Serranazo

Coat of arms of Guatemala.svg
Guerra Civil de Guatemala
Autogolpe de 1993
1993-
Galería de imágenes
Palacio Nacional sede del gobierno durante el autogolpe de Estado de 1993.

Se conoce como Serranazo al autogolpe perpetrado el martes 25 de mayo de 1993 por Jorge Antonio Serrano Elías, entonces presidente constitucional de Guatemala. Entre los hechos de este episodio se cuentan la disolución del Congreso, el intento de manipulación de los Tribunales Electorales y de Justicia, así como la censura de la Prensa. Al cabo de diez días, las fuerzas democráticas del país reinstauraron la institucionalidad designando Presidente al entonces Procurador de los Derechos Humanos, Ramiro de León Carpio. Debido a la corta duración del régimen de facto, algunos hablan del "Serranazo" como un golpe de estado fallido.

Antecedentes

En el año 1993 Guatemala participaba de una joven democracia de siete años, debilitada continuamente por frecuentes acontecimientos de violencia y corrupción. Las primeras manifestaciones masivas de descontento popular se mostraron en marzo como protestas en contra de incrementos a los precios de la energía y el transporte. La situación escaló posteriormente de cara a la férrea oposición del sector estudiantil público del nivel medio, que veía un proyecto de uniforme estudiantil como señal de militarización, en combinación con una oferta de transporte público gratuito a la que daba poca credibilidad. Al 12 de mayo, el estudiante de 17 años Abner Adiel Hernández fue asesinado en una violenta protesta frente al Congreso, como se comprobó en video, por la seguridad personal de un diputado.[1]

El descontento público continuó creciendo llevando a un paro general convocado para mediados del mes de mayo. Al mismo tiempo, una ola intensa de intimidaciones acosó al país, en la cual un catedrático universitario fue muerto a balazos, tres estudiantes fueron secuestrados en la vía pública y los cadáveres de personas asesinadas al azar aparecían sin orejas. Finalmente, una moción de la Alianza Cívica ante la Contraloría General de Cuentas para investigar las finanzas de Serrano, quien se había hecho de lujosas propiedades en su corto tiempo de mandatario, fue la última acción de la agitación ciudadana. El día posterior a este hecho, la radio nacional anunciaba el decreto de golpe de estado, que fue declarado inconstitucional en días posteriores por la Corte de Constitucionalidad de Guatemala