Segunda guerra púnica

Segunda guerra púnica
Guerras púnicas
Second Punic War full-es.svg
Esquema general de operaciones de la segunda guerra púnica.
Fecha218 a. C. - 201 a. C.[1]
LugarMar Mediterráneo, Hispania, Italia, Córcega y Cerdeña, Galia de Cisalpina, Galia Narbonense, Norte de África, Grecia y Cartago
Casus belliToma y destrucción de Saguntum, ciudad hispana aliada de Roma.
ResultadoVictoria romana
Cambios territoriales
Beligerantes
Flag of the Roman Empire.svg República romana
Siracusa
Reino de Numidia
Liga Etolia
Reino de Pérgamo
Mercenarios iberos y celtíberos
Carthage standard.svg República cartaginesa
Reino de Macedonia
Siracusa
Reino de Numidia
Mercenarios iberos y celtíberos
Comandantes
Flag of the Roman Empire.svg Publio Cornelio Escipión 
Flag of the Roman Empire.svg Tiberio Sempronio Longo
Flag of the Roman Empire.svg Escipión el Africano
Flag of the Roman Empire.svg Cayo Flaminio Nepote 
Flag of the Roman Empire.svg Quinto Fabio Máximo
Flag of the Roman Empire.svg Marco Claudio Marcelo 
Flag of the Roman Empire.svg Lucio Emilio Paulo
Flag of the Roman Empire.svg Cayo Terencio Varrón
Flag of the Roman Empire.svg Marco Livio Salinator
Flag of the Roman Empire.svg Cayo Claudio Nerón
Flag of the Roman Empire.svg Cneo Cornelio Escipión Calvo
Masinissa
Flag of the Roman Empire.svg Cayo Lelio
Cneo Servilio Gémino
Hierón II
Átalo I de Pérgamo
Carthage standard.svg Aníbal Barca
Filipo V de Macedonia
Carthage standard.svg Himilcón
Carthage standard.svg Hannón el Viejo
Carthage standard.svg Asdrúbal Barca 
Carthage standard.svg Magón Barca 
Sifax (P.D.G.)
Carthage standard.svg Asdrúbal Giscón
Carthage standard.svg Asdrúbal el Calvo
Carthage standard.svg Maharbal
Carthage standard.svg Adranodoro de Siracusa
Hipócrates de Siracusa
Epícides
Demetrio de Faros
Carthage standard.svg Hampsicora
Fuerzas en combate
Vexilloid of the Roman Empire.svg Ejército romanoEn total: 768 500Desconocido
Bajas
500 000 romanos muertos (300 000 en combate)
400 pueblos destruidos
270 000 cartagineses muertos[2]
Primera Guerra PúnicaSegunda guerra púnicaTercera Guerra Púnica

La segunda guerra púnica es el más conocido de los enfrentamientos bélicos acontecidos en el marco de las guerras púnicas entre las dos potencias que entonces dominaban el Mediterráneo occidental: Roma y Cartago. La contienda se suele datar desde el año 218 a. C., fecha de la declaración de guerra de Roma tras la destrucción de Sagunto, hasta el 201 a. C. en el que Aníbal y Escipión el Africano acordaron las condiciones de la rendición de Cartago. Durante la segunda guerra púnica destacan las batallas de Cannas y Zama.

Antecedentes de la guerra

Tras la guerra de desgaste que había supuesto la primera guerra púnica ambos contendientes habían quedado exhaustos. Pero la peor parte se la habían llevado los púnicos, que no solo habían sufrido amplias pérdidas económicas fruto de la interrupción de su comercio marítimo, sino que habían tenido que aceptar unas costosas condiciones de rendición. Junto a ello, además de tener que renunciar a cualquier aspiración sobre Sicilia, tuvieron que pagar a sus enemigos una indemnización de 3200 talentos de plata.

En esta decisión de rendición fue clave la presión de los grandes oligarcas cartagineses (a cuya cabeza se encontraba Hannón el Grande), que ante todo deseaban el fin de la guerra para reanudar sus actividades comerciales. Otras importantes figuras púnicas, en cambio, consideraban que la rendición había sido prematura, especialmente teniendo en cuenta que Cartago nunca había sabido explotar su superioridad naval, y que la conducción de la guerra había mejorado ostensiblemente desde que el estratega Amílcar Barca había asumido el mando de las operaciones en Sicilia. Además, consideraban abusivas y deshonrosas las condiciones del armisticio impuestas por Roma.

Para agravar la ya enrarecida situación, los oligarcas, que dominaban el senado cartaginés, se negaron a pagar a las tropas mercenarias que habían vuelto desde Sicilia, y que estaban estacionadas alrededor de la ciudad. La nueva torpeza costó el asedio no solo de Cartago sino la toma de otros enclaves púnicos, como Útica, y solo una magnífica campaña de Amílcar consiguió acabar con los mercenarios rebeldes y con los libio-fenicios del interior que se habían sumado a la revuelta.