Su más fiel amigo

Su más fiel amigo (en inglés Old Yeller) a veces abreviado como Fiel Amigo, es una película estadounidense del año 1957 perteneciente al género de drama, producida por Walt Disney. Está protagonizada por Tommy Kirk, Dorothy McGuire, Fess Parker y Beverly Washburn. Se trata de un niño y un perro callejero en la época post-guerra civil de Tejas. La película está basada en el libro ganador del Honor Newbery de 1956 del mismo nombre de Fred Gipson.[3]​ Gipson también coescribió el guion con William Tunberg. El éxito de la película Su más fiel amigo dio lugar a una secuela, Aventura en el Oeste, que también se basó en un libro de Gipson.

Argumento

En la década de 1860 después de la Guerra Civil de Tejas, Jim Coates se va a trabajar arreando ganado, dejando atrás a su esposa Katie, su hijo mayor Travis y su hijo menor Arliss.

Mientras Jim está ausente, Travis parte a trabajar al campo de maíz, donde encuentra un perro a quien llama "El viejo Yeller", una mezcla de Golden Retriever. Fue llamado así porque "yeller" es una pronunciación dialectal de amarillo y el hecho de que su ladrido suena más como un grito humano. Travis intenta alejar al perro sin éxito, pero a Arliss le gusta y lo defiende de Travis. Sin embargo, el hábito del perro de hurtar carne de ahumaderos y robar los nidos de las gallinas no hace que Travis lo quiera.

Más tarde, Arliss intenta capturar un oso negro dándole un pan de maíz y agarrándolo. La enojada madre osa escucha a su cachorro llorar y ataca, pero el viejo Yeller aparece y la hace huir, ganándose el afecto de la familia. Travis crece para amar y respetar al viejo Yeller, quien llega a tener un profundo efecto en la vida del niño.

El dueño del viejo Yeller, Burn Sanderson, aparece buscando a su perro, pero se da cuenta de que lo necesitan más que él y acepta cambiarlo a Arliss a cambio de un sapo cachondo y una comida casera. Sanderson lleva a Travis a un lado y le advierte sobre la creciente plaga, de hidrofobia.

Un día, Travis se prepara para atrapar cerdos salvajes. Siguiendo el consejo de Bud Searcy, se sienta en un árbol, tratando de enlazarlos desde arriba, mientras el viejo Yeller evita que se escapen. Travis cae en el grupo de cerdos, uno de los cuales le hiere. El viejo Yeller ataca al cerdo y rescata a Travis, quien escapa con una pierna lastimada. El viejo Yeller está gravemente herido también. Searcy les advierte de la hidrofobia en el área y es reprendido por Katie por tratar de asustar a Travis. Los verracos no tenían hidrofobia, y tanto Travis como el viejo Yeller se recuperaron por completo.

Sin embargo, la familia pronto se da cuenta de que su vaca, Rose, no ha permitido que su ternero se alimente y puede tener rabia. Al verla tropezar, Travis lo confirma y le dispara. Mientras Katie y Lisbeth Searcy queman el cuerpo esa noche, de repente son atacados por un lobo rabioso. El grito de Katie alerta a Travis, quien sale corriendo con un rifle, justo a tiempo para ver al Viejo Yeller defender a la familia. Travis logra disparar y matar al lobo, pero no antes de que este muerda al viejo Yeller en el combate. Encierran al viejo Yeller en el granero para observarlo y registrar su progreso, esperando que no se vea afectado. Al principio, parece agradable y saludable; pero una noche, cuando Travis va a alimentarlo, le gruñe viciosamente. Después de que casi ataca a Arliss, quien, ajeno al peligro, había intentado abrir el granero, un afligido Travis se ve obligado a dispararle de mala gana para evitarle sufrimientos. Al hacerlo, da su primer paso hacia el mundo adulto.

Con el corazón roto por la muerte de su amado perro, Travis rechaza la oferta de un nuevo cachorro engendrado por Su más fiel amigo. Jim llega a casa con una bolsa llena de dinero y regalos para su familia. Tras conocer el destino del viejo Yeller de parte de Katie, le explica a Travis los hechos sobre la vida y la muerte. Cuando regresan a la granja, el joven cachorro roba un trozo de carne, un truco que aprendió de su padre. Travis lo adopta, nombrándolo "Joven Yeller" en honor a su padre.