Ostsiedlung
English: Ostsiedlung

Evolución del área lingüística alemana desde 700 hasta 1910.

Ostsiedlung es el término alemán para designar la colonización alemana en la Europa Central y Oriental que comenzó en el siglo XII y concluyó en el siglo XV, aunque con eventuales episodios en los siglos XVI y XVIII.

Inicios

Si bien los pueblos germánicos habían logrado constituir entidades estatales después de la caída del Imperio Romano de Occidente y se habían logrado asimilar exitosamente al Imperio Carolingio a inicios del siglo VIII al este del río Elba vivían pueblos eslavos que no habían aún constituido verdaderos estados sino que se organizaban en simples grupos de tribus, siendo estos pueblos llamados colectivamente wendos o sorabos. La propaganda religiosa realizada por misioneros cristianos de Europa Occidental había llegado a otros puebos eslavos que sí llegaron a formar Estados como sucedió con los polacos, o bohemios, pero dicha "cristianización" de Europa Oriental no estaba generalizada.

Desde que el Imperio Carolingio se fraccionó en el siglo IX, durante la Alta Edad Media, sus sucesores en la zona más oriental del Imperio, iniciado por Luis el Germánico, dirigieron sus afanes de conquista hacia las tierras situadas al este del río Elba, pobladas por pueblos indoeuropeos eslavos de carácter tribal, como wendos y sorabos. La expansión de los monarcas alemanes hacia estos pueblos y sus vecinos eslavos tuvo éxito al principio, ganando para la colonización alemana a Mecklemburgo y Brandeburgo. Poco después era conquistado (y germanizado) el reino de Sajonia, pero la mala situación económica de la Alta Edad Media impidió una colonización alemana rápida y adecuadamente desarrollada, limitándose ésta a la simple migración de clanes y el asentamiento de alemanes en los territorios entre los ríos Elba y Oder.

No obstante, la población alemana creció durante la Baja Edad Media, cuando el fraccionamiento del Sacro Imperio Romano Germánico generó un incremento de la actividad económica en territorio alemán y mejores condiciones de vida para la población. Sin embargo, ello trajo también un importante crecimiento poblacional en los límites tradicionales del antiguo Imperio Carolingio al cual se circunscribía el área de población alemana, causando que la colonización alemana de territorios orientales apareciera como una solución a la presión demográfica sobre las tierras cultivables situadas más al oeste.

Esta nueva situación estimuló movimientos poblacionales desde Renania, Flandes y Sajonia, territorios del Sacro Imperio Romano Germánico, hacia asentamientos entre los ríos Elba y Saale, así como las regiones bálticas y de Polonia, entonces pobladas por eslavos no cristianos y - en la región báltica - baltos.[1]​ Dichos movimientos fueron apoyados por la nobleza alemana, los reyes polacos, los duques y la iglesia medieval, y fueron realizados a costa de grupos étnicos bálticos.

Los territorios al este del río Oder estaban habitados por diversos grupos étnicos, como wendos y prusianos, étnicamente eslavos pero con una organización política menos evolucionada que la de los reinos alemanes. La monarquía polaca de los Piast apreció que esta colonización germana permitía revalorizar tierras poco explotadas e incrementar las rentas de los gobernantes al establecerse un vasallaje feudal de los colonos alemanes. La poca densidad poblacional de estas tierras estimulaba a los señores locales a convocar la emigración de alemanes como una posibilidad de explotar tierras cultivables y dinamizar la economía de zonas poco atractivas.