Plasma (estado de la materia)

Tormenta eléctrica
Las luces de neón generan luz gracias al neón en estado de plasma que hay en su interior.
Una pista de plasma de transbordador espacial Atlantis durante la reentrada en la atmósfera de la Tierra, como se ha visto desde la Estación Espacial Internacional
Energy Arc (central electrode of a Plasma Lamp).jpg

En física y química, se denomina plasma (del latín plasma y del griego πλάσμα ‘formación’) al cuarto estado de agregación de la materia, un estado fluido similar al estado gaseoso pero en el que determinada proporción de sus partículas, están cargadas eléctricamente (ionizadas) y no poseen equilibrio electromagnético, por eso son buenos conductores eléctricos y sus partículas responden fuertemente a las interacciones electromagnéticas de largo alcance.[1]​ En cierta forma y de manera sintética, el plasma se puede caracterizar como un gas ionizado.

El plasma tiene características propias que no se dan en los sólidos, líquidos o gases, por lo que es considerado otro estado de agregación de la materia. Como el gas, el plasma no tiene una forma o volumen definido, a no ser que esté encerrado en un contenedor; pero a diferencia del gas en el que no existen efectos colectivos importantes, el plasma bajo la influencia de un campo magnético puede formar estructuras como filamentos, rayos y capas dobles.[3]

Calentar un gas puede ionizar sus moléculas o átomos (reduciendo o incrementado su número de electrones para formar iones), convirtiéndolo en un plasma.[5]

El plasma es el estado de agregación más abundante en el Universo, y la mayor parte de la materia visible se encuentra en estado de plasma, la mayoría del cual es el enrarecido plasma intergaláctico (particularmente el centro de intracúmulos) y en las estrellas.[6]

Ejemplos de plasmas

El Sol quizás sea el ejemplo de plasma más identificable.

Algunos ejemplos de plasmas son:[7]

Formas comunes de plasma
Producidos artificialmente Plasmas terrestres Plasmas espaciales y astrofísicos:

bw.jpg|miniatura|Las LCF son ejemplo de aplicación del plasma]]

La física de plasmas puede encontrar aplicación en diversas áreas:[10]

  • Descargas de gas (electrónica gaseosa).