Svante August Arrhenius

Svante Augusto Arrhenius Premio Nobel
Arrhenius2.jpg
Retrato de Svante August Arrhenius.
Información personal
Nombre de nacimientoSvante August Arrhenius Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento19 de febrero de 1859
Vik, Suecia
Fallecimiento2 de octubre de 1927 (68 años)
Estocolmo, Suecia
Causa de la muerteEnfermedad gastrointestinal Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepulturaUppsala old cemetery (Suecia) Ver y modificar los datos en Wikidata
ResidenciaLa luna Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadSuecia
ReligiónAteísmo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge
  • Maria Arrhenius Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado enUniversidad de Upsala, Universidad de Estocolmo
Supervisores doctoralesPer Teodor Cleve,
Erik Edlund
Supervisor doctoralPer Teodor Cleve Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
ÁreaFísica, Química
Conocido porDisociación electrolítica
EmpleadorUniversidad Tecnológica Real
Estudiantes doctoralesOskar Klein
Miembro de
DistincionesMedalla Davy (1902)
Premio Nobel de Química (1903)

Medalla Faraday (1914)

Svante August Arrhenius (Vik, Suecia, 19 de febrero de 1859 - Estocolmo, 2 de octubre de 1927)[2]

Biografía

Svante Arrhenius nació el 19 de febrero de 1859 en la ciudad de Vik, situada en el condado de Sogn og Fjordane. Sus padres fueron Svante Gustav y Carlonia Thunberg Arrhenius.

A la edad de tres años, aprendió a leer por sí mismo y observando los libros de contabilidad de su padre se convirtió en un prodigio de la aritmética. Disfrutaba de usar montones de datos para descubrir relaciones matemáticas y leyes.

A la edad de 7 años ingresó a la Catedral School de Upsala, iniciando en el quinto grado, distinguiéndose en las materias de física y matemáticas, se graduó en 1876 como el estudiante más joven y capaz. Asistió a la universidad de esa misma ciudad cuando tenía 17 años de edad. Insatisfecho con los estudios de física de esta universidad se trasladó a la Universidad de Estocolmo.

Impartió clases de física en la Escuela Técnica Superior de esta Universidad (1891-1895), alcanzando el grado de catedrático (1895-1904). En 1904 abandonó su tarea docente para pasar a dirigir en 1905 el Instituto Nobel de Química Física, cargo que ocupó hasta 1927. En 1909 fue nombrado miembro de la delegación extranjera de la Royal Society de Londres.

En 1911, durante una visita a los Estados Unidos, fue galardonado con la primera medalla Willard Gibbs y en 1914 recibió la medalla Faraday.

Falleció en la ciudad de Estocolmo el 2 de octubre de 1927.[2]

Aportes

En 1884 Arrhenius desarrolló la teoría de la existencia del ion, ya predicho por Michael Faraday en 1830, a través de la electrólisis.

Siendo estudiante, mientras preparaba el doctorado en la universidad de Uppsala, investigó las propiedades conductoras de las disoluciones electrolíticas, que formuló en su tesis doctoral. Su teoría afirma que en las disoluciones electrolíticas, los compuestos químicos disueltos se disocian en iones, manteniendo la hipótesis de que el grado de disociación aumenta con el grado de dilución de la disolución, que resultó ser cierta solo para los electrolitos débiles. Creyendo que esta teoría era errónea, le aprobaron la tesis con la mínima calificación posible. Esta teoría fue objeto de muchos ataques, especialmente por lord Kelvin, viéndose apoyada por Jacobus Van't Hoff, en cuyo laboratorio había trabajado como becario extranjero (1886-1890), y por Wilhelm Ostwald.[3]

Su aceptación científica le valió la obtención del premio Nobel de Química en 1903, en reconocimiento a los extraordinarios servicios prestados al avance de la química a través de su teoría de la disociación electrolítica.

Proclamó en 1896 que los combustibles fósiles podrían dar lugar o acelerar el calentamiento de la tierra.

Aparte de la citada teoría trabajó en diversos aspectos de la físico-química, como las velocidades de reacción, sobre la práctica de la inmunización y sobre astronomía. Así, en 1889 descubrió que la velocidad de las reacciones químicas aumenta con la temperatura, en una relación proporcional a la concentración de moléculas existentes.