Radón
English: Radon

Astato ← RadónFrancio
 Face-centered cubic.svgCapa electrónica 086 Radón.svg
 
86
Rn
 
        
        
                  
                  
                                
                                
Tabla completaTabla ampliada
Información general
Nombre, símbolo, númeroRadón, Rn, 86
Serie químicaGases nobles
Grupo, período, bloque18, 6, p
Masa atómica(222) u
Configuración electrónica[Xe]4f14 5d10 6s2 6p6
Electrones por nivel2, 8, 18, 32, 18, 8 (imagen)
Propiedades atómicas
Radio atómico (calc)120 pm (radio de Bohr)
Radio covalente145 pm
Estado(s) de oxidación0 (desconocido)
1.ª Energía de ionización1037 kJ/mol
Propiedades físicas
Estado ordinarioGas (no magnético)
Densidad9,73 kg/m3
Punto de fusión202 K (-71 ℃)
Punto de ebullición211,3 K (-62 ℃)
Entalpía de vaporización16,4 kJ/mol
Entalpía de fusión2,89 kJ/mol
Varios
Estructura cristalinaCúbica centrada en las caras
Calor específico94 J/(K·kg)
Conductividad térmica0,00364 W/(K·m)
Isótopos más estables
Artículo principal: Isótopos del radón
isoANPeriodoMDEdPD
MeV
211RnSintético14,6 hε
α
2,892
5,965
211At
207Po
222RnTrazas3,8235 dα5,590218Po
224RnSintético1,8 hβ0,8224Fr
Valores en el SI y condiciones normales de presión y temperatura, salvo que se indique lo contrario.

El radón es un elemento químico perteneciente al grupo de los gases nobles. En su forma gaseosa es incoloro, inodoro e insípido y en forma sólida su color es rojizo. En la tabla periódica tiene el número 86 y símbolo Rn. Su masa media es de 222, lo que implica que por término medio tiene 222-86 = 136 neutrones. Igualmente, en estado neutro le corresponde tener el mismo número de electrones que de protones, esto es, 86.

Es un elemento radiactivo y gaseoso, encuadrado dentro de los llamados gases nobles.

El radón es producto de la desintegración del radio (226Ra), elemento altamente radiactivo. El isótopo 219Rn es producto de la desintegración del actinio, llamado actinón y tiene una vida media de 4 segundos.Además de todos estos, el radón tiene 22 isótopos artificiales, producidos por reacciones nucleares por transmutación artificial en ciclotrones y aceleradores lineales. El isótopo más estable es el 222Rn, también el más abundante, con una vida media de 3,2 días y producto de la desintegración del 226Ra. Al emitir partículas alfa se convierte en 218Po.

Aplicaciones

La emanación del radón del suelo varía con el tipo de suelo y con el contenido de uranio superficial, así que las concentraciones al aire libre del radón se pueden utilizar para seguir masas de aire en un grado limitado. Este hecho ha sido puesto al uso por algunos científicos atmosféricos.

Aunque algunos médicos creyeron una vez que el radón se puede utilizar terapéuticamente, no hay evidencia para esta creencia y el radón no está actualmente en uso médico, por lo menos en el mundo desarrollado.

El sismólogo italiano Gianpaolo Giuliani había anticipado el terremoto que sacudió la zona central de Italia el 6 de abril de 2009 y basó sus pronósticos en las concentraciones de gas radón en zonas sísmicamente activas, fue denunciado a la policía por "extender la alarma" y se vio obligado a quitar sus conclusiones de Internet. Un mes antes del terremoto de una magnitud de entre 5,8 y 6,3 en la escala de Richter que habría dejado unas 50.000 personas sin techo, alrededor de 26 ciudades sufrieron daños graves y más de un centenar de muertos, unas furgonetas con altavoces comenzaron a circular por L'Aquila (Italia) pidiendo a sus habitantes que evacuaran sus casas, después de que el sismólogo anticipara que se produciría un gran terremoto. Cuando los medios de comunicación preguntaron sobre la supuesta falla de las autoridades a la hora de salvar a la población antes del terremoto, el director del Instituto Nacional de Geofísica, Enzo Boschi, quitó importancia a las predicciones de Giuliani.[3]

"Cada vez que hay un sismo hay gente que dice que lo ha predicho", afirmó. "Por lo que yo sé, nadie predijo este sismo con precisión. No es posible predecir los terremotos".

No obstante, existen varios precedentes de predicción de terremotos donde han sido confirmadas las altas concentraciones de este gas antes de los sismos. Por citar algunos ejemplos: Galicia, España en 1997[4]​ y Haicheng en China, en los años setenta, cuya predicción a tiempo salvó miles de vidas. Estos terremotos no fueron predichos basándose únicamente en las concentración del gas, pero este fue uno de los factores influyentes.