Revolución de 1874

Revolución de 1874
Parte de Guerras civiles argentinas
La Révolution de la République Argentine. — Occupation du palais du gouvernement par les troupes, a Buenos-Ayres.jpg
Ocupación de la Casa de Gobierno por las tropas, Buenos Aires (L'Illustration, Vol. LXIV, nº 1.660, 19/12/1874).
Fecha18 de julio de 1874-7 de diciembre de 1874
LugarBuenos Aires, Argentina
Casus belliVictoria electoral de Avellaneda
ResultadoVictoria Autonomista, hegemonía en el poder por más de 40 años
Beligerantes
Single Color Flag - 0434B1.svgEjército LiberalSingle Color Flag - 0434B1.svgEjército Autonomista Nacional
Coat of arms of Argentina.svgGobierno Nacional
Comandantes
Bartolomé Mitre
José Miguel Arredondo
Domingo F. Sarmiento
Nicolás Avellaneda
Julio Argentino Roca
José Inocencio Arias
Fuerzas en combate
más de 5.000 hombres2.500 hombres (Buenos Aires)
900 hombres(La Verde)
4.500 hombres(Santa Rosa)
Bajas
casi 5.000 muertos200 muertos

La revolución de 1874 en la República Argentina significó uno de los últimos intentos del Partido Liberal de ese país, continuador ideológico y político del Partido Unitario, de imponerse en el gobierno nacional. Su razón aparente fueron las prácticas fraudulentas en las elecciones a diputados nacionales, pero muchos historiadores han afirmado que se trató solamente de una excusa para lanzarse a la revolución. La derrota de los ejércitos de los generales Bartolomé Mitre y José Miguel Arredondo selló la suerte del partido liberal, que nunca recuperaría el poder frente a la hegemonía de más de 40 años del Partido Autonomista Nacional.

Antecedentes

La derrota del partido federal se completó en la Argentina con las victorias del gobierno nacional, de claros antecedentes unitarios en dos campañas en las provincias: la primera fue la del federalismo del interior, derrotada definitivamente con el fracaso de la Revolución de los Colorados en 1868. La resistencia del interior cesó casi por completo con las dos derrotas de Ricardo López Jordán, en 1871 y 1873.

Pero el partido liberal, gobernante, se había dividido en dos: uno que seguía a los líderes provinciales y al vicepresidente Adolfo Alsina, llamado Partido Autonomista. El otro grupo, que permaneció leal al expresidente Bartolomé Mitre y algunos seguidores del interior y a los oficiales de origen Uruguayo de su ejército, pasó a la oposición a partir del comienzo del gobierno de Domingo Faustino Sarmiento, en 1868. Durante este gobierno, los "liberales" se mantuvieron enfrentados más retóricamente que en la práctica, debido a la Guerra del Paraguay y a la Rebelión Jordanista. Pero cuando ésta fue totalmente vencida, en 1873, comenzaron a enfrentarse más abiertamente.

Partidos de la Provincia de Buenos Aires antes de la federalización de la Ciudad de Buenos Aires en 1880. En rojo la ciudad actual.

Lógicamente, la primera causa de enfrentamiento serían las elecciones presidenciales: el mandato de Sarmiento terminaba en octubre de 1874. Los seguidores de Mitre decidieron dar batalla en algunas provincias, pero claramente la clave era la provincia de Buenos Aires, la más grande y aquella en la que tenían un apoyo más notable. Era su gobernador Mariano Acosta, autonomista, por lo que allí se daría la batalla electoral decisiva.

El 1 de febrero de 1874 se realizaron las elecciones para diputados nacionales en Buenos Aires. Los candidatos mitristas eran Eduardo Costa, José María Gutiérrez y Norberto Quirno Costa, entre otros. Por el Partido Autonomista iban monseñor León Federico Aneiros, obispo de Buenos Aires, Leandro N. Alem, Carlos Pellegrini, Bernardo de Irigoyen… Los mitristas anunciaron que habían vencido en todos los distritos, pero que el fraude electoral le había arrebatado algunos. Unas semanas más tarde, la legislatura porteña aceptaba las modificaciones de las autoridades electorales a las actas y proclamó la victoria del Partido Autonomista.

Ante la evidente comisión de fraude, y — olvidándose de que ellos mismos habían organizado fraudes contra sus opositores en Buenos Aires y otras provincias — los mitristas anunciaron que se desconocían las elecciones y a los diputados surgidos de ellas.

Pero no se levantaron contra el gobierno, porque todavía faltaban las elecciones de presidente; éstas se realizaron el 12 de abril. Los autonomistas ganaron en casi todas las provincias, menos en Buenos Aires, San Juan y Santiago del Estero. Por 146 electores contra 79, fue declarado presidente Nicolás Avellaneda, acompañado por Mariano Acosta.

Entonces sí, Mitre y sus partidarios se lanzaron a la conspiración abierta, desconociendo incluso la autoridad presidencial de Avellaneda; que, dicho sea de paso, poco tenía que ver con las elecciones de diputados en Buenos Aires.

Mitre mismo no estaba convencido, y pidió que no hubiera alzamientos antes del 12 de octubre, fecha en que debía asumir Avellaneda. Semanas más tarde, anunció que

"La peor de las votaciones legales vale más que la mejor de las revoluciones"

Pero el 18 de julio, cuando la Cámara de Diputados aprobó las elecciones de diputados porteños, se pronunció por la revolución. El resto de la conspiración se desarrolló sin Mitre, dirigida políticamente por Eduardo Costa, Rufino de Elizalde y Norberto Quirno Costa. A favor de Mitre se esperaba que se pronunciaran los gobiernos de Corrientes, San Luis, Santiago del Estero y San Juan. Pero la mayor parte del éxito se esperaba de las milicias de los pueblos de la provincia de Buenos Aires.