Planeta

Planetas del sistema solar a escala y ordenados con respecto a su distancia con el Sol. Los planetas son: 1: Mercurio, 2: Venus, 3: Tierra, 4: Marte, 5: Júpiter, 6: Saturno, 7: Urano, 8: Neptuno.

Definición de planeta

  • Según la etimología de la palabra "planeta", etimológicamente proviene del latín planeta, que a su vez deriva del griego πλανήτης ('planētēs' que en griego tiene dos acepciones: «vagabundo» y «errante»). Esto se debe a que en la antigüedad, siguiendo la teoría geocéntrica de Claudio Ptolomeo (siglo I y/o II), se creía que en torno a la Tierra giraban (además del Sol y la Luna) las luminarias/estrellas, entre las que se diferenciaban las luminarias (estrellas) conocidas como las cinco estrellas/luminarias errantes/planetas (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno), llamadas/descritas estas cinco luminarias así: "planetas" (errantes, vagabundas) por carecer de una trayectoria (circular, o cíclica...) ...predecible y por desplazarse a "gran velocidad" (en comparación...). Éstas cinco no seguían una trayectoria predecible, cíclica, etc, y se desplazaban con rapidez si se comparaban con el resto de estrellas/luminarias que no eran "planetas" (que no vagabundeaban/viajaban, ni eran errantes, ...por el cielo/firmamento). Expresado de otro modo: a esas cinco luminarias se las consideraba y llamaba "errantes/vagabundas" (se las llamaba planetas) debido a que, aparentemente, no trazaban ningún círculo o ciclo o simplemente algún tipo de trayectoria..., que resultasen predecibles observándolos desde la Tierra, y debido a que se desplazaban/viajaban ((muchísimo más) rápidamente) por el firmamento, a diferencia del resto de luminarias/estrellas observables que no trazaban trayectorias errantes: eran fijas (en el firmamento/cielo), o si (algunas) se movían lo hacían muchísimo más lentamente y con trayectorias cíclicas/predecibles y en grupo (constelaciones), tomando obviamente siempre a la Tierra como referencia/punto/centro de observación/estudio/vigilancia del firmamento/cielo.

Muchos siglos después, al irse generalizando/aceptando el conocimiento/descubrimiento de la trayectoria real (y predecible) de estos planetas así como la de la Tierra, se incluyó a la Tierra también como planeta.

  1. Orbita alrededor de una estrella o remanente de ella.
  2. Tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma en equilibrio hidrostático (prácticamente esférica).
  3. Ha limpiado la vecindad de su órbita de planetesimales, o lo que es lo mismo tiene dominancia orbital.
  4. No emite una luz propia.

Según esta definición, el sistema solar consta de ocho planetas (durante unas décadas atrás se consideraban a nueve), y estos ocho son: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. En cambio Plutón, que hasta 2006 se consideraba un planeta, ha pasado a clasificarse como planeta enano, junto a Ceres, también considerado planeta durante algún tiempo, ya que era un referente en la ley de Titius-Bode, y más recientemente considerado como asteroide y Eris, un objeto transneptuniano similar a Plutón. Ciertamente, desde los años setenta existía un amplio debate sobre el concepto de planeta a la luz de los nuevos datos referentes al tamaño de Plutón (menor de lo calculado en un principio), un debate que aumentó en los años siguientes al descubrirse nuevos objetos que podían tener tamaños similares. De esta manera, esta nueva definición de planeta introduce el concepto de planeta enano, que incluye a Ceres, Plutón, Haumea, Sedna, Makemake y Eris; y tiene la diferencia de definición en (3), ya que no ha despejado la zona local de su órbita y no es un satélite de otro cuerpo.

Los cuerpos que giran en torno a otras estrellas se denominan generalmente planetas extrasolares o exoplanetas. Las condiciones que han de cumplir para ser considerados como tales son las mismas que señala la definición de planeta para el sistema solar, si bien giran en torno a sus respectivas estrellas. Incluyen además una condición más en cuanto al límite superior de su tamaño, que no ha de exceder las 13 masas jovianas y que constituye el umbral de masa que impide la fusión nuclear de deuterio.[2]

Cuerpo sólido celeste que gira alrededor de una estrella y que se hace visible por la luz que refleja. En particular los que giran alrededor del Sol.

El problema de una definición correcta llegó a un punto crítico en los años 2000. Sin embargo, esta no es la primera vez que se identifica un sistema de este tipo. En el 2004, Gael Chauvin descubrió un objeto de unas 5 veces la masa de Júpiter orbitando alrededor de la enana marrón 2M1207. La distancia proyectada es de unas 55 unidades astronómicas.

La Unión Astronómica Internacional, organismo responsable de resolver los asuntos de la nomenclatura astronómica, se reunió en agosto de 2006 dentro de su XXVI Asamblea General en Praga. Aquí, tras largas discusiones y varias propuestas, se adoptó finalmente que un planeta es:

Un cuerpo celeste que (a) gira alrededor del Sol, (b) tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma de equilibrio hidrostático, de forma esférica y (c) que haya despejado la zona de su órbita.

Además, propone el término planeta enano para los cuerpos que cumplan las condiciones (a) y (b), pero no (c) y no sean satélites. Este es el caso de Plutón, Ceres y Eris (conocido antes como 2003 UB313). Con posterioridad también se han añadido a la lista de planetas enanos Makemake y Haumea. Por último, el resto de los objetos del sistema solar, excepto los satélites, pueden considerarse cuerpos menores del sistema solar.