Wolframio
English: Tungsten

Tántalo ← WolframioRenio
 Lattice body centered cubic.svgCapa electrónica 074 Wolframio.svg
 
74
W
 
        
        
                  
                  
                                
                                
Tabla completaTabla ampliada
W,74.jpg
Blanco grisáceo, brillante Wolfram evaporated crystals and 1cm3 cube.jpg
Información general
Nombre, símbolo, númeroWolframio, W, 74
Serie químicaMetales de transición
Grupo, período, bloque6, 6, d
Masa atómica183,84 u
Configuración electrónica[Xe] 4f14 5d4 6s2[1]
Dureza Mohs7,5
Electrones por nivel2, 8, 18, 32, 12, 2 (imagen)
Propiedades atómicas
Radio medio135 pm
Electronegatividad2,36 (escala de Pauling)
Radio atómico (calc)193 pm (radio de Bohr)
Radio covalente146 pm
Estado(s) de oxidación6, 5, 4, 3, 2 (levemente ácido)
1.ª Energía de ionización770 kJ/mol
2.ª Energía de ionización1700 kJ/mol
Propiedades físicas
Estado ordinariosólido
Densidad19250 kg/m3
Punto de fusión3695 K (3422 ℃)
Punto de ebullición6203 K (5930 ℃)
Entalpía de vaporización82456 kJ/mol
Entalpía de fusión35,4 kJ/mol
Presión de vapor4,27 Pa a 3680 K
Varios
Estructura cristalinaCúbica centrada en el cuerpo
Calor específico130 J/(K·kg)
Conductividad térmica174 W/(K·m)
Módulo elástico411 GPa
Velocidad del sonido5174 m/s a 293,15 K (20 °C)
Isótopos más estables
Artículo principal: Isótopos del wolframio
isoANPeriodoMDEdPD
MeV
180W0,12%1.8×1018 aα2,516176Hf
181WSintético121,2 dε0,188181Ta
182W26,50%Estable con 108 neutrones
183W14,31%Estable con 109 neutrones
184W30,64%Estable con 110 neutrones
185W75,1 dβ-0,433
186W28,43%Estable con 112 neutrones
Valores en el SI y condiciones normales de presión y temperatura, salvo que se indique lo contrario.

El wolframio o volframio,[2]​ es un elemento químico de número atómico 74 que se encuentra en el grupo 6 de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es W.

Es un metal escaso en la corteza terrestre, pero se encuentra en determinados minerales en forma de óxidos o sales. Es de color gris acerado, muy duro y denso, tiene el punto de fusión más elevado de todos los metales y el punto de ebullición más alto de todos los elementos conocidos.[5]​ Se usa en los filamentos de las lámparas incandescentes, en electrodos no consumibles de soldaduras, en resistencias eléctricas, y aleado con el acero, en la fabricación de aceros especiales.

Su variedad de carburo de wolframio sinterizado se emplea para fabricar herramientas de corte. Esta variedad absorbe más del 60 % de la demanda mundial de wolframio.

El wolframio es un material estratégico y ha estado en la lista de productos más codiciados desde la Segunda Guerra Mundial.Por ejemplo, el gobierno de Estados Unidos mantiene unas reservas nacionales de seis meses junto a otros productos considerados de primera necesidad para su supervivencia.[6]

Historia

En 1779, Peter Woulfe, mientras estudiaba una muestra del mineral wolframita, (Mn, Fe) (WO4), predijo que debía contener un nuevo elemento. Dos años después, en 1781, Carl Wilhelm Scheele y Torbern Bergman sugirieron que se podía encontrar un nuevo elemento reduciendo un ácido (denominado " ácido túngstico") obtenido a partir del mineral scheelita (CaWO4). En 1783, en España, los hermanos Juan José Elhúyar y Fausto Elhúyar encontraron un ácido, a partir de la wolframita, idéntico al ácido túngstico; el primero trajo el mineral consigo de su periplo por las minas y universidades europeas. En Upsala (Suecia) tomó clases con Bergman el cual le habló de sus intuiciones respecto del wolframio. Así, consiguieron aislar el nuevo elemento mediante una reducción con carbón vegetal, en el Real Seminario de Vergara donde tenía su laboratorio la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. Más tarde, publicaron Análisis químico del wolfram y examen de un nuevo metal que entra en su composición describiendo este descubrimiento.[8]

En 1820 el químico sueco Berzelius obtuvo wolframio mediante una reducción con hidrógeno. El método, empleado todavía actualmente, comenzó a abrir las posibilidades de uso de este metal extraordinario, pero su desarrollo fue muy lento. La necesidad constante de nuevos materiales para alimentar las guerras del siglo XIX hizo que los aceristas austríacos e ingleses empezaran a investigar las propiedades del wolframio como elemento de aleación. En la Universidad de Viena se experimentó con aleaciones a base de wolframio.[9]

Etimología

La palabra tungsteno procede del sueco; tung se traduce como "pesado" y sten, "piedra", es decir, "piedra pesada". El vocablo se debe al mineralogista sueco Axel Fredrik Cronstedt, descubridor del níquel, quien incluyó una descripción de este mineral desconocido en su libro "Ensayos de Mineralogía" de 1758. En la versión inglesa, de renombrado prestigio académico en la época, se mantuvo la palabra tungsten, lo que explica su popularidad en el mundo anglosajón.

La palabra wolframio procede de las alemanas wolf y rahm, pudiendo significar "poco valor"[10]​ También se traduce como "Baba de Lobo" en referencia a las supersticiones de los mineros medievales sajones que creían que el diablo se aparecía en forma de lobo y habitaba las profundidades de las minas corroyendo la casiterita con sus fauces babeantes. Este metal aparecía mezclado con el ácido de otro desconocido —wolframio— que actuaba corroyéndolo.[11]

Wolframio o tungsteno

La IUPAC denomina al elemento 74, de símbolo W, como tungsten (en español, tungsteno).[2]​ En Latinoamérica el elemento 74 suele ser conocido como tungsteno.

El nombre de wolfram ya había sido adoptado oficialmente, en lugar de tungsten por la IUPAC en su 15ª conferencia, celebrada en Ámsterdam en 1949.[12]