Ejército y la Marina James Forrestal y Arthur Radford en un Comité del Senado sobre Asuntos Militares.[48]​ Sin embargo, en enero de 1946, Truman creó la llamada Autoridad Nacional de Inteligencia (National Intelligence Authority)[52]​ En la posguerra también se había creado la Unidad de Servicios Estratégicos (SSU), un núcleo de inteligencia clandestina, cuyos activos fueron transferidos al CIG a mediados de 1946, creando la Oficina de Operaciones Especiales (OSO), actual Directorio de Operaciones.

En septiembre de 1947 fue creada oficialmente la CIA, junto al Consejo de Seguridad Nacional, por la Ley de Seguridad Nacional de 1947.[55]

Guerra Fría

Estas secciones abarcan su historia desde su fundación hasta 1991. Para una mayor precisión, sus operaciones se han dividido por continentes y siguiendo un orden cronológico propio en cada sección. Hay que recordar que los mayores éxitos no se conocen, porque la operación más exitosa es aquella que cumple sus objetivos sin que la agencia haya sido identificada como la autora. Llegó a contar con un gran entramado de agentes, era reconocida como la mejor pagadora y disponía de grandes incineradoras capaces de quemar toneladas de papel al día con información innecesaria.

Campaña de las elecciones generales de Italia de 1948 ―en la imagen, Milán―, una de las primeras intervenciones en Europa de la CIA, que financió a la democracia cristiana y emitió propaganda con el fin de evitar un avance electoral de los partidos de izquierdas

Europa

Tras su creación, comenzó sus operaciones en Europa en 1947. Su primera intervención de relieve ocurrió en Italia en 1948, durante la campaña de las elecciones generales de 1948. En aquellas elecciones, el Partido Comunista y el Partido Socialista se presentaron juntos, lo que constituía una posibilidad real de que ganaran las elecciones. Ante ello, la CIA, en colaboración con la derecha italiana, organizó una campaña contra la izquierda a través de cartas, programas de radio y publicaciones de libros y periódicos donde «advertían a los italianos de las nefastas consecuencias que traería una victoria del comunismo». La revista TIME también respaldó la campaña colocando en portada al líder democristiano Alcide De Gasperi y anunciando que «una victoria de la izquierda pondría a Italia al borde de la catástrofe».[59]​ El agente de la CIA Felton Mark Wyatt, diría sobre la entrega de dinero a los democristianos:

Teníamos bolsas de dinero que entregabamos a los políticos seleccionados para sufragar sus gastos políticos y sus gastos de campaña, como carteles, y folletos.[60]

Fotografía de los científicos europeos llevados a Estados Unidos en la operación Paperclip

La democracia cristiana acabó consiguiendo la mayoría en las elecciones por un holgado margen.[61]

Imágenes del Túnel de Berlín (1956) tras su descubrimiento por las RDA y la Unión Soviética

Durante los últimos años de la década de 1940 y principios de los años cincuenta, Estados Unidos y sus países aliados europeos reconstruyeron la red de inteligencia en Europa. Uno de sus principales artífices fue Reinhard Gehlen, antiguo oficial de la Wehrmacht de la Alemania nazi reclutado por Estados Unidos a través de la Operación Paperclip, y su organización, la Organización Gehlen. Gehlen y su organización fueron durante años «los ojos y oídos de la CIA en Europa», además de los precursores de los actuales Servicios Secretos Alemanes, el BND.[63]​ El número de personas que trabajaban para Gehlen osciló entre 350 y 4000 y muy probablemente superó el millar de agentes (ver Red Stay Behind).[66]Demagnetize sería el principio de la futura estrategia de la tensión.

Algunos de los primeros fracasos de la CIA en Europa fueron la llamada Subversión de Albania (Albanian Subversion), un fallido intento de la CIA y el MI6 británico, utilizando expatriados albaneses y agentes no comunistas de los servicios de Italia, Grecia (ver Guerra Civil Griega) o Yugoslavia, para realizar operaciones encubiertas con el fin de desestabilizar al Gobierno albanés.[69]

Durante toda la Guerra Fría las operaciones de la CIA y la OTAN en general en Europa giraron en torno a la estrategia de la tensión, que se dividía en distintos tentáculos en varios países, el mayor de ellos fue Gladio, en Italia, si bien las operaciones se extendían a Austria, Bélgica, Chipre, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Noruega, Holanda, Portugal, Reino Unido, España, Suecia, Suiza y Turquía.[71]​ y confirmada por el Presidente del Consejo de Ministros de Italia Giulio Andreotti en 1990.

La CIA ―en el marco de la operación Gladio (intento de criminalizar al Partido Comunista Italiano, el mayor partido comunista del mundo capitalista) y de la estrategia de la tensión― fue el autor intelectual de la matanza de Bolonia de 1980, que atribuyó a las Brigadas Rojas.

La operación Gladio era una red secreta anticomunista que mediante organizaciones paramilitares, atentados terroristas, propaganda y operaciones de falsa bandera (con objeto de organizar montajes) intentó debilitar y criminalizar principalmente al Partido Comunista Italiano, el mayor partido comunista del mundo capitalista.[75]

Alemania Occidental fue el otro país en importancia para la agencia en Europa occidental tras Italia. Una de las mayores operaciones de los servicios secretos fue la violación sistemática del secreto postal en la República Federal desde su constitución y hasta la década de 1970.[76]​ Foschepoth decía:

¿La democracia de Adenauer era un "estado liberal moderno"? Mas bien fue un estado autoritario sostenido por una administración llena de ex nazis reconvertidos que mantuvo, por lo menos en los años cincuenta muchos “paralelos” con la RDA estalinista ante la que se presentaba como “mundo libre”. La persecución de la izquierda aporta ejemplos abrumadores a ese respecto.[76]

Foschepoth también indaga en que entre 1951 y 1968, se emprendieron en la RFA más de 200 000 procesos contra comunistas e izquierdistas ―incluida la ilegalización del Partido Comunista (KPD) en 1956― y que 10 000 personas fueron encarceladas por esta condición.[76]​ Además, millones de personas estuvieron bajo vigilancia o no se les permitió acceder a determinados puestos de trabajo por su ideología.[76]​ Algunos autores sostienen que en el transcurso de la Guerra Fría el Gobierno alemán era de facto un gobierno títere de Estados Unidos, que tenía como brazo ejecutor a la CIA y al BND alemán.[79]

Dentro del bloque socialista quizás sus mayores éxitos fueron en el espionaje de la Unión Soviética, pues entre 1970 y 1990 la CIA logró controlar y monitorizar con eficacia el crecimiento económico del país, así como su gasto, operaciones militares y potencial nuclear.[81]

América

Para mayor comodidad, las operaciones en este continente se han dividido en dos secciones.

América del Norte

Las actividades de la CIA en esta parte de América se desarrollaron en Canadá y principalmente en Estados Unidos, su país de origen. Hay que destacar que según los estatutos de la CIA, la agencia tiene prohibido desarrollar sus actividades de inteligencia dentro del país y desarrollar actividades identificadas como policiales,[49]​ sin embargo, durante la Guerra Fría, la agencia violó estas normas de manera sistemática.

Las primeras operaciones de la CIA giraron en torno al establecimiento de una serie de programas ilegales y clandestinos[85]

Canadá cooperó con Estados Unidos haciendo listas de comunistas y simpatizantes entre la década de 1950 y 1980, fichando a 16 000 y 50 000 personas respectivamente.[87]​ Entre 1952 y 1975, la CIA y la NSA desarrollaron programas para interceptar el correo y comunicaciones de ciudadanos estadounidenses (véase Proyecto SHAMROCK y Proyecto MINARET).[90]

Los abusos de autoridad de la agencia, el escándalo Watergate que contó con la participación de ex agentes de la CIA, las investigaciones que sacaron a la luz sus operaciones, como los intentos de asesinato o el espionaje ilegal en Estados Unidos, hicieron que el Congreso intentara supervisar más de cerca a la agencia, al tiempo que el «Watergate» abrió la caja de los truenos sobre su participación en el intento de invasión de Cuba.[92]

América Central y del Sur
Imágenes de misiles soviéticos en Cuba tomados por un avión espía Lockheed U-2 de la CIA en 1962

La primera operación de importancia en esta zona del planeta de la CIA fue la Operación PBSUCESS que desembocaría en el Golpe de Estado en Guatemala de 1954 contra el Gobierno democráticamente elegido de Jacobo Arbenz Guzmán, principalmente por los perjuicios sufridos por la multinacional estadounidense United Fruit Company por la reforma agraria promulgada por el Gobierno.[93]​ Este golpe puso fin al periodo inaugurado en Guatemala tras la Revolución de 1944 en Guatemala. Estados Unidos intervendría en Guatemala en sucesivas operaciones encubiertas de la CIA, además apoyó al Gobierno en la Guerra Civil contra la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.

Tras la Revolución Cubana en 1959, el temor de Estados Unidos a que Cuba se convirtiera en el primer país del bloque soviético en América —a pesar de que en un principio los revolucionarios cubanos intentaron un acercamiento a Estados Unidos— llevaron a que la CIA realizara operaciones encubiertas en la isla y financiara y suministrara armas a los exiliados cubanos que protagonizaron la fallida invasión de Bahía Cochinos de 1961,[98]

Países implicados en la Operación Cóndor.     Estados Unidos      Miembros activos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay.      Miembros esporádicos: Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador.

Sin embargo, la Operación Cóndor fue la más extensa operación de las desarrolladas en América del Sur durante la Guerra Fría. En ella participaron directamente los Gobiernos ―a menudo dictaduras militares― de una gran parte de los países latinoamericanos con el fin de coordinarse para la muerte, desaparición, detención, vigilancia, seguimiento o interrogatorio de aquellas personas consideradas subversivas o contrarias al pensamiento político o ideológico de los regímenes de la región.[101]Uruguay o Guatemala, organizaciones de extrema derecha que cooperaron en las labores de represión y batallones paramilitares y parapoliciales creados y financiados por los Estados.

Miembros de la Contra nicaragüense en 1987

En Chile, la CIA instigó y financió de manera directa el Golpe de Estado de 1973 contra Salvador Allende y su Gobierno de la Unidad Popular, apoyando a la prensa opositora al Gobierno, como el periódico El Mercurio,[106]

En la década de 1980, la Agencia Central de Inteligencia intentó derrocar al Gobierno revolucionario del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Nicaragua, primero mediante operaciones encubiertas —incluido el minado de puertos y otros sabotajes— y después con el armado y financiación de la Contra nicaragüense.[109]

Aunque la CIA no ha reconocido oficialmente su participación ni ha desclasificado información referente al hecho (solo se tienen testimonios de exagentes de la agencia como soporte), el gobierno de Cuba publicó en 2005 un documental titulado "Operación Pantomima", donde el entonces capturado agente de la CIA, John Mepples Spirito, relata el grado de participación de la agencia estadounidense en el magnicidio del líder del Partido Liberal de Colombia y candidato presidencial de ese país con ideas socialistas, Jorge Eliécer Gaitán, ocurrido en 1948. En el documental, Spirito habla sobre el intento de soborno por parte de la agencia a Gaitán para que abandonara la política a cambio de una nueva vida en Roma o París para él y su familia. Cuando Gaitán se negó a aceptar el soborno de la agencia, la CIA planificó su asesinato, utilizando al antiguo colaborador de la embajada estadounidense en ese país, Juan Roa Sierra. El asesinato trajo como consecuencia protestas violentas a nivel nacional conocidas como el "Bogotazo" y un periodo de violencia entre simpatizantes de los entonces partidos tradicionales de Colombia (Liberal y Conservador), que se extendió durante 10 años en todo el país con saldo de más de 200.000 muertos,[111]

África

Miembros del FNLA, organización apoyada por la CIA durante la Guerra Civil de Angola

Durante la Guerra Fría la CIA intervino en varios países de África mediante operaciones encubiertas y otras acciones. En la década de 1960, Estados Unidos y Bélgica intervinieron mediante sus servicios de inteligencia en la política de la República Democrática del Congo. Creyendo que Patrice Lumumba, primer presidente del país tras su independencia de Bélgica, se alinearía con el bloque soviético, la CIA, instigó su asesinato en 1961.[115]

La CIA intervino en la Guerra civil de Angola desde 1975, entrenando y contratando empresas militares privadas y mercenarios de diversos países europeos, así como a UNITA y al FNLA —derechistas, que luchaban en la guerra contra el Movimiento Popular de Liberación de Angola —izquierdista y apoyado por algunos países del bloque socialista.[117]​ La guerra civil se daría por finalizada en 2002 con la victoria del Movimiento Popular de Liberación de Angola.

La CIA también desarrolló operaciones encubiertas de distinta naturaliza en países como Sudán, Kenia, Sudáfrica o Somalia.

Asia

Mediante la Operación Ajax, la CIA participó en el Golpe de Estado en Irán de 1953,[122]

Desde la década de 1960, el Gobierno de Estados Unidos trató de frenar el creciente poder del Partido Comunista de Indonesia, que con sus tres millones de miembros era el mayor partido comunista del mundo capitalista. Entre 1965 y 1966, tras un fallido golpe de Estado, se desató una brutal persecución gubernamental anticomunista en Indonesia, donde entre 200 000 y un millón de comunistas o personas acusadas de serlo fueron asesinadas,[124]​ El PKI fue completamente desmantelado.

Durante la guerra de Vietnam la CIA diseñó el Programa Phoenix, ejecutado por Vietnam del Sur y cuerpos de élite del Ejército de Estados Unidos, que tenía por objetivo la identificación y «neutralización» de aquellas personas que apoyaban y sostenían la infraestructura civil que sostenía al Frente Nacional de Liberación de Vietnam, más conocido como Viet Cong.[131]

El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, reunido en la Casa Blanca con los líderes de los muyahidines afganos en 1983

Desde la intervención soviética en Afganistán en 1979, Estados Unidos empezó a financiar a los muyahidines ―fundamentalistas islámicos― que luchaban contra el Gobierno afgano y el Ejército Soviético.[137]

Década de 1990 y siglo XXI

En 1990, durante la reunificación alemana, la CIA logró hacerse bajo extrañas circunstancias con los Archivos Rosenholz, que supuestamente contenían los nombres reales de los agentes que trabajaron para el servicio de espionaje extranjero de la antigua Alemania Oriental, el Hauptverwaltung Aufklärung.[138]

En 1991, posiblemente por las repercusiones del escándalo Irán-Contra se promulgó la Intelligence Authorization Act, que redefinía los requisitos y controles del poder legislativo sobre las operaciones encubiertas y otras operaciones secretas en un intento por limitar el poder de la CIA en determinados asuntos.[139]

Al Qaeda y la «Guerra contra el terrorismo»

La CIA preparó una serie de folletos en los que anunciaba recompensas por entregar o denunciar a individuos sospechosos de asociación con al Qaeda o los talibanes

La CIA siempre se había enfrentado al terrorismo de origen extranjero y en 1986 estableció el Centro de Contraterrorismo (Counterterrorism Center), cuyos directores permanecen en el anonimato, para tratar el problema. Aunque al principio tuvo que enfrentarse a un terrorismo de tipo secular, la agencia localizó brotes crecientes de terrorismo islamista en diferentes lugares.

En enero de 1996, la CIA creo la llamada Bin Laden Issue Station, operativa hasta 2005 e integrada en el Centro Nacional Antiterrorista, para rastrear a Osama bin Laden. Al-Fadl, que desertó y se entregó a la CIA en 1996, comenzó a ofrecer una nueva visión sobre el líder de Al Qaeda: además de antiguo mujaidín y persona que financiaba al terrorismo, era uno de sus organizadores. El agente especial del FBI Dan Coleman (quien junto con su compañero Jack Cloonan había sido "destinado" a la «Estación Bin Laden») lo llamó «la piedra Rosetta de Al Qaeda».[140]

En 1999, el jefe de la CIA, George Tenet, puso en marcha un gran plan para lidiar con Al-Qaeda.[142]​ Cofer Black (ex director del CTC), entre otros, defendió que se debía armar a los Predator con misiles y asesinar a bin laden y otros líderes de Al-Qaeda. Desde el 4 de septiembre de 2001, una semana antes del 11-S, los drones de reconocimiento empezaron a portar armas en sus vuelos.

11 de septiembre de 2001
Los atentados del 11-S en Nueva York momentos después de colapsarse las Torres Gemelas
Fuerzas especiales estadounidenses bajo la dirección de la CIA ayudando a miembros de la Alianza del Norte en Afganistán en 2002, durante la «operación Anaconda»

Poco después del 11-S, el New York Times dio a conocer a raíz del atentado que una oficina de campo de la CIA en Nueva York había sido destruida por los ataques.[143]​ Este procedimiento, previamente entrenado, se adoptó décadas atrás por el asalto a la embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979. Aunque no se confirmó si la agencia recuperó su información secreta, si se conoce que los agentes lograron escapar sanos y salvos.[143]

La CIA insistió en que los atacantes no podían ser conscientes de que la agencia operaba en el World Trade Center 7, a pesar de que esta sucursal fue sede de muchas investigaciones sobre asuntos criminales importantes y terrorismo. Al parecer el centro investigó los atentados de agosto de 1998 contra las embajadas estadounidenses en África, así como el ataque en el USS Cole de octubre del 2000. De todas formas, la sede que la CIA tenía en el WTC operaba bajo la apariencia de otra agencia federal cuyo nombre no ha trascendido. En los meses posteriores al 11-S se produjo un gran aumento de solicitudes para trabajar en la CIA; según la propia agencia, esta recibe entre 500 y 600 solicitudes a la semana, pero en los meses posteriores a los atentados esa cantidad de solicitudes se volvió diaria.[144]

El papel de la CIA fue duramente criticado tras los atentados del 11-S por no haber evitado los ataques. Su entonces director, Tenet, rechazó las críticas, citando los esfuerzos de la CIA contra Al Qaeda realizados desde hacía dos años y «las condiciones de la agencia para responder con rapidez y eficacia a cualquier ataque en el santuario afgano y en los otros 192 países del mundo».[145]​ El presidente George W. Bush, el mismo 11 de septiembre, involucró a la CIA y la Comunidad de Inteligencia para planificar las futuras acciones en su discurso a la nación:

«La búsqueda está en curso para aquellos que estén detrás de estos malvados actos, He dado instrucciones a nuestras instituciones de la Comunidad de Inteligencia y de aplicación de la ley para encontrar a los responsables y llevarlos ante la justicia»

En una reunión en Camp David el 15 de septiembre de 2001 se aprobó el plan propuesto por George Tenet para comenzar una guerra secreta en el que agentes paramilitares de la CIA cooperarían con las guerrillas anti-talibanes en Afganistán. El plan fue firmado por Bush al día siguiente, y más tarde se ampliaría a bombardeos de precisión aéreos en cooperación con pequeños equipos de operaciones especiales.[147]

Cambios en la Comunidad de Inteligencia de 2004

Actualmente, la CIA debe rendir cuentas al Director Nacional de Inteligencia (DNI). El puesto y la oficina del DNI se creó en 2004 por la Intelligence Reform and Terrorism Prevention Act, atribuyéndose algunas funciones que antes habían sido de la CIA. En el 2008 se promulgó una nueva ley que fortalecía el papel del DNI dentro del organigrama de la inteligencia estadounidense.[148]​ Antes de 2004, el Director de la CIA supervisaba a la totalidad de la Comunidad de Inteligencia y actuaba como el principal asesor de inteligencia del Presidente; las nuevas leyes limitaron sus funciones. Las 16 agencias de la Comunidad de Inteligencia pasaron a estar bajo la autoridad del Director Nacional de Inteligencia.

Guerra de Irak

Fuera o no fuera debido a la inteligencia de la que dispuso, la Administración Bush justificó la invasión de Irak de 2003 en la falsa premisa de que ese país tenía o estaba desarrollando armas de destrucción masiva.[150]

La División de Actividades Especiales de la CIA (SAD) y sus equipos paramilitares fueron los primeros en llegar a Irak, casi un año antes de la invasión, en julio de 2002. Una vez en el país, prepararon el terreno para la posterior llegada del Ejército de Estados Unidos. Miembros del SAD y Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos organizaron la Peshmerga kurda para lograr derrotar a la organización Ansar al Islam ―vinculada a Al Qaeda― antes de la invasión. La derrota de esta organización en el Kurdistán iraquí fue importante, pues tras la llegada de las fuerzas estadounidenses habría sido una considerable fuerza hostil.[151]

Al no permitir Turquía el uso de su territorio para el paso de la 4ª División de Infantería de Estado Unidos a Irak, a pesar de ser un país de la OTAN, las equipos SAD y las milicias kurdas fueron las únicas fuerzas que se encontraban en el norte de Irak luchando contra el ejército. Sus esfuerzos fueron un gran éxito militar, pues lograron entretener al 1º y 5º Cuerpo del Ejército iraquí, mientras las fuerzas de la coalición avanzaban desde el sur. Cuatro miembros del SAD recibirían por sus acciones la Intelligence Star, rara vez entregada, por sus «acciones heroicas».[152]

Con la intención de desacreditar a Saddam Hussein entre sus partidarios, la CIA estaba considerando la posibilidad de hacer un vídeo en el que se le viera teniendo relaciones sexuales con un adolescente. Proyectos de denigración similares ya habían sido utilizados por la agencia en Sudamérica y Europa del Este contra personalidades opuestas a los Estados Unidos, pero en el caso de Irak el proyecto es recibido con escepticismo por algunos funcionarios y es abandonado.[153]

Guerra de Afganistán y operación Lanza de Neptuno

Un MQ-9 Reaper estadounidense, vehículo aéreo no tripulado de uso militar, en Afganistán, 2014

La incursión más destacada de la CIA en la guerra de Afganistán fue el descubrimiento del escondite del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, en Abbottabad, Pakistán, y su posterior asesinato, ejecutado por un pequeño comando de fuerzas de élite pertenecientes al Grupo de Desarrollo de Guerra Naval Especial de los Estados Unidos.[156]

Desde el año 2004 y hasta la actualidad, el Gobierno de Estados Unidos ha estado realizando ataques aéreos con drones ―aeronaves no tripuladas― sobre Pakistán y Afganistán. Tanto los aparatos, unos 30, como sus operaciones, están a cargo de la CIA.[161]

Guerra en Siria

Agentes de la CIA y tropas de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos han entrenado a cerca de 10 000 combatientes rebeldes sirios en campos secretos de Jordania, a fecha de 2015, con un costo de 1000 millones de dólares anuales.[168]