Ruy Díaz Melgarejo

Ruy Díaz de Melgarejo

Flag of Cross of Burgundy.svg
1.er Teniente de gobernador del
Guayrá
14 de octubre de 1575 -15 de marzo de 1585
MonarcaFelipe II de España
PredecesorNuevo cargo
Sucesor

Dos sucesivos:


Información personal
Nacimiento1519
Salteras (del Reino de Sevilla, uno de los cuatro de Andalucía)
Flag of Cross of Burgundy.svg Corona de España
Fallecimiento1602
Santa Fe la Vieja (capital de la tenencia de gobierno homónima, gobernación del Río de la Plata y del Paraguay, Virreinato del Perú)
Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCatólico
Familia
Padres
  • Francisco de Vergara
  • Beatriz de Roelas
CónyugeElvira de Becerra y Contreras Mendoza
Hijos[Véase: "Descendencia".]
Información profesional
OcupaciónExplorador, conquistador, militar, estadista, minero y burócrata colonial

Ruy Díaz Melgarejo o bien Ruy Díaz Ortiz Melgarejo o menos conocido como Ruy Díaz de Melgarejo (Salteras de Sevilla, Corona de España, 1519Santa Fe la Vieja, 1602) era un hidalgo, militar, conquistador, explorador, estadista, minero y funcionario colonial español establecido en la gobernación del Río de la Plata y del Paraguay, en donde su vida estuvo marcada por guerras, conspiraciones, persecuciones y conflictos familiares.
Junto a Juan de Salazar, Alonso de Escobar "el Padre", Alonso Riquelme de Guzmán y Diego de Abreu se opusieron al gobierno asunceno de Domingo Martínez de Irala, por apoyar al deportado adelantado Álvar Núñez Cabeza de Vaca. Gobernó de manera casi absoluta e independiente la antigua provincia asuncena del Guayrá, fácticamente durante 20 años, y luego de separarla de Asunción en 1575 con el título de teniente de gobernador del Guayrá, la administró unos 15 años más.[2]

Biografía hasta la fundación de Villa Rica del Espíritu Santo

Origen familiar y primeros años

Ruy Díaz Ortiz Melgarejo[3]​ (n. ca. 1499).

Sus abuelos paternos eran Fernando de Vergara[3]​ ca. 1479).

Además era bisnieto paterno de Mosen García de Vergara[3]​ (n. ca. 1439).

Melgarejo era hijodalgo o hidalgo y la genealogía noble de su familia fue demostrada en varias ocasiones en el pasado. Tenía tres hermanos documentados, siendo estos, Hernando, Juana Ortiz de Melgarejo y Francisco Ortiz de Vergara quien fuera asignado de manera interina como gobernador del Río de la Plata y del Paraguay de 1558 a 1564.

Carrera militar y viaje a la Sudamérica española

Muy joven ingresó en el ejército de Carlos V, sirviendo por aproximadamente 6 años en la Armada Española junto al Duque de Borbón en Italia y Francia, además de la toma y saqueo de Roma (1527), en las campañas de Sicilia y Negroponte, y por último, en la captura de la plaza de Castelnuovo.

Tendría alrededor de 21 años de edad cuando el 2 diciembre de 1540 zarpó desde Cádiz rumbo a América, en la expedición del adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca, junto con su hermano Francisco. Llegó primero a la isla de Santa Catalina para pasar por tierra a la ciudad de Asunción en marzo de 1542.

Apoyo al adelantado Cabeza de Vaca

Sus inicios en Asunción no están bien esclarecidos pero se conoce que fue parte de la expedición ordenada por Cabeza de Vaca y encabezada por Irala contra el cacique Aracaré en 1542 y que acompañó también a este capitán en su exploración por las regiones del norte paraguayo. Melgarejo se puso del lado de Cabeza de Vaca cuando este fue aprisionado por los oficiales reales de Irala, pero este evento lo tomó de sorpresa. No obstante, decidió tratar de liberar al adelantado algunas horas después del motín junto a su hermano Francisco y varios amigos. Dijo Melgarejo: "acudí con mis armas a la posada del Capitán de su guarda". Sin embargo, la gesta falló y Ruy y sus compañeros fueron apresados y por conspiración de sus enemigos se consiguieron supuestos testimonios de la deslealtad de Melgarejo al Emperador.

La destitución de Cabeza de Vaca desencadenó una lucha de poder de dos bandos que ya habría tenido su origen desde que el adelantado y su flota llegaron a Asunción. De un lado, teniendo a Irala como cabecilla, estaban los oficiales reales: Felipe de Cáceres, Francisco de Mendoza, Pedro Dorantes, Garcí Benegas, Alonso de Cabrera y Francisco de Andrade y del otro los leales del Adelantado "alvaristas" encabezados por Melgarejo: Juan de Salazar, Alonso de Escobar "el Padre", Diego de Abreu, Francisco Ortiz de Vergara, Alonso Riquelme de Guzmán, Pedro Estopiñán, Francisco González Paniagua, en su mayoría andaluces. Díaz Melgarejo había sido detenido la misma noche del derrocamiento de Alvar Núñez (24 de abril de 1544), aunque logró huir a una tumba debajo del altar mayor de la Iglesia del monasterio de Nuestra Señora de la Merced. En ese lugar permaneció escondido por 9 meses con ayuda de los frailes.

En 1547, aprovechando que Irala había marcado hacia el Perú y que dejara a cargo del gobierno a su lugarteniente Francisco de Mendoza, en 1549 acudieron a este Melgarejo y Abreu y lo convencieron de llamar a votación para elegir a un gobernante legal, debido a que la situación se encontraba ilegítima desde que Cabeza de Vaca había sido depuesto. Mendoza accedió y mientras se celebraban los comicios, Melgarejo y Abreu impidieron que Mendoza ingresase al lugar de votación y lograron así persuadir a la gente de elegir a Abreu como gobernador por lo que este entonces dio pena de muerte a Mendoza. Irala retornó a Asunción y aprisionó a Melgarejo y Abreu, pero lograron escapar en julio de 1549 y fueron perseguidos por las autoridades asuncenas. Melgarejo permaneció alrededor de 4 años escondido en los bosques.

En 1553 fue nuevamente apresado en el campamento de Yerekyhaba en lo que actualmente es el Alto Paraná, pudo escapar y marchó hacia el este donde fue capturado por los indígenas tupíes —del mismo origen que los avá o "guaraníes" pero ferozmente rivales de estos— que eran antropófagos y tenían planeado comérselo.[5]

Fundador de Ciudad Real del Guayrá

Melgarejo vivió un tiempo en el puerto luso-brasileño de San Vicente donde nacieron sus hijos y sin poder volver a Europa, se pone a disposición de Irala, y junto a su esposa Elvira, Juan de Salazar y algunos miembros más de la flota de Sanabria, retornó a Asunción en 1555.

Irala, que lo veía como amenaza, envió a Melgarejo a colonizar la región de Guayrá ubicada entre el río Paraná y el océano Atlántico. En 1556, luego que Irala falleciese y durante el gobierno de Gonzalo de Mendoza, fundó la Ciudad Real del Guayra, repartiendo las tierras a los asuncenos que lo habían acompañado, realizó un censo y construyó una casa de gobierno en el pueblo.

Rebelión aborigen de la región y excomunión

Permaneció unos 7 años en Ciudad Real, en 1561 los indios se rebelaron y el pueblo quedó cautivo, por ello Melgarejo pidió ayuda a su hermano Francisco Ortiz de Vergara que en ese entonces era gobernador y este mandó a Alonso Riquelme de Guzmán con refuerzos para socorrerle. Ortiz de Vergara decidió enviar a Ruy de vuelta a España y entonces toda su familia volvió a Asunción en 1563. Pero como el barco no se había terminado de construir, Melgarejo fue enviado a castigar a los indígenas del Paraná.

Al volver de su viaje encontró a su esposa Elvira de Becerra y Mendoza con su amante, el sacerdote franciscano Juan Fernández Carrillo —ambos habían pasado a Sudamérica con la flota del capitán Salazar y de Mencia Calderón— y con su espada los apuñaló a ambos. Por este crimen fue excomulgado y huyó hacia tierras portuguesas del Brasil, dejando a sus hijos menores.

Fundador de Villa Rica en la región del Guayrá

En 1569 se le encomendó sofocar las rebeliones de los pobladores de Ciudad Real en contra de Alonso Riquelme. Entonces, a Melgarejo se le levantó la excomunión y marchó a Ciudad Real donde después de controlar la revuelta, derrocó a Riquelme y tomó su lugar.

Como conquistador del Guairá, Melgarejo fundó la ciudad de Villa Rica del Espíritu Santo el 14 de mayo de 1570, en un lugar llamado Cuarahyberá de la entonces región asuncena del Guayrá con 40 hombres y 53 caballos. Destituido su hermano Francisco como gobernador del Río de la Plata y del Paraguay, quedó como interino Felipe de Cáceres, un viejo enemigo, quien envió a reemplazarlo a Alonso Riquelme.

Melgarejo se negó a entregar el poder y convocó a elecciones que lo nombraron capitán general y justiciar mayor del Guairá. Con esto, los que seguían a Riquelme se aliaron a Melgarejo y Riquelme quedó prisionero. En 1572, Cáceres fue destituido y Martín Suárez de Toledo, el nuevo gobernador interino llamó a Melgarejo para que conduzca a Cáceres como prisionero para ser juzgado en España.[6]