William Bradford Shockley

William Bradford Shockley Premio Nobel
Shockley.jpg
Información personal
Nacimiento13 de febrero, 1910
Palo Alto, Estados Unidos
Fallecimiento12 de agosto, 1989
Stanford (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerteCáncer de próstata Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaPalo Alto (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadBritánica Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónAteísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político
Educación
Educado en
Supervisor doctoralJohn C. Slater Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
ÁreaFísica
Conocido porTransistor
Diodo Shockley
Empleador
Miembro de
DistincionesPremio Nobel de Física en 1956

William Bradford Shockley (13 de febrero de 1910 - 12 de agosto de 1989) fue un físico estadounidense. En conjunto con John Bardeen y Walter Houser Brattain, obtuvo el premio Nobel de Física en 1956 "por sus investigaciones sobre semiconductores y el descubrimiento del Transistor."[1]

En 1955, Shockley abandonó los laboratorios Bell y regresó a su ciudad natal, Palo Alto, California, en las proximidades de la Universidad de Stanford, para crear su propia empresa, Shockley Semiconductors Laboratory, con el apoyo económico de Arnold Beckman, de Beckman Instruments. Contando con la influencia de su prestigio y el respaldo económico de Beckman Instruments trato de convencer a varios de sus compañeros de trabajo de Bell que se unieran a él en la nueva empresa; ninguno quiso. Por lo tanto empezó a rebuscar en las universidades a los más destacados estudiantes para formar con ellos la empresa. Pero, dado su estilo empresarial, ocho de los investigadores abandonaron la compañía en 1957 para formar la empresa Fairchild Semiconductor. Entre ellos estaban Robert Noyce y Gordon Moore que más tarde crearían Intel.

A finales de los años 1960, Shockley realizó unas controvertidas declaraciones acerca de las diferencias intelectuales entre las razas, defendiendo que las pruebas de inteligencia mostraban un factor genético en la capacidad intelectual revelando que los afro-estadounidenses eran inferiores a los estadounidenses caucásicos y que la mayor tasa de reproducción entre los primeros ejercía un efecto regresivo en la evolución.

Entre sus publicaciones destaca "Electrones y huecos en el semiconductor", obra publicada en 1950.