Reichskonkordat

El Reichskonkordat (oficialmente, Concordato entre la Santa Sede y el Reich alemán; en alemán, Konkordat zwischen dem Heiligen Stuhl und dem Deutschen Reich; en italiano, Concordato fra la Santa Sede e il Reich Germanico)[1]​ es un concordato firmado el 20 de julio de 1933, aún vigente, entre la Alemania nazi y la Santa Sede, en el que se establecen condiciones de libertad religiosa para la Iglesia católica. Fue firmado por el presidente de Alemania por aquel entonces Paul von Hindenburg —siendo canciller Adolf Hitler, a través del vicecanciller Franz von Papen— y el cardenal Eugenio Pacelli (futuro Pío XII), en nombre del papa Pío XI.

Principales términos del Concordato

Los principales acuerdos logrados en el Concordato fueron:[3]

  • El derecho a la libertad religiosa católica (Artículo 1).
  • Los concordatos con los Estados de Baviera (1924), Prusia (1929) y Baden (1932) siguen siendo válidos (Artículo 2).
  • La religión católica puede ser enseñada en determinadas escuelas (Artículo 21) y los profesores destinados a enseñar religión sólo pueden ser aprobados por el obispo de la diócesis correspondiente (Artículo 22).
  • Queda garantizada la protección a organizaciones católicas y la libertad religiosa (Artículo 31).
  • Debido a la tensión vivida en Alemania, ningún clérigo o miembro de una orden religiosa podrá pertenecer a un partido político (Artículo 32).