Thomas Cranmer

Thomas Cranmer
Thomas Cranmer by Gerlach Flicke.jpg
Retrato por Geralch Flicke (1545).[3]
Arzobispo de Canterbury
3 de diciembre de 1533[5]​ - 2 de diciembre de 1555
PredecesorWilliam Warham
SucesorReginald Pole
Información religiosa
Ordenación episcopal30 de marzo de 1533
Culto público
Festividad21 de marzo (santo y mártir de la Iglesia anglicana).
Información personal
Nacimiento2 de julio de 1489jul.
Aslockton, Nottinghamshire, Inglaterra
Fallecimiento21 de marzo de 1556jul. (66 años)
Oxford, Oxfordshire, Inglaterra
CónyugeMargaret Cranmer
Alma máterJesus College de la Universidad de Cambridge

Thomas Cranmer (Aslockton, 2 de julio de 1489jul.-Oxford, 21 de marzo de 1556jul.)[b]​ fue un sacerdote inglés y arzobispo de Canterbury durante los reinados de Enrique VIII, Eduardo VI y María I —por poco más de un año—. Colaboró en la anulación del matrimonio de Enrique VIII y Catalina de Aragón, que fue una de las causas del cisma de la Iglesia de Inglaterra con la Santa Sede. Junto a Thomas Cromwell, apoyó el principio de la supremacía real, en la que el monarca era considerado soberano sobre la Iglesia dentro de su reino.

Durante su mandato como arzobispo de Canterbury fue responsable de establecer las primeras estructuras doctrinales y litúrgicas de la iglesia reformada. No hizo cambios radicales en la Iglesia durante el reinado de Enrique VIII, debido a los conflictos de poder entre conservadores y reformistas religiosos. No obstante, tuvo éxito en la publicación del primer oficio religioso autorizado en lengua vernácula, Exhortación y letanía. Cuando Eduardo VI llegó al trono, Cranmer pudo promover reformas importantes. Escribió y compiló las dos primeras ediciones del Libro de Oración Común, una liturgia especial para la Iglesia de Inglaterra. Con la ayuda de varios reformadores continentales, a los que dio refugio, cambió la doctrina en áreas como la eucaristía, el celibato clerical, el rol de las imágenes en los lugares de culto y la veneración de santos. Cranmer promulgó las nuevas doctrinas a través del Libro de Oración Común, el Libro de homilías y otras publicaciones.

Fue enjuiciado por alta traición y herejía cuando ascendió al trono la católica María I. Encarcelado durante más de dos años y bajo presión de las autoridades eclesiásticas, Cranmer hizo varias retractaciones y, aparentemente, se reconcilió con la Iglesia católica. Sin embargo, en el día de su ejecución, se retractó de sus palabras en la cárcel y pereció como un hereje para los católicos y mártir para los reformistas ingleses. La muerte de Cranmer fue inmortalizada en El libro de los mártires y su legado sigue vivo dentro de la Iglesia de Inglaterra en su Libro de Oración Común y los «treinta y nueve artículos», una declaración de la fe anglicana basada en su obra.

Orígenes

Las armas parlantes de la familia Cranmer eran: argén, un cheurón entre tres grullas azures. El blasón fue alterado por Enrique VII hacia 1544: argén, un cheurón de azur entre tres pelícanos de sable hiriéndose a sí mismos, decorado como muchas cinco-en-rama, porque «esas aves deberían significar para él que debería estar preparado, como lo está el pelícano, para derramar su sangre por sus jóvenes, criados en la fe de Cristo».[12]