Tangerine Dream

Tangerine Dream
Tangerine Dream - Elbphilharmonie Hamburg 2018 04.jpg
Tangerine Dream en 2018 (de izda. a dcha. Thorsten Quaeschning, Hoshiko Yamane y Ulrich Schnauss)
Datos generales
OrigenBerlín, AlemaniaFlag of Germany.svg Alemania
EstadoEn activo
Información artística
Género(s)Música electrónica
Krautrock
Ambient
Space rock
Rock progresivo
Período de actividad1967-presente
Discográfica(s)Ohr
Virgin
MCA Records
Varèse Sarabande
Caroline
Atlantic
Jive Electro
Private Music
Miramar
Hansa
Silva Screen
Volt Records
When! Recordings
Repertoire Records
TDI Music
TDC
Eastgate
Sequel/Castle/Sanctuary/BMG
Kscope
Web
Sitio webhttp://www.tangerinedream-music.com
Miembros
Thorsten Quaeschning
Hoshiko Yamane
Ulrich Schnauss
Antiguos miembros
Edgar Froese
Lanse Hapshash
Kurt Herkenberg
Volker Hombach
Charlie Prince
Steve Jolliffe
Klaus Schulze
Conrad Schnitzler
Christopher Franke
Steve Schroyder
Peter Baumann
Michael Hoenig
Klaus Krüger
Johannes Schmoelling
Paul Haslinger
Ralf Wadephul
Jerome Froese
Linda Spa
Iris Camaa
Bernhard Beibl
Charly Weiss
Elliott Cromwell
Emil Hachfeld
Gerald Gradwohl
Karsten Dorinth
Kurt Herkenberg
Michael Hoenig
Volker Hombach
Zlatko Perica

Tangerine Dream es un grupo alemán de música electrónica que surgió en el marco de la llamada escena krautrock de finales de la década de 1960. Se les considera pioneros del ambient, del space rock[4]

Hasta 2019 la banda ha referenciado 137 álbumes de estudio o en vivo[16]

Han formado parte del grupo decenas de músicos a lo largo de los años. Edgar Froese fue su fundador y único miembro estable desde su creación en 1967 hasta su fallecimiento en enero de 2015.[28]

Desde 2015, tras el fallecimiento de Edgar Froese, el grupo está conformado por el teclista y guitarrista Thorsten Quaeschning (quien se incorporó en 2005),[31]

Historia

«Pink Years» (1970-1973)

Edgar Froese, nacido el 6 de junio de 1944 en Tilsit (actual Sovetsk, Rusia) comenzó desde niño a tocar el piano. Estudió dibujo y pintura y creó su primer grupo en 1962 donde tocaba la guitarra pero su meta no era dedicarse a la música sino al arte. Fascinado por Picasso y Salvador Dalí llegó a Berlín occidental a mediados de los años 1960 para trabajar como escultor. En julio de 1967 compuso la música para la inauguración del Cristo de Dalí, escultura hecha de barriles, bicicletas y metal.[3]

Edgar Froese fundador de Tangerine Dream y lider del grupo hasta su fallecimiento en 2015 (en imagen durante un concierto en Eberswalde -Alemania- en 2007)

Intentando darle un uso creativo a la tecnología Froese construyó instrumentos y grababa sonidos de los lugares donde iba en cintas magnéticas para usarlas luego en su música. Sus primeros trabajos con bucles de cintas y otros sonidos repetitivos son precursores de una emergente tecnología que adoptaría rápidamente: los secuenciadores.

Froese se dedicó a la experimentación musical con músicos de la escena underground berlinesa como Steve Jolliffe o Klaus Schulze haciendo presentaciones en el Zodiak Club fundado por Conrad Schnitzler y Hans-Joachim Roedelius.[32]​ Fruto de esas sesiones, y bajo la influencia del movimiento artístico surrealista, surge en 1967 el nombre Tangerine Dream. El origen del nombre se atribuye a un tipo de mandarina rojiza que crece en Florida, Estados Unidos. Pero también existe la opinión de que está inspirado por la letra de Lucy in the Sky with Diamonds de The Beatles:

(...Picture yourself in a boat on a river With tangerine trees and marmalade skies Somebody calls you, you answer quite slowly A girl with kaleidoscope eyes...)

Froese trató de crear una banda musical diferente pero no encontró a los músicos adecuados para sus pretensiones. Tras diferentes pruebas, en 1969 conoció a Klaus Schulze, batería del grupo Psy Free, y al estudiante de arte Conrad Schnitzler. Publicarían un poco por casualidad su primer disco,[36]

Electronic Meditation, el álbum debut de Tangerine Dream, presenta la alineación de Edgar Froese, Conrad Schnitzler y Klaus Schulze (su único álbum con Tangerine Dream). El álbum no está exento de carencias, pero es inteso en muchos sentidos y muestra una gran promesa. Timbres, pasajes y texturas experimentales dominan este mundo sonoro (...) el álbum se las arregla para ser muy accesible y fácil de agradar (...) Es muy similar a la música de Pink Floyd y [1]

En 1970 Schulze dejó el grupo para casarse y Schnitzler carecía de suficientes conocimientos musicales. Por ello la banda se recompuso con el batería Christopher Franke, procedente de Agitation Free, y el organista Steve Schroyder. Desde el siguiente álbum, Alpha Centauri (1971)[38]

El sonido no contiene los más altos estándares, como era de esperar, ya que se trata de una publicación de 1971 de «música espacial». El estilo de la «música espacial» de Tangerine Dream todavía no se refinaría y revolucionaría hasta un par de lanzamientos más tarde (con Phaedra y Rubycon). De todos modos para aquellos interesados ​​en un paseo más salvaje y más temerario en la autopista del «espacio» Alpha Centauri debería satisfacer esa necesidad.

Michael G. Breece, sobre Alpha Centauri (AllMusic) [2]

Schroyder dejó el grupo en 1971 y fue reemplazado por Peter Baumann, organista procedente de Burning Touch. La formación comenzaba a tener estabilidad y compuso su primera banda sonora para la producción Vampira de la televisión WDR. Comenzaron a experimentar con generadores de ondas y, tras la venta de casi todos sus instrumentos, adquirieron su primer sintetizador que tuvo importancia capital en su siguiente álbum: Zeit (1972).[40]

La expresión más pura de la «música espacial» de Tangerine Dream. Este álbum doble fluye sin esfuerzo de un grupo de tonalidades a otro. De construcción casi clásica, la música está estructurada para evolucionar en secciones, ya que un tema literalmente se funde con el siguiente. Florian Fricke (de [3]

Los álbumes de este período serían importantes en el desarrollo del krautrock y en el de la denominada Escuela de Berlín de música electrónica. Esta primera etapa de Tangerine Dream finalizaría en 1973 con la grabación de dos discos: Green Desert (editado por primera vez en 1986)[42]​ en el que experimentaron con el sonido cuadrafónico. En la portada de Atem, un disco que varía desde ambientes atmosféricos, hasta otros de más fuerte percusión y experimentales, aparece una fotografía del hijo de Froese, Jerome Froese quien años después formaría parte de la alineación de Tangerine Dream.

Atem es más melódico y menos disonante que otras obras tempranas de Tangerine Dream. La alineación de Edgar Froese, Christopher Franke y Peter Baumann evidencia un alto nivel sobre el clásico sonido del rock progresivo. Lo llevan al límite, como en la canción que da título al disco, y más allá. Aunque todavía es muy común ver a Tangerine Dream en las listas de rock progresivo o de rock artístico este álbum es pura música espacial. Va más allá de los confines del [4]

Aunque no tenían demasiada buena crítica la acogida del público era cada vez mejor. Tuvieron una amplia relevancia en la radio BBC y captaron la atención de Richard Branson, responsable de Virgin Records que les ofreció un nuevo contrato comenzando su periodo denominado «Años Virgin».

«Virgin Years» (1974-1984)

Tras la firma con la discográfica Virgin en 1973 Tangerine Dream editó Phaedra en 1974:[44]Phaedra fue el primer álbum comercial en usar secuenciadores y definió el sonido característico de la banda. La pista titular surgió de una experimentación con sus sintetizadores VCS3. Los primeros conciertos fuera de Alemania tendrían lugar el mismo año en el Victoria Palace de Londres y en la catedral de Reims.

Aunque Phaedra se grabó en circunstancias extremadamente difíciles («Técnicamente, todo lo que podía salir mal salió mal», recordó posteriormente el fundador de Tangerine Dream Edgar Froese), los resultados fueron deslumbrantes. Especialmente el corte del título, de 17 minutos, que superó un Moog que perdió su afinación a medida que el instrumento se calentaba. Desafiante, de otro mundo y casi indescriptiblemente bello, Phaedra ejerció una influencia masiva en artistas ambientales y electrónicos durante décadas después de su lanzamiento.

Dan Epstein, sobre Phaedra (Revista Rolling Stone, 2015) [5]

En la primavera de 1975 Peter Baumann hizo un inesperado viaje en coche a Asia contratándose a Michael Hoenig para completar los compromisos de la banda. A su vuelta la banda publicó su siguiente trabajo Rubycon (1975)[46]

Este es un álbum ambiental satisfactorio, de la era anterior a la [6]

A finales de año publicaron su siguiente disco, Ricochet (1975),[49]

Por la cantidad de álbumes y bandas sonoras que esta banda ha creado, la mayoría de los aficionados se aferran a este álbum porque es muy enérgico y atemporal. Refleja una instantánea de la banda cuando eran jóvenes, influyentes y se encontraban en el clímax del género.

Glenn Swan, sobre Ricochet (AllMusic) [7]

En 1976 Tangerine Dream emprendería una gira con la que recalarían por primera vez en España[52]

Stratosfear, el último álbum de Tangerine Dream del gran trío integrado por Baumann / Franke / Froese, muestra el deseo del grupo de avanzar más allá de su estelar material previo y establecer una nueva dirección musical mientras otros todavía intentaban enfrentarse a Phaedra y Rubycon.

John Bush, sobre Stratosfear (AllMusic) [8]

En 1977 el director estadounidense William Friedkin, famoso por sus películas El Exorcista o French Connection, les encarga la banda sonora de su película Sorcerer[54]​ Con dicho disco alcanzaron el top 20 de las listas inglesas.

La lucrativa carrera cinematográfica del grupo alemán comenzó aquí, un año antes de que Peter Baumann se fuera a una carrera en solitario. La misteriosa electrónica del trío fue una inspiración temprana para Sorcerer, dice el director William Friedkin en las notas de la banda sonora. Si hubiera sabido de Tangerine Dream, dice que habría usado la música del grupo para [9]

Tras el éxito obtenido con esta banda sonora Tangerine Dream inició una gira por Estados Unidos -trasladando diez toneladas de material electrónico- que grabarían en directo para la publicación de su siguiente disco, originalmente un doble vinilo, titulado Encore[57]​ y la construcción de sus propios estudios de grabación en Berlín.

Encore es uno de los mejores álbumes en vivo de Tangerine Dream (...) es como escuchar cuatro sinfonías electrónicas. Esta es también una de las alineaciones más fuertes de Tangerine Dream: Edgar Froese, Christopher Franke y Peter Baumann. (...) Hay ecos de rock progresivo y avant-garde. Sin embargo, el conjunto es exclusivo de Tangerine Dream, con similitudes con Genesis, [10]

El lugar de Baumann en la banda fue suplido por el multiinstrumentista Steve Joliffe (voces, piano, sintetizador y flauta) y el baterista Klaus Krüger con los cuales la banda daría vida a un nuevo e innovador disco: Cyclone (1978).[59]​ Fue muy controvertida la inclusión de voces tanto en el disco como en la gira de promoción pero con el tiempo ha sido uno de los discos más vendidos de toda la trayectoria de la banda. Las discusiones entre Froese y Joliffe sobre como debía ser el sonido del grupo desembocaron en el abandono de este último para iniciar su carrera en solitario.

Este fue el primer álbum de Tangerine Dream en incorporar letras y voces (de Steve Jolliffe, quien también contribuyó con instrumentos de viento y teclados). (...) No es un experimento fallido pero convierte a Cyclone en uno de los álbumes TD menos útiles para trabajar en un buen estado meditativo.

Steven McDonald, sobre Cyclone (AllMusic) [11]

En 1979 la banda editó Force Majeure[60]​ uno de sus álbumes con mejor aceptación internacional, con un uso de la batería más sutil, y que alcanzó el puesto 26 en listas de ventas de Reino Unido. Una de sus composiciones, «Lana», se popularizó posteriormente tras su inclusión en la banda sonora dirigida por Paul Brickman en 1983 Risky Business. En los créditos figura Klaus Krüger como músico de estudio pero, finalmente, abandona la formación.

Aunque Tangerine Dream suele asociarse con sintetizadores y el movimiento ambiental (...) Force Majeure muestra a la banda mostrando sus raíces en el rock espacial. Esta vez, la guitarra y la batería (interpretadas por Klaus Krieger) son tan prominentes como los teclados. (...) Una necesidad absoluta para aquellos que podrían tener curiosidad por la banda o incluso por experimentos exitosos dentro del género rock.

Brian E. Kirby, sobre Force Majeure (AllMusic) [12]

Froese y Franke comenzaron a buscar otro teclista con una formación diferente y se decantaron por el organista Johannes Schmoelling que había experimentado con la electrónica y los nuevos instrumentos tras cursar estudios de Arte. El primer álbum de estudio de la nueva formación sería Tangram (1980).[62]

Tangram marcó el comienzo de una nueva dirección musical para Tangerine Dream. Está más cerca de la música melódica new age y más vinculada a las composiciones de sus bandas sonoras (...) Para los fans de la new age este es el primer atisbo de la dirección final de Tangerine Dream durante los años 80.

Keith Farley, sobre Tangram (AllMusic) [13]

También se editó el mismo año, inicialmente sólo en Alemania, Quichotte,[63]​ un disco grabado en directo el 31 de enero de 1980 en el Palast der Republik de Berlín Oriental, ubicado en la entonces República Democrática Alemana, con grandes connotaciones políticas y mucha expectación por parte de la prensa internacional. En 1986 el álbum se editó internacionalmente renombrándose como Pergamon, nombre que ha mantenido desde entonces en sus sucesivas reediciones.

Fue el primer concierto en la Alemania Oriental ofrecido por músicos occidentales. (...) Sin embargo Pergamon es también un valioso documento musical que captura Tangerine Dream en su forma más accesible, pero sin sacrificar su experimentalismo. No es un mal lugar para que comiencen los neófitos.

Rodney Batdorf, sobre Pergamon (AllMusic) [14]

Junto a otros pioneros de la electrónica, como Jean Michel Jarre, Kraftwerk o Mike Oldfield, Tangerine Dream adoptó a lo largo de la nueva década una nueva tecnología digital que revolucionó el sonido de los sintetizadores aparcando progresivamente los instrumentos analógicos. En este punto Virgin Records decidió publicar la primera caja recopilatoria del grupo bajo el título 70-80's.

En la década de 1980 Tangerine Dream compuso la banda sonora de más de 20 películas, muchas de las cuales fueron compuestas en parte con material de sus álbumes de estudio. Su siguiente trabajo cronológicamente fue Thief (1981),[65]

Mientras que la música electrónica de Tangerine Dream encaja naturalmente en las bandas sonoras, no saca lo mejor de la banda. (...) A pesar de alcanzar buenos registros (puesto 43 en el [15]

Tras Thief vendría el considerado uno de los trabajos de estudio mejor considerados por la crítica: Exit (1981).[67]

Exit marca el comienzo de una nueva fase en la música de Tangerine Dream: ya no están los largos viajes guiados por el secuenciador, sino que se sustituyen por piezas actuales, más autónomas y con un sonido más contemporáneo. La influencia de Johannes Schmoelling se siente realmente por primera vez aquí.

Dave Connolly, sobre Exit (AllMusic) [16]

Con su siguiente álbum White Eagle (1982),[69]

Si bien en última instancia es un trabajo desigual, White Eagle es claramente la suma de sus partes y es fácilmente identificable como un trabajo de Tangerine Dream. Tal vez Froese había cedido demasiada música a Johannes Schmoelling cuya curiosidad por nuevos sonidos a menudo se presenta como inquietud. Sin embargo lo más probable es que el grupo quisiera trasladar su música a la era moderna. (...) Conceptualmente los miembros de la banda recurren a formas familiares con White Eagle pero musicalmente sus mentes están operando en un nivel más contemporáneo.

Dave Connolly, sobre White Eagle (AllMusic) [17]

Con grabaciones recogidas en uno de los conciertos de esta gira, que tuvo lugar el 6 de noviembre de 1982 en el Dominion Theatre de Londres, editarían su siguiente disco en directo: Logos Live.[71]​ En la reedición del álbum en formato de disco compacto de 1995 por parte de Virgin ambos temas se fusionaron en una sola canción.

Tangerine Dream sufre de un leve caso de dolores de crecimiento en Logos: Live at the Dominion, después de haber apagado sus lámparas de lava y abrir los manuales de sus equipos. (...) Tal vez sean las máquinas nuevas las culpables tanto como los hombres que confían en ellas.

Glenn Swan, sobre Logos: Live at the Dominion (AllMusic) [18]]

Esta etapa de su carrera finaliza con la publicación de Hyperborea (1983)[76]

La unión de Chris Franke, Edgar Froese y Johannes Schmoelling resultó ser una de las más prolíficas e influyentes de la historia de la banda. Hyperborea fue un punto de inflexión para la banda, una desviación distintiva de las improvisaciones de rock progresivo, psicodelia y sintetizadores Moog. Fue un álbum nítido, estructurado y valiente, un escaparate de artistas con suficientes dosis para adaptarse a la nueva tecnología sin perderse en ella. Poniendo sus manos en los nuevos y populares teclados de mediados de los 80 la banda encontró texturas maravillosas, secuencias ricamente superpuestas y, en cierto nivel, la oportunidad de reinventarse a sí mismos con excelentes resultados. Grabado en Berlín en 1983 muestra lo que vendrá durante el resto de la década.

Glenn Swan, sobre Hyperborea (AllMusic) [19]

«Blue Years» (1984-1988)

En invierno de 1983 comenzaron una nueva gira por la Alemania Democrática y Polonia, segunda vez que actuaban tras el Telón de Acero.[78]​ su primera referencia con la discográfica Jive Records.

Para este concierto (su segunda aparición tras el Telón de Acero) Tangerine Dream obtuvo una excelente actuación a pesar de los problemas técnicos y el frío extremo del invierno polaco. Las cuatro pistas largas se desarrollan y desarrollan lentamente al clásico estilo de la banda. Poland recoge un momento culmen de la carrera de Tangerine Dream antes del sampleado y de la partida de Schmoelling (en 1985).

Sean Westergaard, sobre Poland (AllMusic) [20]

El mismo año Tangerine Dream editó tres bandas sonoras para películas: Risky Business,[84]

Selección representativa bastante buena de la música de la banda sonora de esta película (protagonizada por un destacado Tom Cruise), con canciones vibrantes de Tangerine Dream en cinco pistas equilibradas con una selección de figuras del rock, blues o funk como Bob Seger, Jeff Beck, Prince o [21]

El siguiente trabajo del grupo sería la banda sonora de la película, dirigida por Bobby Roth e interpretada por Peter Coyote y Nick Mancuso, Heartbreakers (1985).[85]

En algún momento Tangerine Dream descubrió una manera de producir partituras sin prestar demasiada atención como sucedió con esta partitura para una película menor. Hay algunos momentos agradables pero es básicamente Tangerine Dream siguiendo la fórmula.

Steven McDonald, sobre Heartbreakers (AllMusic) [22]

Su siguiente disco de estudio, Le Parc (1985),[88]​ También fue el último disco de estudio en que intervino Johannes Schmoelling que empezó su trayectoria en solitario y construyó su propio estudio de sonido en Berlín. Los presentes Edgar Froese y Christopher Franke contratarían como reemplazo, primero para las giras de conciertos y posteriormente como miembro a tiempo completo, a Paul Haslinger un músico austríaco con formación en música clásica y jazz.

Con composiciones más breves y un lenguaje cada vez más lírico de sonidos electrónicos Le Parc tiene más en común con el floreciente movimiento de la nueva era que con el trabajo anterior y sin gracia de Tangerine Dream. Las canciones son esencialmente postales musicales de grandes parques de todo el mundo aunque la atención se centra en el estado de ánimo generado por estos lugares en lugar de una traducción literal de sus cualidades geográficas. (...) La música de Tangerine Dream en los últimos años se orientó hacia arreglos más accesibles y melódicos por lo que, desde el punto de vista de trabajos como Phaedra o Stratosfear, la música en Le Parc podría verse como un considerable «embrutecimiento» de sus orígenes artísticos.

Dave Connolly, sobre Le Parc (AllMusic) [23]

En 1986 firmaron la banda sonora de la película de culto Legend[91]

La banda sonora de Tangerine Dream para la leyenda de Ridley Scott es un conjunto vagamente interesante de paisajes sonoros atmosféricos y electrónicos, pero no encaja del todo con el esplendor de su trabajo anterior. Además, la música se ve interrumpida por canciones pop mediocres de Bryan Ferry y [24]

Tras una gira por Europa su siguiente trabajo de estudio sería Underwater Sunlight (1986),[93]​ La primera parte del disco es una épica composición en dos partes dedicada a las ballenas, «Song Of The Whale», mientras que la segunda parte contiene cuatro canciones de un estilo más vinculado al pop electrónico.

Underwater Sunlight fue el primer álbum que [25]

Al año siguiente, ya en 1987, verían la luz tres nuevos álbumes: la banda sonora de la comedia adolescente Pánico A Las Tres, dirigida por Phil Joanou,[98]

Tyger muestra a Tangerine Dream poner música a la poesía de [26]

El siguiente disco fue la banda sonora de la película de terror, con pobres resultados de taquilla pero posterior título de culto,[102]

Tangerine Dream recibió su primera nominación al Grammy con este álbum. La música fue compuesta originalmente para una videocreación sobre el Gran Cañón publicado bajo el mismo título. El estilo es una combinación bastante ingeniosa del estilo progresivo del grupo y las inclinaciones comerciales actuales y, como tal, es el mejor álbum de Tangerine Dream de los últimos años.

Linda Kohanov, sobre Canyon Dreams (AllMusic) [27]

Para finalizar su contrato con Jive Records se publica un álbum en directo con grabaciones de sus conciertos entre 1986-1987, titulado Livemiles (1988).[104]

Ambas piezas son un poco largas y serpenteantes pero ofrecen suficientes elementos para que el álbum sea una compra que valga la pena para los entusiastas de Tangerine Dream.

Rodney Batdorf, sobre Livemiles (AllMusic) [28]

Esta etapa en la trayectoria de Tangerine Dream concluye con la marcha de Christopher Franke, después de casi dos décadas junto a Froese, oficiosamente por «diferencias» pero, en realidad, por el cansancio personal al ritmo de trabajo impuesto por Froese y por la negativa de este último de aceptar un parón en la actividad del grupo para descansar, reorganizar el grupo y proponer nuevos enfoques.[105]

La decisión final sobre mi partida llegó en el momento en que Edgar decidió hacer una gira de nuevo. Él me dijo: «No podemos hablar de esto privadamente». Y tuvimos que decir oficialmente si estaba dentro o fuera del grupo. Dije: «Está bien, estoy fuera». Pero debo decir que, para entonces, quería ser libre. Yo quería marcharme, disfrutar de un año sabático, luego ir a América y hacer las cosas a mi manera porque no vi ninguna mejora en el sistema de trabajo de Tangerine Dream.

Chris Franke, sobre su salida de Tangerine Dream (Electronic Dreams, 1994) [29]

Tras una breve estancia en España Chris Franke finalmente recala en Estados Unidos especializándose en la creación de música para películas y series de televisión como Babylon 5.[106]

Cuando tomé la decisión de realmente marcharme (Edgar Froese) se sorprendió. No estaba contento con eso al menos al principio. Él esperaba que yo fuera más práctico y no ser tan arriesgado. Al abandonar el grupo perdía la seguridad de unos ingresos y ese tipo de cosas. Edgar no calculó que mi deseo de mejorar la calidad de vida y la música dentro de Tangerine Dream era tan importante que me arriesgaría a volar en solitario. (...) Probablemente ya contaba con que volviera junto a él para proseguir con nuestro trabajo. Pero Tangerine Dream había cambiado tantas veces que sentí que no sería un desastre cambiar mi influencia dentro del grupo. Mi papel ya no era tan importante. Tangerine Dream podría ir en cualquier dirección. El nombre estaba consolidado. Había muchas personas que comprarían los álbumes por el nombre sin importar qué contenían.

Chris Franke, sobre su salida de Tangerine Dream (Electronic Dreams, 1994) [30]

La influencia de Franke durante su estancia en Tangerine Dream no sólo se resume a su trabajo en la elaboración de ritmos, una de sus señas históricas de identidad, sino en la capacidad de mantener frescas e innovadoras las propuestas musicales sin caer en los convencionalismos o en la repetición de patrones.[107]

Ahora ni Edgar ni yo lamentamos nada. Fue un proceso natural. Todo fue hablado y pensado. Fue una decisión adulta. No fue nada inesperado y definitivamente no fue una pelea. En algunos grupos hay una división porque hay una novia involucrada, o algo personal, o una pelea financiera, o lo que sea. Pero en este caso fueron dos personas, a las que les separan nueve años de edad, que evolucionaron y se separaron para encontrar su propio futuro por separado. Edgar ha encontrado su futuro. Yo también. Edgar y yo todavía nos vemos y nos ayudamos mutuamente. Quiero decir, ¡es muy aburrido porque no hubo algo espectacular o una gran razón!.

Chris Franke, sobre su salida de Tangerine Dream (Electronic Dreams, 1994) [31]

«Melrose Years» (1988-1990)

Peter Baumann, además de formar parte de la alineación considerada «clásica» de Tangerine Dream, fichó al grupo para su discográfica Private Music a finales de los años 80.

Tras la marcha de Christopher Franke y la finalización de su contrato con Jive Records Tangerine Dream empieza una nueva etapa con la publicación de su primer álbum en Private Music, sello discográfico del ex-integrante de la banda Peter Baumann. Esta etapa se caracteriza por la «americanización» de su estilo y su apuesta por planteamientos más convenciones y comerciales, además de reclutarse a nuevos músicos más jóvenes para seducir a una nueva generación de fans.[108]

Con su publicación inicial en Estados Unidos y posteriormente en Europa de Optical Race (1988),[109]​ en él le dan un rumbo diferente a la banda y dan por finalizada una época en su música. El disco consta de diez canciones, más breves, repleta de tecnología digital, ritmo y melodías más accesibles. Participó en su gira de presentación por Norteamérica el ingeniero de sonido Ralph Wadephul.

Optical Race es una de las publicaciones más accesibles de Tangerine Dream. Las melodías y los ganchos son tan fuertes como en cualquier producción del grupo, y se complementan con un sonido electrónico limpio. (...) Estilísticamente se extiende entre su anterior disco Underwater Sunlight y Tangram. (...) El corte que da título al álbum, con su insistente percusión electrónica, es lo más destacado.

Ross Boissoneau, sobre Optical Race (AllMusic) [32]

En 1989, de vuelta a Viena, Froese y Haslinger compusieron y publicaron la música para las películas Miracle Mile (1989)[115]

La película tiene un alto grado de tensión y Tangerine Dream da en el clavo utilizando ritmos duros de secuenciadores para mantener la tensión. Los oyentes encontrarán que esta es casi la composición de toda la música. Hay muy poca melodía dentro de las estructuras de la música. Pero a pesar de esta falta es muy adecuado y muy escuchable. Un par de pistas no secuenciadas también están en el álbum y rompen las partes de ritmos duros. Recomendado.

Matt Hargreaves, sobre Miracle Mile (AllMusic) [33]

En su siguiente disco de estudio, Lily On The Beach (1989),[117]​ Con 13 canciones y 55 minutos de duración en Lily on the Beach figuran algunas de las canciones más conocidas de la banda como Too Hot For My Chinchilla y Long Island Sunset que se utilizaron como música incidental en emisoras de radio y televisión.

Lily on the Beach solidifica su lugar en la música contemporánea, con un ligero retorno a más sonidos no sintetizados, de batería o guitarra. Aunque ocasionalmente recurren a un enfoque entrecortado o mecánico, la mayoría de las pistas son imaginativas y rítmicamente atractivas, ofreciendo una mezcla de piezas más lentas y melódicas con varios puntos que están directamente orientados al rock. Este es el tercer lanzamiento en Private Music de este grupo alemán y parecen estar contentos y asentados ya que este sello prestigioso lleva su sonido hacia los años 90.

AllMusic, sobre Lily On The Beach [34]

1990 comenzó con la publicación de otra banda sonora para Dead Solid Perfect,[118]​ una producción de HBO para televisión, dirigida por Bobby Roth y protagonizada por Randy Quaid. Basada en la novela de Dan Jenkins centra su atención en un jugador de golf profesional durante la PGA Tour.

Es un placer escuchar la música. Sin los esfuerzos de Silva Screen es muy probable que esta música nunca se hubiera publicado. Solo se habría escuchado a través de la televisión donde quedaba enterrada en la banda sonora. Este CD tiene 22 pistas y su tiempo total es de alrededor de 36 minutos.

Matt Hargreaves, sobre Dead Solid Perfect (AllMusic) [35]
Linda Spa una de las artistas que más tiempo ha participado en Tangerine Dream (entre 1990 y 1997 y de 2005 a 2014)

Froese continuó buscando un saxofonista y flautista fijo para la formación. Varios amigos de Viena le recomendaron a Linda Spa quien participó por primera vez en un concierto de Tangerine Dream el 20 de febrero en Alemania y se convirtió en una de las integrantes con más experiencia en la formación. Poco después también comenzó a participar en vivo el hijo de Edgar Froese, Jerome Froese, quien también se convertiría en un miembro estable de la banda. El primer disco con esta nueva formación sería Melrose.[119]​ Tras su edición Paul Haslinger abandona Tangerine Dream, se muda a Los Ángeles, y empieza a componer bandas sonoras para series de televisión.

Podrías pensar que la banda (compuesta por el guitarrista - teclista Edgar Froese, su hijo Jerome Froese, y el teclista Paul Haslinger) elegirían descansar en sus muchos laureles después de tantos años, pero Melrose es tan intensa como puede ser la música creada con sintetizador, recogiendo el testigo donde lo dejó su disco anterior Lily on the Beach. (...) Sonidos inteligentes de intérpretes y productores magistrales.

Jonathan Widran, sobre Melrose (AllMusic) [36]

En 1991 el grupo continuó componiendo bandas sonoras como The Man Inside.[121]​ con música de Tangerine Dream y voz de Kathleen Turner. Para finalizar el contrato con el sello de Peter Baumann se publica un recopilatorio llamado The Private Music of Tangerine Dream (1992) que sintetiza las composiciones más conocidas del periodo.

«Seattle Years» (1991-1995)

Una nueva etapa comienza con la firma de un nuevo contrato con la discográfica Miramar. Rockoon (1992)[126]

Rockoon mezcla la electrónica, de la Escuela de Berlín, con texturas de rock & roll. Es rítmico pero no tecno. Hay secuencias pesadas y algunos pasajes atmosféricos excelentes. Pero la excelencia no dura.

Jim Brenholts, sobre Rockoon (AllMusic) [37]

En 1993 se publica el disco en directo, el primero en cinco años, 220 Volt Live[128]

A principios de los años 90 el guitarrista / teclista fundador Edgar Froese había renovado la formación del grupo increíblemente prolífico y trajo a su hijo, el guitarrista / teclista Jerome Froese, a bordo como su compañero musical y prosiguió una orientación más rockera. El guitarrista Zlatko Perica y la saxofonista / teclista Linda Spa se unieron como miembros de gira y su trabajo es una parte vital del sonido de 220 Volt Live. La sensación general hipnótica de la música se ve reforzada por las pistas rítmicas energéticas, los largos solos de guitarra de Perica, Edgar Froese y Jerome Froese (a menudo rayando el hard rock y el [38]

En 1994 se publica Turn of the Tides,[124]​ El mismo año Virgin publicó un estuche de cinco CD, titulado Tangents 1973-1983, que en los cuatro primeros mezcla y resume los años de la década Virgin.

El disco se abre con una hermosa sinopsis de Cuadros de una exposición de Músorgski que es una de las canciones más intesas de Tangerine Dream en toda su carrera. Los samplers son oportunos y la disposición perfecta. (...) Tangerine Dream desarrolla imágenes en la banda sonora de esta película que no existe. Este es un gran CD. Apelará a los fanáticos de Ron Boots, Ian Boddy, Klaus Schulze y [39]

Tyranny of Beauty (1995),[131]

Tyranny of Beauty es uno de los mejores CD de Tangerine Dream de principios y mediados de los 90. Eso no dice mucho. Los álbumes del grupo de ese período, e incluso de finales de los 80, son relativamente débiles. Y, para estar seguro, este disco tiene sus debilidades. Sin embargo, están eclipsados por sus puntos fuertes y el disco gana grandes elogios. (...) Las atmósferas se complementan entre sí y crean un gran paisaje sonoro. La pista más destacable es Stratosfear 1995 un rediseño del estándar de su época en Virgin Records. Este CD es un regreso a lo básico con pulido y tacto. Es esencialmente Escuela de Berlín.

Jim Brenholts, sobre Tyranny Of Beauty (AllMusic) [40]

El disco The Dream Mixes (1995),[135]​ Meses más tarde el grupo fundaría su propio sello discográfico dando lugar a una extensa etapa de autoproducciones.

«Millenium Years» (1996-2014)

Tangerine Dream en 2007

Aunque durante su trayectoria firmaron contratos con las discográficas Ohr, Virgin Records, Jive Records, Private Music, Miramar Records y Castle Communications Tangerine Dream dio el salto a la autoproducción con la creación de sus propios sellos discográficos: Tangerine Dream International TDI (para sus grabaciones entre 1996 y 2005)[137]

Esta etapa se caraceriza por la publicación de discos de estudio, la edición de grabaciones en vivo, la regrabación de discos icónicos del grupo y, especialmente, la agrupación de las ediciones de discos en series temáticas: The Dream Mixes (remezclas de canciones destinadas a los clubs de música electrónica, entre 1995 y 2010), The Divine Comedy series (inspirada en La Divina Comedia de Dante, entre 2002-2006), The Five Atomic Seasons (dedicada a los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, años 2007-2010) o Eastgate Sonic Poems (durante los años 2011-2013, basada en la obra literaria de escritores como Edgar Allan Poe o Franz Kafka). Las grabaciones correspondientes a esta etapa son más complicadas de encontrar en tiendas físicas y se adquieren principalmente a través de venta online y plataformas de internet.

Etapa TDI (Tangerine Dream International)

La primera referencia autoeditada fue la banda sonora de Zoning (1996)[139]

Más tarde aparecería un estuche de cinco CD con un libreto de 98 páginas titulado The Dream Roots Collection[140]​ bajo el sello Castle Comunications. Nuevamente la fórmula elegida es que los discos 1-4 son recopilatorios, remezclas y regrabaciones de canciones de las etapas anteriores de Tangerine Dream mientras que el disco 5 contiene temas inéditos compuestos entre los años 1985-1986 por Edgar Froese y Christopher Franke tras la salida de Johannes Schmoelling.

Durante su tour europeo el grupo publicó un EP de edición limitada de 2000 copias llamado Sheperds Bush.[141]​ Contiene los temas Thief Yang y Tangram Seal y una versión del tema de The Beatles Eleanor Rigby, aunque hacía ya tiempo que el grupo tocaba en directo versiones de temas clásicos del rock y el pop.

1997

Fue un año especialmente prolífico en la carrera de la banda. Tangerine Dream inició una larga gira por Europa que les volvería a llevar de nuevo a su Alemania natal tras susperar sus discrepancias con promotores locales. Tocaron en directo en Berlín, Bonn, Hanóver, Hamburgo, Fráncfort del Meno y otras ciudades. El percusionista Emil Hachield participó en los conciertos. Partiendo de la grabación hecha en la segunda parte de dicha gira en la ciudad polaca de Zabrze se editó el directo Tournado: Live in Europe.[142]

La evidencia de que Tangerine Dream había entrado en una nueva fase en los años 90: una gira en vivo que en realidad mostraba canciones de su catálogo en ese momento. (...) El sonido y los detalles sonoros suelen ser sobresalientes y, en muchos casos, estas versiones en vivo tienen más energía y presencia que las originales. Lejos de la atmósfera meditativa que uno encontraría en un concierto al comienzo de su carrera Tournado casi desafía al oyente a quedarse quieto mezclando melodías energizantes con contagiosos ritmos de club. (...) Si los oyentes no han comprado nada de su trabajo de los años 90 este podría ser el mejor lugar para comenzar. A juzgar por la música en este disco Tangerine Dream ofrece un gran espectáculo.

Dave Connolly, sobre Tournado: Live In Europe (AllMusic) [41]

El mismo año ve la luz TimeSquare: Dream Mixes II.[143]​ Segundo álbum de la serie de remezclas The Dream Mixes, impulsada por Jerome Froese, en esta ocasión solamente dos de las siete canciones que lo conforman son remezclas de canciones anteriores y el resto son temas nuevos en clave música dance y de estilo techno.

También se publicaron dos bandas sonoras: Oasis,[147]​ dirigida por Michael Mann en 1983.

Finalmente salió a la venta el álbum de estudio Ambient Monkeys.[148]​ Además de composiciones nuevas del grupo, y extractos de piezas clásicas de Bach, Mozart y Haendel, incorpora diversos sonidos y ruidos tomados en la selva: monos, pájaros o locomotoras. El material de Ambient Monkeys mezcla el sonido ambiental característico de la banda con ritmos de discoteca cercanos al Jungle o al drum and bass.

Ambient Monkeys comenzó su vida como música incidental para ser escuchada antes de los conciertos de la gira europea de Tangerine Dream en 1997. (...) El nombre del álbum es acertado ya que las composiciones se desvanecen sobre un lecho constante de efectos de sonido (...). También es ambiental, en el sentido de [42]

1998

Dos discos en vivo fueron editados en 1998: Dream Encores,[151]​ grabado durante un concierto que ofrecieron en Londres en 1997.

Además se publican dos discos de estudios, The Hollywood Years I[153]​ en los que sólo participan en su composición y ejecución Edgar y Jerome Froese.

Finalmente se publica la banda sonora del documental Transsiberia: The Russian Express Railway Experience[154]​ dedicado al tren homónimo que atraviesa Rusia de este a oeste

Este es un gran álbum. Las imágenes son claras y vívidas. La influencia del ritmo crea la sensación de estar en un tren y los paisajes sonoros son apropiadamente fríos y distantes. Los oyentes atentos sentirán el aislamiento de [43]

1999

En 1999 Tangerine Dream editó un nuevo disco en vivo, Sohoman,[156]

También se publicó la banda sonora de una película documental, What A Blast - Architecture In Motion,[157]​ inspirada por la arquitectura contemporánea.

La película trata del colapso de las construcciones y el poder de las explosiones y las [44]

La última referencia del año es el disco de estudio Mars Polaris - Deep Space Highway To Red Rocks Pavilion.[158]​ Es un disco de música electrónica, firmado entre Edgar y Jerome Froese, grabado entre Viena y California. Se presentó en el Klangart Festival en Osnabrück y temáticamente está inspirado por la misión espacial de la NASA Mars Polar Lander.

Tangerine Dream debutó en la música el mismo año en que el hombre llegó a la Luna. 30 años después Edgar Froese y compañía decidieron dedicar una grabación al siguiente paso: el eventual aterrizaje de un hombre en Marte. El resultado, Mars Polaris, es lo que suena como una representación sorprendentemente precisa de la visita no tripulada del [45]

2000

En el año 2000 se publicaron cuatro discos de Tangerine Dream: un álbum en vivo, una compilación, una banda sonora y un nuevo disco de estudio. Soundmill Navigator: Live at the Philharmonic, 1976[159]​ es un álbum en vivo, que consta de un único tema remasterizado, grabado en Berlín en 1976 con la alineación considerada más influyente del grupo en toda su trayectoria: Froese, Franke y Baumann.

En los años 70 y principios de los 80 (...) en la mayoría de sus conciertos presentaban material completamente nuevo y rara vez realizaban la música de sus lanzamientos de estudio en concierto. Soundmill Navigator: Live at the Philharmonic, 1976 es un clásico concierto de Tangerine Dream de esta etapa. El conjunto es una pieza completamente improvisada. Edgar Froese, Christopher Franke y Peter Baumann realizaron esta obra maestra ambient con equipos analógicos. (...) Es electrónica esencial.

Jim Brenholts, sobre Soundmill Navigator: Live at the Philharmonic, 1976 (AllMusic) [46]

Antique Dreams[160]​ es una recopilación de diferentes grabaciones en vivo, remezcladas y regrabadas, registradas entre los años 1971 y 1988.

Great Wall Of China[161]​ es la banda sonora del documental homónimo dedicado a la Gran Muralla China.

El aspecto más importante de una banda sonora de este legendario conjunto (...) es que no necesitas las imágenes para apreciar plenamente la música. Tangerine Dream ha tenido éxito con películas de éxito como Risky Business y con interesantes documentales como este que presenta una mezcla de misterio, inquietante melancolía y vibrantes energías de percusión a cada escena dependiendo de la necesidad del ambiente. (...) Todo es muy interesante y divertido si ya te gusta Tangerine Dream. Pero si eliges este álbum pensando que la música debe ser tan exótica como la portada es posible que te sientas un poco molesto.

Jonathan Widran, sobre The Great Wall of China (AllMusic) [47]

The Seven Letters from Tibet,[164]

Esta grabación profundamente atmosférica es sombría y respetuosa sin cruzar al lado oscuro. Las atmósferas son densas y brumosas y las imágenes son vívidas y claras. Edgar Froese y Jerome Froese están poniendo estas paradojas para que los oyentes se interpreten a sí mismos. Es una magnífica experiencia de meditación y música electrónica esencial.

Jim Brenholts, sobre The Seven Letters From Tibet (AllMusic) [48]

2001

El 24 de abril de 2001[167]

Es una mezcla más versátil que nunca que presenta no solo canciones recientes sino también clásicos, más una sorpresa u otra, a las que se les ha dado estilo de «club». En lugar de simplemente agregar nuevos ritmos o capas las composiciones originales se han utilizado como punto de partida para la creatividad al crear algo nuevo en lugar de una variación de lo antiguo.

Tangerine Dream, sobre DM3 The Past Hundred Moons[49]

2002

En 2002 el grupo comenzó una serie de grabaciones inspiradas en la obra de Dante Alighieri La Divina Comedia.[172]​ Además de Edgar y Jerome Froese participaron a las voces Babs Gonzales y Jayney Klimek o la Orquesta Sinfónica de Brandenburgo.

Los participantes proporcionan una enriquecedora mezcla de música rock art, electrónica, clásica y [50]

También se realizó una regrabación en estudio de los tres álbumes editados en sus años de Private Music. Editado como un triple álbum, bajo el nombre The Melrose Years,[173]​ además de los discos originales (Optical Race, Lily on the Beach y Melrose) se incluyeron tres canciones adicionales: «Ivory Town», incorrectamente titulada «Ruling The Waves», Pearl River» y «The Back Of Beyond» descartadas originalmente. The Melrose Years se trató de una serie limitada de 1.000 ejemplares numerados de las que las primeras 300 copias estaban firmadas por los miembros de la banda.

2003

El año comenzó con la cuarta, y penúltima, referencia de la serie Dream Mixes: DM 4 - Dream Mixes IV.[174]

También vio la luz la banda sonora del documental Mota Atma,[176]

Mota Atma (...) continúa en la tradición del mejor trabajo en bandas sonoras de Tangerine Dream. Con ritmos de conducción, bandas de Mobius de percusión secuenciada y melodías sintetizadoras conmovedoras, el ambiente general es triunfal y optimista. (...) El tema más interesante aquí es Snow on Angels Feather una de las canciones más suaves y conmovedoras del repertorio de Tangerine Dream. Que todavía sean capaces de sorpresas como ésta es una señal esperanzadora de que Tangerine Dream no está en peligro de perder su ventaja.

AllMusic, sobre Mota Atma[51]

2004

El aspecto más reseñable de este año es que comenzaron dos nuevas series de publicaciones, denominadas Vault y Bootmoon, que rescataban conciertos en vivo de la banda. Configurados a raíz de grabaciones de carácter semi profesional, la calidad del sonido se resiente respecto a los estándares del grupo. Pero son un testimonio de los conciertos que el grupo ofrecía entre los años 1977 y 1992.

La serie Vault incluye dos conciertos grabados en 1986 que, posteriormente, se comercializaron de manera conjunta[179]

La publicación de Rockface en 2003,[189]

La calidad del sonido deja cosas que desear en diferentes lugares de la grabación pero como este conjunto (como los otros de esta serie) se ensambló a partir de cintas de aficionados, eso no es sorprendente. Aun así (...) te espera una agradable sorpresa.

Chris Nickson, sobre The Bootmoon Series: Aachen 1981 (AllMusic) [52]
El músico Thorsen Quaeschning se incorporó a Tangerine Dream en 2005

2005

En 2005 se editaron cuatro álbumes de Tangerine Dream tres de ellos en bajo el sello TDI y uno en el nuevo sello Eastgate. Rocking Mars[190]​ es un álbum en vivo grabado durante un concierto en Osnabruck y destaca por ser el primer disco en el que figura Thorsten Quaeschning en los títulos de crédito como responsable de la masterización.

Kyoto[191]​ un álbum inspirado en la temática japonesa y basado en cintas de carácter electrónico y ambiental grabadas en 1983 por Edgar Froese y Johannes Schmoelling.

Jeanne d'Arc,[192]​ última referencia del año, es una aproximación a la vida de la heroína francesa Juana de Arco.

Etapa Eastgate

Phaedra 2005,[198]​ pero básicamente su actividad se ha dedicado a la difusión de las grabaciones del grupo.

2006

2006 supone la culminación de la serie inspirada en La Divina Comedia de Dante con la edición de Paradiso[199]​: un monumental disco doble de 143 minutos de duración con la participación de la Orquesta Sinfónica de Brandenburgo.

Este último álbum en vivo registra una actuación en vivo increíble de la épica de Tangerine Dream, Paradiso (basada en el poema homónimo de Dante). El grupo aparece aquí con la Orquesta Sinfónica de Brandenburgo, así como vocalistas invitados, en el Teatro Hans-Otto en [53]

También ve la luz el álbum Blue Dawn,[200]​ integrado por canciones compuestas y grabadas por Edgar Froese y Ralf Wadephul en 1988, durante una gira realizada en Estados Unidos, masterizadas en 2005. No es la primera vez en la historia del grupo que se completan bocetos y esquemas de canciones años después de su composición para posteriormente ver la luz como álbum de estudio.

"Después de muchos años recibí una llamada de Edgar preguntándome si estaría interesado en colaborar nuevamente en un proyecto de estudio sobre los bocetos sin concluir compuestos durante la gira de 1988 realizada en los Estados Unidos."

Ralf Wadephul [54]

Tangerine Dream Plays Tangerine Dream[201]​ es un curioso álbum interpretado por músicos que formaron parte de Tangerine Dream pero abandonaron la formación, como Paul Haslinger o Johannes Schmoelling, y por músicos que formaban parte del grupo o de las giras como Linda Spa o Thorsten Quaeschning. Muestra diferentes re-interpretaciones de canciones emblemáticas de la banda.

2007

Madcap's Flaming Duty (2007)[202]​ es uno de los pocos discos vocales de la trayectoria del grupo y cuenta con un cantante titular: Chris Hausl. Editado por la discográfica Voiceprint en Reino Unido, el disco es un tributo a Syd Barrett, líder de Pink Floyd fallecido en 2006, e incluye composiciones de Edgar Froese, Thorsten Quaeschning e incluso una canción tradicional irlandesa: Lake of Pontchartrain. Instrumentos típicos del folclore irlandés y la música celta, y poco habituales en su sonido, como el bouzouki, el bodhrán o la gaita fueron incluidos en la grabación, junto a la guitarra acústica, la guitarra dobro o la armónica.

El difunto Syd Barrett aún inspira reverencia y admiración tanto a fanáticos como a ex compañeros de profesión. Este álbum (...) celebra al hombre y al genio loco en un conjunto de canciones silenciosamente regias que toman prestadas sus letras de la poesía clásica inglesa y estadounidense. Escuchar una oda de [55]

Los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki de 1945 -en la foto el edificio memorial de Hiroshima- fueron la base de la serie «Five Atomic Seasons»: cinco álbumes de encargo compuestos por Edgar Froese.

También este año comienza la serie de discos «Five Atomic Seasons» con la edición de Springtime in Nagasaki[208]​ El empresario que realizó el encargo, identificado como Mr. H. T. en los libretos, había estudiado en su juventud en ambas ciudades y solicitó su contratación indicando algunas pautas a la banda: los álbumes debían tener una duración de 54 minutos, los dos primeros debían dedicarse a Nagasaki, los dos siguientes a Hiroshima y el último a la vida transcurrida después. De este modo los dos primeros álbumes evocan la vida cotidiana en una ciudad japonesa los meses antes del bombardeo, los dos siguientes recogen como un espejo musical los acontecimientos inmediatamente posteriores en Hiroshima y el último cierra el ciclo evoca la que en el libreto se denomina «estación interminable».

Los fanáticos de Tangerine Dream ya están aclamando a [56]

2008

Este año la actividad del grupo produce dos álbumes de estudio (Purple Diluvial y Views From a Red Train), una compilación (The Anthology Decades) y dos regrabaciones de álbumes icónicos de la trayectoria del grupo (Tangram 2008 e Hyperborea 2008).

Purple Diluvial[209]​ es un álbum de estudio, el segundo de la serie denominada por la discográfica «cupdisc», integrado por tres canciones de larga duración. Dos de ellas están compuestas e interpretadas por Thorsten Quaeschning siendo una de ellas el tema que titula al álbum, con casi 20 minutos de duración, que remite al estilo de composiciones habituales en la trayectoria de Tangerine Dream en los años 70.

Views From a Red Train[211]

Hyperborea 2008[213]​ son versiones regrabadas y reeditadas, con arreglos y sonidos adicionales, de los álbumes homónimos publicados a comienzos de los años 80.

Este es otro remake de Tangerine Dream. Y otra publicación dudosa. El álbum original fue una obra maestra. Uno de sus mejores discos. En esta nueva edición se ha dividido en siete pistas, mientras que el original presentaba una canción en dos partes. Huelga decir que el conjunto suena mucho más optimista y orientado al baile que el hermoso original mucho más espacial. (...) A esta altura de su carrera no entiendo lo que la banda está tratando de alcanzar con esta publicación. ¿Ventas? No creo que hayan engañado a millones de fans con esto. ¿Innovación? ¡Qué me estás contando!.

ZowieZiggy, sobre Tangram 2008 (ProgArchives, 2009-12-22) [57]

2009

Comienza con la edición del concierto en vivo The London Eye Concert.[216]​ Los músicos principales que participaron fueron Edgar Froese, Throsen Quaeschning, Linda Spa, Iris Camaa y Bernard Beibl.

La mezcla de los paisajes sonoros de Londres y Tangerine Dream son tan únicos como el resultado de una película. (...) Un caleidoscopio que comienza con el nuevo título «Trauma» (Autumm In Hiroshima) y termina con la impresionante interpretación en vivo del clásico «Cloudburst Flight».

The Movie Database [58]

Flame[217]​ es un álbum de estudio, de edición limitada, que incluye 8 canciones una de las cuales es «Ride On The Ray» (Atlantic Ocean Version) compuesta originalmente por Edgar Froese y Christopher Franke.

Chandra: The Phantom Ferry - Part I[221]

Aparentemente esta serie es un tipo de trabajo conceptual completamente compuesto e interpretado por Edgar Froese. El folleto presenta una historia de Froese basada en un manuscrito encontrado en 1977 en un campamento militar en Groenlandia.

Voices In The Net [59]

2010

Con la edición de DM V - Dream Mixes V[223]

En realidad el trabajo en este álbum comenzó hace 1 año y medio cuando estaba en busca de un sonido diferente a Guitartronica. Solo por diversión, como en 1995, creé algunos demos con pistas para un lanzamiento de Dream Mixes, aunque pueda parecer absurdo, porque hacía tres años que no había trabajado con Tangerine Dream. Pero mientras experimentaba me percaté que era algo divertido de hacer. Cuando salió D M 4 en 2004, pensé: «Este es el mejor y, por lo tanto, el último lanzamiento de la serie» porque todo fue muy bien musicalmente. (...) En el verano de 2009 me reuní con Edgar en Austria y le puse partes de esta extravagancia con el resultado de que, unos meses más tarde y un poco más pulido el material, hemos decidido difundir esta música a un público más amplio.

Jerome Froese, sobre DM V (Voices In The Net) [60]

Under Cover - Chapter One, posteriormente renombrado Under Cover,[224]​ es uno de los álbumes más peculiares de la trayectoria de Tangerine Dream. Su proceso de grabación transcurrió entre los años 2008 y 2010. Se trata de un disco de versiones que adapta al estilo musical del grupo éxitos de artistas pop-rock como R.E.M.Everybody Hurts»), Depeche ModePrecious»), David BowieHeroes»), EaglesHotel California»), Kraftwerk («The Model») o AlphavilleForever Young»), seleccionados por los propios integrantes. Chris Hausl repite como vocalista principal y se considera que la base para la elaboración del disco fue una broma, que derivó en una apuesta, del promotor norteamericano de la banda retándoles a hacer un disco de versiones del American Top 40.

Hubo una apuesta entre el promotor americano de Tangerine Dream y la banda en un pequeño restaurante de sushi en Los Ángeles durante la presentación de Tangerine Dream en la Costa Oeste durante 2008. El promotor bromeó preguntando cómo sonaría Tangerine Dream si decidieran grabar canciones del American Top 40. Después de una gran carcajada todos pensaron en el proyecto «imposible». Qué idea más surrealista si Tangerine Dream pudiera realizar una versión más moderna de canciones que mucha gente conoce, ama y que pudieran elegirlas como su propia banda sonora. «Si lo hacéis, tengo una buena oferta, si falláis, todos deben recorrer la distancia Los Ángeles - Las Vegas en [61]

Finalmente se publican dos álbumes en vivo: Zeitgeist Concert[228]

2011

Este año fue especialmente prolífico para el grupo. Comienza la publicación de una nueva serie, denominada «Eastgate's Sonic Poems Series», en la que tomando como base obras clásicas de la literatura universal de autores literarios de relevancia internacional hacen álbumes instrumentales electrónicos. La serie consta de cuatro álbumes: The Island Of The Fay, The Angel From The West Window, Finnegans Wake (todos ellos publicados en 2011) y The Castle (2013).

Hoshiko Yamane se incorporó a Tangerine Dream en 2011

The Island Of The Fay,[230]​ Cinco de las composiciones fueron escritas por Froese y las tres restantes por Queschning. Sus intérpretes fueron el habitual en las giras: Froese, Quaeschning, Linda Spa, Iris Camaa y Bernhard Beibl, a las que se añadió como nuevo integrante la violinista Hoshiko Yamane en la que sería su debut en el grupo.

The Island of the Fay está lejos de ser un considerado un clásico pero se destaca como uno de los mejores álbumes de Tangerine Dream del período tardío. (...) Realmente se siente como la banda sonora de una película nunca filmada. No te encontrarás tarareando ninguna de las diferentes melodías, pero cada una es bastante evocadora. Es la música ideal para leer o reflexionar. Como era de esperar se siente muy similar a las numerosas bandas sonoras de Tangerine Dream pero, en realidad, hace un mejor trabajo al mantener el interés del oyente como un trabajo independiente. Que es más de lo que se puede decir de muchos álbumes de Tangerine Dream del siglo XXI, particularmente el ambicioso, pero demasiado largo y monumentalmente aburrido Dante Trilogy.

David Seigler, sobre Edgar Allan Poe's The Island Of The Fay (AllMusic) [62]

The Angel From The West Window,[231]​ segunda de las referencias de «Eastgate's Sonic Poems Series», es una adaptación instrumental de la última novela homónima escrita por el austríaco Gustav Meyrink en 1927. Consta de nueve canciones, seis escritas por Froese y tres por Quaeschning.

El Ángel de la Ventana de Occidente es una novela escrita en 1927 por Gustav Meyrink impregnada de imágenes alquímicas, herméticas, ocultas y místicas e ideas que entrelazan la vida del Dr. John Dee con la del Barón Mueller, un ficticio descendiente moderno. Altamente complejo, a menudo confuso, pero también altamente atmosférico, El Ángel de la Ventana de Occidente podría describirse como un [63]

La novela Finnegans Wake de James Joyce fue adaptada musicalmente por el grupo en 2011.

Finnegans Wake,[232]​ tercera referencia de «Eastgate's Sonic Poems Series», es un álbum coescrito por Froese y Queschning dedicado a la novela cómica experimental homónima escrita por el irlandés James Joyce en un periodo de 17 años.

Entonces ¿qué tiene que ver la música con todos los hechos sobre el trabajo de Joyce antes mencionados?. Creo que mucho, debido a su naturaleza abstracta, por el hecho de que la música siempre combina todos los idiomas de nuestro planeta. No hay nada que explicar. No hay nada por lo que deba discutirse. Nada que deba ocultarse. Es como un cuenco de sonidos en el medio de una mesa: puedes coger algunas frutos o alejarte y mudarte a otros lugares.

Edgar Froese, sobre Finnegans Wake (Voices In The Net) [64]

También se publicaron dos álbumes más en vivo: Knights Of Asheville - Tangerine Dream Live At The Moogfest In Asheville 2011[235]

Pioneros de la música electrónica secuenciada y la integración de bandas sonoras y cultura basadas en la música rock, los alemanes Tangerine Dream son uno de los nombres más importantes de la música electrónica desde hace décadas. En The Gate of Saturn, concierto en vivo de casi tres horas, el grupo incluye una gran variedad de temas de su masiva discografía, incluyeno aspectos de su trabajo con música de bandas sonoras y rock progresivo, algunas pistas de estilo new age y ambient como en Ayumi's Butterflies e incluso Krautrock en Dolphin Dance.

Fred Thomas, sobre The Gate Of Saturn (AllMusic) [65]

Finalmente cabe destacar la publicación de dos álbumes más de la serie denominada «cupdisc», álbumes de menor duración, precio más económico y ediciones limitadas con la intención de convertirse en objetos de coleccionismo: The Gate Of Saturn, cuarta referencia,[237]​ la quinta referencia de la serie, es un álbum conceptual inspirado por el cuadro La Gioconda de Leonardo Da Vinci compuesto e interpretado íntegramente por Edgar Froese a excepción de una canción «Phantoms And Oracles» que cuenta con la guitarra de Zlatko Perika.

2012

Machu Picchu,[239]

En 2012 el grupo se embargó en la gira denominada The Electric Mandarine Tour que les llevaría por Europa, Canadá y Estados Unidos. A raiz de los conciertos se publicaron dos triples álbumes en vivo que también tuvieron versiones en DVD: Live In Budapest At Béla Bartók National Concert Hall[241]​ incluye el concierto ofrecido en Berlín el 10 de mayo de 2012.

Tangerine Dream comenzó su carrera en esta ciudad (Berlín) hace unos 45 años (...) así que el álbum evidencia la reacción de los aficionados alemanes ante una de las pocas bandas que sobrevivieron a todos los pros y contras durante más de cuatro décadas y media.

Voices In The Net, sobre Live At Admiralspalast Berlin [66]

2013

Durante 2013 el grupo publicó tres referencias: Cruise To Destiny,[244]

Cruise To Destiny es una compilación que recoge las canciones preparadas por Tangerine Dream para el evento «Cruise To The Edge». Se trataba de un concierto que se realizó a bordo de un crucero en el Caribe el 26 de marzo de 2013[246]

Dos obras del escritor checo Franz Kafka han sido musicalizadas por Tangerine Dream: The Castle (2013) y Josephine The Mouse Singer (2014).

The Castle es la cuarta y última referencia de la serie «Eastgate's Sonic Poem». Se trata de la versión musical inspirada en la novela El Castillo del escritor austrohúngaro Franz Kafka que narra la alienación, la burocracia, y la frustración, aparentemente interminable, de un hombre por incorporarse al sistema.[247]

Aunque Kafka no pudo terminar su último trabajo, The Castle, no lo necesitó. El dijo todo lo que necesitaba decir. Es imposible transformar The Castle en música. Es por eso que no será más que un intento incompleto y abortivo. Si fallamos entonces al menos vale la pena aplaudir.

Edgar Froese, sobre The Castle (Voices In The Net) [67]

Starmus: Sonic Universe es un álbum doble grabado en el Palacio de Congresos Magma de Tenerife durante la celebración del Festival Starmus en junio de 2011. Se trata de un concierto en el participó, en la composición y en la interpretación de algunas canciones, el guitarrista de Queen Brian May.[248]

2014

Una edición limitada de 2.000 copias de The Cinematographic Score GTA 5[249]​ es publicada a comienzos de 2014. Se trata de la banda sonora para el videojuego Grand Theft Auto V, al que otros artistas como Woody Jackson, Alchemist y Oh No también aportaron composiciones.

Junto con diferentes colegas dentro de Tangerine Dream trabajé durante unos dieciséis años. Eso fue muy excitante, me obligó a estar muy abierto de mente pero también fue terrible. Después de dieciséis años comencé a hacer una pausa. Pero fui contactado por Rockstar en Nueva York. Fui al jefe y le dije «Odio los videojuegos, nunca hice uno» y rechacé ofertas enormes. Al hablar con él descubrí cuál era la filosofía: trabajar en contra del sistema. Es un juego social. Mucha gente no entendía la filosofía del juego. Dije «¿Qué quieres hacer, explotar el sistema?». Él dijo «Sí». Entonces dije «Estoy preparado».

Edgar Froese, sobre su participación en Grand Theft Auto V [68]

Sorcerer 2014[250]​ es una regrabación, con nuevos arreglos, instrumentación y sonidos y duración ampliada, de la banda sonora de la película homónima dirigida por William Friedkin a la que Tangerine Dream compuso en 1976.

Escuché por primera vez a Tangerine Dream mientras estaba en Munich para la premiere de El Exorcista. Si los hubiera escuchado antes les habría pedido que realizaran la banda sonora de esa película. Un año después nos encontramos en París. Les conté la historia de la película y les di un guión. Me llevó más de dos años hacer Sorcerer. Un día, en medio de un bosque primitivo en la [69]

Finalmente se publicó el triple álbum en vivo Phaedra Farewell Tour 2014 (The Concerts)[252]

Coincidiendo con la gira ve la luz la séptima referencia de los denominados «cupdisc», álbumes de menor duración y menos canciones, Josephine The Mouse Singer. Se trata de un álbum inspirado por el último relato breve escrito por Franz Kafka que se comercializaba en los stands de las salas de conciertos de la gira aunque posteriormente se publicó una edición en álbum digital. En este álbum se incluye una versión de la la composición de música clásica «La Follia» de Arcangelo Corelli.[253]

Ulrich Schnauss se incorporó a Tangerine Dream en 2014 antes del fallecimiento de Edgar Froese

«Quantum Years» (2014-actualidad)

En 2014, antes de la gira de conciertos que el grupo realizó en Australia, el grupo se reorganizó con la incorporación de Ulrich Schnauss y la salida de miembros de largo recorrido como Linda Spa (1991-1996 y 2005-2014) e Iris Camaa (2001-2014).[256]

Durante los conciertos australianos de Tangerine Dream a mediados de noviembre comenzamos a enviar el primer trabajo de la nueva formación integrada por Edgar Froese, Ulrich Schnauss, Thorsten Quaeschning y Hoshiko Yamane. Es el formato de un denominado Cupdisc de casi 55 minutos y el primer producto de la serie «The Quantum Years» que comenzó el 16 de noviembre de 2014 con el concierto del MMW Festival en Melbourne. Este cupdisc se llama Mala Kunia: el nombre de dos tribus aborígenes, según la mitología, que vivieron hace siglos en Uluru, también conocida como Ayers Rock. La tribu Mala vivía en el lado soleado y la tribu Kunia en el lado sombreado.

Tangerine Dream, sobre Mala Kunia (Voices In The Net) [70]

También en 2014 esta nueva formación de Tangerine Dream y el músico francés Jean-Michel Jarre colaboraron en una canción destinada al disco del músico francés Electronica 1: The Time Machine en la que resultó ser una de las últimas colaboraciones de Edgar Froese en vida.[258]​ publicado en una edición limitada de 1.000 copias de vinilo el 30 de junio de 2015, se convirtió en un homenaje póstumo a Froese a quien se le dedica en la publicación.

Absolutamente tenía en mente a Tangerine Dream cuando compuse la canción «Zero Gravity» y la primera maqueta. Obviamente Tangerine Dream tenían que formar parte de este proyecto. Este proyecto abarca décadas de la historia de la música electrónica y ambos comenzamos más o menos a la vez. (...) Tangerine Dream es totalmente atemporal y lo que podemos observar en «Zero Gravity» es que la aproximación a la música electrónica de Tangerine Dream es atemporal.

Jean Michel Jarre, sobre Tangerine Dream (YouTube) [71]
La formación actual de Tangerine Dream en una imagen de 2018: Thorsten Quaeschning, Hoshiko Yamane y Ulrich Schnauss (de izda. a dcha.)

2015

El 20 de enero de 2015 Edgar Froese falleció de forma inesperada,[261]

Creemos que debemos una explicación de por qué hemos decidido continuar trabajando juntos a pesar de la dolorosa pérdida de Edgar. En numerosas ocasiones durante los últimos meses Edgar explicó su visión de lo que se convertiría en el primer álbum de Quantum Years. Algunos de los cambios que sugirió eran bastante radicales, otros apuntaban más a una progresión evolutiva. Como consecuencia Edgar, Thorsten y Ulrich ya habíamos comenzado a trabajar en el material para este proyecto: el plan inicial era reunirnos en algún momento durante el primer semestre de este año y crear un registro conjunto sobre la base de esas ideas. Será el mayor desafío desde que comenzamos a hacer música terminar este proyecto sin la presencia física de Edgar, pero con las instrucciones que ya nos ha dado y los bocetos que grabó, creemos que podremos comprender su visión.

Ulrich Schnauss, sobre la continuación de Tangerine Dream (2015) [72]

El hijo de Edgar Froese, Jerome Froese, publicó en su perfil de Facebook que mientras formaba parte de Tangerine Dream -banda que abandonó en 2006 para dedicarse a sus proyectos en solitario- siempre se negó a proseguir la actividad sin la presencia de su padre. Por tanto manifestaba su rechazo a apoyar, en el presente o en el futuro, que se continuara utilizando el nombre Tangerine Dream sin la presencia de su fundador.[263]

Tangerine Dream es mi padre, y mi padre está muerto, por tanto Tangerine Dream también lo está. Es sencillo de entender y sabíamos que esto sucedería un día.

Jerome Froese sobre Tangerine Dream sin Edgar Froese (2015) [73]

Tras fallecer Edgar Froese, Quaeschning, Yamane y Schnauss contaron también con el apoyo de Peter Baumann, integrante de Tangerine Dream en la década de los años 70, que a lo largo de 2014 había contactado nuevamente con Froese para impulsar nuevos trabajos musicales conjuntos. El resultado sería un disco titulado Quantum Years con previsión de publicación para 2016.[265]

Después de la muerte de Edgar trabajamos juntos en algunas pistas, pero nuestra dirección musical y el proceso de producción no convergían. Thorsten y Ulrich provienen de una nueva generación mientras yo todavía estaba firmemente arraigado en mi historia musical. Ambos tienen un gran talento pero, lamentablemente, no llegamos a conocernos lo suficiente como para realizar una colaboración productiva. Tal vez en algún momento en el futuro, uno nunca sabe.

Peter Baumann, sobre su colaboración con Tangerine Dream (2016) [74]

Finalmente la actividad de publicación de trabajos, giras de conciertos y participación en festivales de música electrónica de Tangerine Dream, con esta nueva alineación, ha proseguido bajo el epígrafe «Quantum Years» a un ritmo de publicación menor que en etapas anteriores. Quantum Key (2015)[267]

2016

Detalle interior del auditorio The Philharmony Szczecin (Polonia)

Live At Philharmony Szczecin-Poland[268]​ se trata de un extenso álbum doble en vivo grabado en The Philharmony Szczecin de Polonia el 9 de junio de 2016 que incluye algunas de las composiciones más conocidas de la trayectoria del grupo como «Ricochet», «Logos» « Love On A Real Train» o «Sorcerer». Esta práctica, ofrecer nuevas composiciones caracterizadas por la improvisación, y nuevas versiones de temas clásicos de la banda es la que ha proseguido durante sus actuaciones en vivo.

Particles es un álbum doble, uno grabado en estudio y otro en vivo, interpretado por la nueva formación.[272]

"Es un CD muy impresionante que muestra que los fans del Tangerine Dream clásico pueden dar la bienvenida y respaldar esta continuación de la banda con confianza, su herencia está en manos muy seguras, y podemos esperar que surja nueva música más emocionante en los próximos años. Particles es un excelente lanzamiento que mejora con la exposición continua y lo recomiendo a todos los aficionados de Tangerine Dream sin dudar"

John Wenlock-Smith (The Progressive Aspects, 2016) [75]

2017

Se publica el libro Tangerine Dream - Force Majeure,[276]

También ve la luz este año un álbum grabado en directo, The Sessions I[277]​, edición de nuevo material presentado por la banda en sus conciertos en directo, basados en la improvisación y que rescatan el espíritu de trabajos como Ricochet (1975) adaptándolos a los formatos, sonidos e instrumentación contemporánea.

Finalmente se publica, coincidiendo con el 50 aniversario de la fundación de Tangerine Dream, el primer álbum de amplia duración con la nueva formación: Quantum Gate.[280]

"Esta es una de las mejores publicaciones lanzadas bajo el nombre de Tangerine Dream en muchos años. Es indescifrable que después de más de 40 años, sin su fundador original y la fuerza que lo guíe, una banda icónica atraiga a una nueva generación de oyentes, pero Tangerine Dream puede hacer eso precisamente."

David Seigler (AllMusic) [76]

2018

La serie de publicaciones «The Sessions» prosigue con la publicación de tres nuevas entregas: The Sessions II,[283]