Policía Metropolitana de Buenos Aires

Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires
Policía Metropolitana
Policía Metropolitana de Buenos Aires.svg
Escudo de la fuerza.
LemaUna policía integrada a la comunidad
Información de la Agencia
Agencias predecesoras
Empleados21000 total
Presupuesto anualARS$ 1.207 millones[1](Green Arrow Up.svg36 %)
Personalidad legalAgencia gubernamental
Estructura jurisdiccional
Tamaño202 km²
Población2,93 millones
Jurisdicción legalCiudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina Flag of Argentina.svg
Naturaleza general
  • Agencia civil
Estructura operacional
SedeCentro Único de Coordinación y Control
Agencia ejecutiva
  • Dr. Martín Ocampo, Ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad
  • Dr. Marcelo D'Alessandro, Secretario de Seguridad de la Ciudad
  • Horacio A. Giménez,
    Jefe de Policía
  • Ricardo R. Pedace,
    Subjefe de Policía
Sitio web
www.metropolitana.gov.ar


La Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires patrullando una de las zonas más concurridas de Palermo Soho
Un efectivo de la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires sobre la peatonal Florida
Un efectivo de la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires patrullando a pie la peatonal Florida
Efectivos de la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires procediendo a la detención de varias personas en la Avenida 9 de Julio
Varios vehículos de la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires circulando por el barrio de Recoleta a primeras horas de la noche
Una camioneta Ford Ranger de la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires al costado de una de las autopistas que cruzan la ciudad

La Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires fue una fuerza policial de seguridad que dependía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Fue creada por la Ley 2.894[2]​ de Seguridad Pública, sancionada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el 28 de octubre de 2008.

La Policía Metropolitana compartía las funciones de policía de seguridad en la Ciudad de Buenos Aires con la Policía Federal Argentina y, en las zonas portuarias, con la Prefectura Naval Argentina.

La Policía Metropolitana de la Ciudad entró en actividad el 5 de febrero de 2010. Estuvo basada en la Policía Metropolitana de Londres.

En 2017 la Policía Metropolitana se unificó con parte de la Policía Federal Argentina (Superintendencia de Seguridad Metropolitana) que fue transferida por el Gobierno Federal a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,[4]​ dando inicio a la nueva Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Acto de traspaso de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal Argentina a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Acto de traspaso de la Superintendencia de Seguridad Metropolitana de la Policía Federal Argentina a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en proceso de unificación con la Policía Metropolitana.

Antecedentes

La Ciudad de Buenos Aires careció de autonomía política hasta 1994 y por esa razón era gobernada por un funcionario (intendente) designado por el Presidente de la Nación y el Senado nacional. En esas circunstancias la seguridad estaba a cargo de la Policía Federal Argentina, de manera similar a otras funciones como la justicia.

La reforma de la Constitución Argentina de 1994 le atribuyó autonomía política a la Ciudad de Buenos Aires y el 8 de noviembre de 1995, el Congreso Nacional sancionó la Ley 24.588, conocida como “Ley Cafiero” debido al apellido del senador que realizó el proyecto, reglamentando los alcances de la autonomía de Buenos Aires y el traslado de funciones de la jurisdicción nacional a la jurisdicción local. La ley atendió la cuestión de la seguridad en el artículo 7, estableciendo que la Policía Federal Argentina dependiente del Poder Ejecutivo Nacional, continuaría siendo la encargada de proteger a las personas y bienes en la ciudad, y que si la Ciudad deseaba crear un organismo de seguridad propio debía solicitar autorización al Congreso Nacional.

ARTÍCULO 7º — El Gobierno Nacional seguirá ejerciendo, en la ciudad de Buenos Aires, su competencia en materia de seguridad y protección de las personas y bienes.
La Policía Federal Argentina continuará cumpliendo funciones de policía de seguridad y auxiliar de la justicia en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires, dependiendo orgánica y funcionalmente del Poder Ejecutivo Nacional.
La ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional suscribirán los convenios necesarios para que éste brinde la cooperación y el auxilio que le sean requeridos para garantizar el efectivo cumplimiento de las órdenes y disposiciones emanadas de los órganos de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.
La ciudad de Buenos Aires podrá integrar el Consejo de Seguridad. No podrá crear organismos de seguridad sin autorización del Congreso de la Nación.[5]

El 30 de junio de 1996 se celebraron las elecciones que designarían al primer gobierno autónomo de la Ciudad y el 1 de octubre de ese mismo año se sancionó la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

Al ser elegido en 2007 como Jefe de Gobierno, Mauricio Macri insistió en que la Ciudad de Buenos Aires debía contar con su propia fuerza policial. Se abrió entonces un complejo proceso de reformas legales y negociaciones políticas. En general hubo un amplio consenso en todas las fuerzas políticas sobre la necesidad de permitir que la Ciudad de Buenos Aires contara con una fuerza policial para atender sus cuestiones de seguridad locales, manteniendo el gobierno nacional las funciones de policía correspondiente a cuestiones federales (policía federal). De ese modo, en agosto de 2007, se sancionó con amplio apoyo (unanimidad en el Senado y solo 12 votos en contra en Diputados), una reforma de la Ley Cafiero para permitir que la Ciudad de Buenos Aires asumiera la policía de seguridad “en todas las materias no federales”.[6]

ARTÍCULO 1º — Sustitúyese el texto del artículo 7º de la Ley № 24.588 por el siguiente:
“Artículo 7º: El Gobierno nacional ejercerá en la Ciudad de Buenos Aires, mientras sea Capital de la República, sus funciones y facultades en materia de seguridad con la extensión necesaria para asegurar la efectiva vigencia de las normas federales.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ejercerá las funciones y facultades de seguridad en todas las materias no federales. El Gobierno nacional las seguirá ejerciendo hasta tanto aquel ejercicio sea efectivamente asumido por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
La Ciudad de Buenos Aires podrá integrar el Consejo de Seguridad Interior”.[7]