Vito Corleone
English: Vito Corleone

Vito Corleone
Personaje de El padrino
Primera apariciónEl padrino
Última apariciónEl padrino II
Creador(es)Mario Puzo
Interpretado porMarlon Brando
Robert De Niro
Doblador en HispanoaméricaAntonio Monsell (El padrino)
Ricardo Tejedo (El padrino II) (redoblaje de Candiani Dubbing Studios)
Información
AliasEl Padrino, El Don, Don Corleone
SexoMasculino
NacimientoBandera de Italia 7 de diciembre de 1892,
Corleone, Sicilia,
Reino de Italia
(Como Vito Andolini)[1]
FallecimientoBandera de Estados Unidos 5 de septiembre de 1955 (62 años), Nueva York[2]
FamiliaFamilia Corleone
CónyugeCarmella Corleone
HijosSantino "Sonny" Corleone,
Frederico "Fredo" Corleone,
Michael Corleone,
Constanzia "Connie" Corleone,
Tom Hagen (adoptado)

Vito Andolini, conocido popularmente como Vito Corleone, es un personaje ficticio y uno de los protagonistas de la novela El padrino del escritor italoestadounidense Mario Puzo. Además, el personaje ha aparecido en el cine en las dos primeras películas de la trilogía El padrino y en la serie de televisión The Godfather Saga, basadas en la obra de Puzo y dirigidas por el productor y director cinematográfico Francis Ford Coppola entre 1972 y 1977.[3]

Vito Corleone o Don Vito refleja la viva imagen de numerosos personajes históricos de la mafia como Frank Costello.[4]​ Asimismo, representa al capo de la mafia siciliana radicada en los Estados Unidos desde 1945 hasta 1954.

A lo largo de la trama, se desenvuelve como astuto, galán, divertido y cruel, así como un exitoso hombre de negocios. Algunos críticos de literatura lo describen como:

Don Corleone es un gran líder, bárbaro, un hombre que sitúa la amistad, la lealtad, y la familia en lo más alto de la lista de virtudes, que tiene un código de honor y decoro, que lo hace despreciar el tráfico de drogas, y que valora su palabra manteniéndose en una antigua moralidad sexual.[5]

Además, está considerado por algunos como la encarnación del sueño americano que con el tiempo sufre una transformación y se convierte en justiciero de las masas y de los valores familiares.[6]

Cuando Puzo publicó la novela en 1969 se convirtió en su obra cumbre; de hecho, el libro permaneció 67 semanas como superventas en Estados Unidos y a lo largo de los años se vendieron aproximadamente más de 21 millones de copias.[9]

Perspectiva

Vito es un líder de la mafia por naturaleza, con la capacidad de manipular la psicología de sus adversarios y de reclutar nuevos aliados.[10]​ A su lado sus socios son su pálido reflejo, parecen crueles, nimios, o triviales y brutos. Aun su hijo Michael, el más allegado, con sus tremendos éxitos, no sale bien parado de dicha comparación, ya que le falta calidez y alegría por vivir. Tal vez como dijo Sollozzo refiriéndose a Vito, «el viejo se está reblandeciendo» y aún si eso fuese cierto y solo sobrevive por pura casualidad al ataque de un asesino; posee toda la prestancia para ser El padrino. Es sabio, inteligente, cognitivo, y mediante su elocuencia es capaz de convencer sin necesidad de balas. Su personal estilo de vida, el cual es su virtud más destacada, eclipsa a su hijo. Aunque es un criminal rudo y violento, también es un padre tierno y un esposo afectuoso. Su ternura es la paradoja que convierte a su personaje en un ser excepcional.

En sus últimos años aparece relajado, juguetón y hasta risueño. Ha tenido una vida rica y plena, ganándose un retiro en calma. En su juventud, cuando es representado por Robert De Niro, es afectuoso y atento, pero también callado e intenso. A diferencia de Michael, no deja que esa intensidad lo consuma. Nunca se siente en conflicto por las dos acepciones de "familia" —la de la sangre y la del crimen—, y nunca se siente atribulado por sus actividades. Solo se sintió apenado cuando Michael asesinó a Sollozo. Es un hombre trabajador, aunque al final del día encuentra la oportunidad para pasar un rato en compañía de su familia. En resumen, es descrito como un padre ejemplar y un Padrino ideal, lo que lo convierte en un modelo difícil de imitar por sus hijos.[12]