Saint Croix (Islas Vírgenes)
English: Saint Croix

Mapa de las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Saint Croix (español: Santa Cruz) es una isla del mar Caribe y un condado y distrito constituyente de los Estados Unidos en las Islas Vírgenes, con el estatus de Territorio No Incorporado. Es la mayor de las Islas Vírgenes estadounidenses, con una extensión de (45 x 11 km). Sin embargo, la capital del territorio, Charlotte Amalie (Carlota Amalia), se encuentra en la isla de Saint Thomas (Santo Tomás en español).

Historia

Salt River Bay, Saint Croix.

El territorio de la isla de Saint Croix ha formado parte de varios países diferentes. Fue colonizada sucesivamente por España, Gran Bretaña, Francia, los Caballeros de Malta, Dinamarca y los Estados Unidos. Antes de la colonización europea, Saint Croix estaba habitada por indígenas arawaks y caribes. Cristóbal Colón llegó a la isla el 14 de noviembre de 1493, desembarcando en la zona ocupada actualmente por el asentamiento de Salt River. Colón bautizó la isla como “Santa Cruz”. Durante su visita se produjo un enfrentamiento entre un español y un indígena caribe, que resultó muerto, lo que constituye la primera confrontación violenta registrada entre los europeos y los indígenas americanos. Los enfrentamientos entre españoles y caribes se sucederían durante más de un siglo, hasta que los españoles abandonaron la isla. Durante el siglo XVII llegaron colonos holandeses e ingleses, que pronto se enfrentaron entre ellos por la posesión de la isla. Finalmente, los holandeses abandonaron la colonia. La presencia inglesa se mantendría hasta 1650, cuando sus asentamientos fueron destruidos por los españoles, que poco después fueron desplazados por los franceses.

La isla pasó a manos de la Orden de los Caballeros de Malta por cesión de Phillippe de Longvilliers de Poincy, gobernador de la colonia francesa de Saint Kitts en 1660. Sin embargo, los caballeros la vendieron a la Compañía Francesa de las Indias Occidentales cinco años después. El gobernador Dubois organizó la colonia estableciendo 90 plantaciones de productos rentables como tabaco, algodón, caña de azúcar y añil. A la muerte de Dubois se inició un período de declive para la colonia y la isla fue abandonada hasta 1733, cuando fue vendida a la Compañía Danesa de las Indias Occidentales y Guinea. Esta compañía danesa no puso restricciones nacionales a la llegada de colonos y pronto acudieron españoles, judíos, hugonotes e ingleses, que constituían la mayor parte de los colonos. El azúcar se convirtió en el principal cultivo de la isla. Sin embargo, a medida que el cultivo de la remolacha azucarera se extendía en Europa, la economía de Saint Croix comenzó a declinar de nuevo.

La esclavitud fue abolida en 1848, pero en 1862, Saint Croix recibió un cargamento de indios que recibieron un contrato para trabajar en las plantaciones durante cinco años en condiciones depauperadas. La presencia de los indios produjo una rebelión en 1878, por parte de los antiguos esclavos, que habían continuado trabajando en las plantaciones y habían sido desplazados por la mano de obra más barata. Esta revuelta fue conocida como el "Fireburn" (Incendio). La ciudad de Frederiksted, uno de los dos asentamientos de la isla, resultó destruida. Supuestamente la rebelión estaba dirigida por cuatro mujeres llamadas las “Reinas” de la revuelta. Una de las calles de Saint Croix actualmente lleva el nombre de “Queen Mary Thomas” en recuerdo de esta revuelta.[1]

En 1917, Dinamarca vendió sus posesiones en las Indias Occidentales a los Estados Unidos de América por $25 millones de dólares oro. Debido a la evolución de la Primera Guerra Mundial, el gobierno de los Estados Unidos temía que las islas caribeñas danesas terminaran cayendo en manos de los alemanes, y que las utilizaran como bases militares para atacar a los Estados Unidos y sus intereses. Además del pago en oro, los Estados Unidos aceptaron la reclamación danesa sobre Groenlandia.

La isla de Saint Croix sufrió graves daños el 17 de septiembre de 1989 con la llegada del Huracán “Hugo”, en septiembre de 1995 con el Huracán “Marilyn” y con los huracanes “Georges” y “Lenny” en 1998 y 1999, aunque los daños provocados por estos dos últimos no resultaron tan graves. Sin embargo, muchos edificios, especialmente en las afueras de Christiansted, todavía se encuentran en ruinas debido a los efectos de los huracanes.

Aunque las Islas Vírgenes estadounidenses se encuentran bajo la soberanía de los Estados Unidos, gozan del estatus de Territorio No Incorporado, y carecen de un representante en el Congreso. Los habitantes de las islas tienen la ciudadanía estadounidense pero no tienen voto en las elecciones nacionales y no pagan muchos impuestos, salvo los establecidos por el Virgin Islands Bureau of Internal Revenue.