Palacio de Lecumberri

Palacio de Lecumberri
El Palacio Negro de Lecumberri
Palacio de Lecumberri 04.jpg
Localización
PaísMéxico
UbicaciónDelegación Venustiano Carranza, Ciudad de México Bandera de México
DirecciónEje 3 Oriente Av. Ing. Eduardo Molina 113, Colonia Ampliación Penitenciaría , Delegación Venustiano Carranza
Coordenadas19°26′11″N 99°06′47″O / 19°26′11″N 99°06′47″O / -99.113055555556
Información general
UsosPrisión
Archivo General de la Nación
EstiloNeoclásico
Finalización29 de septiembre de 1900
Fecha de construcción9 de mayo de 1885
Diseño y construcción
ArquitectoLorenzo de la Hidalga
Ingeniero civilAntonio Torres Torija Torija, Antonio M. Anza y Miguel Quintana

El Palacio de Lecumberri, ubicado al oriente del Centro de la Ciudad de México, en la Delegación Venustiano Carranza, fue una penitenciaría y es, desde 1976, sede del Archivo General de la Nación.

Inauguración y construcción

Conocido popularmente en México como El Palacio Negro de Lecumberri, se inauguró el 29 de septiembre de 1900, durante el régimen de Porfirio Díaz, y sirvió como penitenciaría desde ese año hasta 1976. Su construcción surgió como consecuencia de la Reforma al Código Penal de 1871, mismo al que se anexó un proyecto arquitectónico para la creación de una Penitenciaría. Dicho proyecto fue elaborado por los ingenieros Antonio Torres Torija Torija, Antonio M. Anza y Miguel Quintana, quienes adoptaron el proyecto del arquitecto Lorenzo de la Hidalga en su "Paralelo de las penitenciarias", donde comparaba diferentes tipos de panópticos, retomando la idea original del filósofo inglés Jeremías Bentham.[1]​ El edificio responde a ese modelo, con una rotonda o cuerpo central poligonal destinado al cuerpo de vigilancia de la penitenciaría, y radial, mediante galerías de forma estrellada que convergen en el espacio central, en el cual se erigía una torre de 35 metros de altura destinada para la vigilancia de todo el penal. Se inició su construcción el 9 de mayo de 1885, y lo inauguró el 29 de septiembre de 1900 el general Porfirio Díaz Mori, por entonces presidente de la República. El primer director fue el jurista Miguel Macedo.