Palacio de St. James

Palacio de St. James
St. James's Palace
St Jamess Palace.jpg
La entrada principal del Palacio de St. James en Pall Mall.
Localización
PaísReino Unido
UbicaciónLondres, Reino UnidoBandera de Reino Unido Reino Unido
Coordenadas51°30′17″N 0°08′16″O / 51°30′17″N 0°08′16″O / -0.13771
Información general
EstiloTudor
Inicio1531
Finalización1536
PropietarioEnrique VIII de Inglaterra
Sitio web
https://www.royal.uk/royal-residences-st-jamess-palace

El Palacio de St. James (en inglés, St James's Palace) es un palacio real situado en la Ciudad de Westminster en Londres, Reino Unido. Aunque ya no es la residencia principal del monarca, es el lugar de encuentro ceremonial del Accession Council y la residencia en Londres de varios miembros de la familia real británica.

Construido por el rey Enrique VIII en la parcela de un hospital de leprosos dedicado a Santiago el Menor, el palacio tuvo una importancia secundaria respecto al Palacio de Whitehall para la mayor parte de los monarcas de las casas de Tudor y Estuardo. La importancia del palacio aumentó durante los reinados de los primeros monarcas de la Casa de Hanover, pero fue desplazado por el Palacio de Buckingham a finales del siglo xviii y principios del xix. Tras ser usado cada vez más solo para ocasiones formales durante décadas, el traslado fue formalizado por la Reina Victoria en 1837. En la actualidad el palacio alberga la sede de varias oficinas oficiales, sociedades y colecciones, y todos los embajadores y altos comisionados en el Reino Unido todavía son recibidos por la Corte de St. James.

Construido principalmente entre 1531 y 1536 en ladrillo rojo, la arquitectura del palacio es de estilo predominantemente Tudor. En 1809 un incendio destruyó algunas partes de la estructura, incluidos los apartamentos privados del monarca, que nunca fueron reconstruidos. Se conservan algunos interiores del siglo xvii, pero la mayor parte de ellos fueron remodelados en el siglo xix.

Historia

Los Tudor

La construcción del palacio fue ordenada por Enrique VIII en la parcela de un antiguo hospital de leprosos dedicado a Santiago el Menor.[2]

El palacio fue remodelado en 1544 con techos pintados por Hans Holbein, y fue descrito como una «agradable casa real».[4]

Los Estuardo

El Palacio de St. James, a la izquierda, y The Mall en 1715.

En 1638, Carlos I otorgó el palacio a María de Médici, la madre de su esposa Enriqueta María. María permaneció en el palacio durante tres años, pero el hecho de que una antigua reina católica de Francia residiera en un palacio real resultó impopular entre el parlamento y pronto le pidieron que se marchara a Colonia. Carlos I pasó su última noche en St. James antes de su ejecución.[1]

El palacio fue restaurado por Carlos II tras la caída de la Mancomunidad, construyendo el St. James's Park al mismo tiempo. Se convirtió en la residencia principal del monarca en Londres en 1698, durante el reinado de Guillermo III y María II, después de que el Palacio de Whitehall fuera destruido por un incendio, y en el centro administrativo de la monarquía.

Casa de Hanover

La Chapel Royal del Palacio de St. James durante el matrimonio del futuro rey Jorge V (1893).

Los dos primeros monarcas de la Casa de Hanover usaron el Palacio de St. James como su principal residencia en Londres. Tanto Jorge I como Jorge II alojaron en el palacio a sus amantes, la duquesa de Kendal y la condesa de Suffolk respectivamente.[8]​ En 1809, un incendio destruyó parte del palacio, incluidos los apartamentos privados del monarca en la esquina sudeste. Estos apartamentos no fueron sustituidos, dejando aislada la Queen's Chapel, y ahora Marlborough Road discurre entre los dos edificios.

Jorge III encontró el Palacio de St. James cada vez más inadecuado. El palacio Tudor fue considerado incómodo y demasiado pequeño para su creciente familia. En 1762 Jorge compró Buckingham House —el predecesor del Palacio de Buckingham— para su reina, Carlota de Mecklemburgo-Strelitz.[9]

La familia real empezó a pasar la mayor parte de su tiempo en Buckingham House, mientras que solo usaban St. James para las ocasiones más formales; todavía se realizaban aquí recepciones tres veces por semana y audiencias públicas. A finales del siglo xviii, Jorge III renovó los apartamentos de aparato pero descuidó las partes residenciales.[1]

La sala de recepciones de la reina.

Siglo XX

En el palacio se celebró la Segunda Conferencia de Mesa Redonda (septiembre-diciembre de 1931), relacionada con la independencia de la India. El 12 de junio de 1941, representantes del Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, la Unión de Sudáfrica, y de los gobiernos en el exilio de Bélgica, Checoeslovaquia, Grecia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia y Yugoslavia, así como el General de Gaulle de Francia, se reunieron y firmaron la Declaración del Palacio de St. James, que fue el primero de los seis tratados que establecieron las Naciones Unidas y compusieron la Carta de las Naciones Unidas.[11]