Nube
English: Cloud

Animación de nubes a intervalos de 20 segundos.
Unas cuantas nubes en fila pasando sobre Santiago, Chile.

Una nube es un hidrometeoro que consiste en una masa visible compuesta de cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. Las nubes dispersan toda la luz visible y por eso se ven blancas. Sin embargo, a veces son demasiado gruesas o densas como para que la luz las atraviese. Cuando esto ocurre, la coloración se torna gris o incluso negra. Considerando que las nubes son gotas de agua sobre polvo atmosférico y dependiendo de algunos factores, las gotas pueden convertirse en lluvia, granizo o nieve. Son un aerosol formado por agua evaporada principalmente de los océanos.[cita requerida]

Al atardecer, estas nubes toman un color rojizo, debido al ángulo de los rayos del sol.

Las nubes se observan a simple vista y se clasifican según un sistema internacional creado en 1803 por Luke Howard,[2]​ químico y meteorólogo aficionado inglés, que las dividió en cuatro grandes categorías o formas:

  1. Cirriformes, que son penachos elevados y con forma de haz, compuestos por cristales de hielo.
  2. Estratiformes, extensas capas nubosas que traen, con frecuencia, lluvia continua.
  3. Nimbiformes, nubes capaces de formar precipitaciones.
  4. Cúmuliformes, nubes hinchadas de base plana que cruzan el cielo de verano.

El actual sistema de clasificación de nubes incluye muchas combinaciones y subdivisiones de estas cuatro categorías básicas. Una combinación particular de estratiformes y cúmuliformes se considera a menudo una quinta categoría designada estratocúmuliformes.

Cuando un meteorólogo habla de precipitación, se refiere a lluvia, nieve o cualquier forma de agua líquida o sólida que se precipita, o cae, del cielo. La cantidad de lluvia caída se mide por medio de pluviómetros. La forma más simple de pluviómetro es un recipiente de lados rectos con una escala, o regla, para medir la profundidad del agua que cae en él. La mayoría de estos aparatos dirigen la precipitación mediante un embudo a un tubo más estrecho, para permitir mediciones más precisas de cantidades pequeñas de precipitación. Al igual que otros instrumentos meteorológicos, los pluviómetros pueden hacerse de modo que registren sus mediciones en forma continua.

Las nubes atmosféricas pueden clasificarse por categoría o forma y varios rangos de altura para derivar diez tipos de troposféricos principales y dos tipos principales adicionales sobre la troposfera. El tipo de cúmulo incluye tres especies que indican el tamaño vertical.

Formas y alturasEstratiformes
no convectivo
Cirriformes
mayormente no convectivos
Estratocúmuliformes
convección limitada
Cúmuliformes
libre de convección
Nimbiformes
fuerte convección
Altura extremadamente grandeVelos noctilucentesOndas​ o remolinos noctilucentesBandas noctilucentes
Altura muy grandeÁcido nítrico y agua PSCCirriforme nacaradas PSCLenticular nacaradas PSC
Altura grandeCirrostratusCirrusCirrocumulus
Altura mediaAltostratusAltocumulus
Altura bajaStratusStratocumulusCumulus humilis
Desarrollo vertical moderadoNimbostratusCumulus mediocris
Gran desarrollo verticalCumulus congestusCumulonimbus

Formación de las nubes

Nubes en la ciudad de Hermosillo, México.
Vista del cielo nublado.
Cirros y altocúmulos.
Nubes en los Andes de Quito en la mañana.

Algunas masas de aire que componen la atmósfera terrestre llevan entre sus componentes significativas cantidades de agua que obtuvieron a partir de la evaporación del agua de mar y de la tierra húmeda, juntándose así con partículas de polvo o cenizas que hay en el aire (núcleos de condensación).

Estas masas de aire cálido y húmedo tienden a elevarse cuando se topan con otra masa de aire frío y seco. Las masas de aire no se revuelven entre sí cuando chocan; están bien delimitadas y tienden a desplazarse hacia zonas de menor presión atmosférica. Al elevarse las masas de aire caliente se expanden al encontrar menor presión en las alturas y, de acuerdo con la ley de los gases ideales, disminuye también su temperatura. Esto causa que el vapor de agua que contienen estas masas de aire se condense formando las nubes.

Cuando la masa de aire cálido y húmedo es forzada a subir muy alto en la troposfera se enfría de tal manera que se forman nubes de cristales de hielo, llamadas cirros, cirrostratos o cirrocúmulos. A menor altitud se forman las nubes de gotas de agua, como son los altoestratos, altocúmulos que generalmente acompañan a los frentes cálidos, al igual que los estratos de menor altitud.

Los cúmulos, en cambio, acompañan a los frentes fríos. Estas nubes tienden a crecer de forma vertical hasta llegar a formar masas en altura, conocidas como cumulonimbos. Estas nubes de tormenta esconden en su interior un sistema de torbellinos, ascendentes en el interior y descendentes en el exterior. Si se dan las condiciones adecuadas, estos torbellinos pueden llegar hasta el suelo en forma de tornados

La electricidad estática generada por el movimiento de los torbellinos dentro de estas nubes es una posible causa de las tormentas eléctricas.

Procesos de formación

Las nubes pueden formarse por procesos distintos:

Nubes por ascenso orográfico

La masa de aire caliente y húmedo choca contra una montaña. Esto hace que el aire ascienda a capas más frías, dando origen a un tipo de nubes horizontales, llamadas estratos. Se forman por debajo de los 3 km de altitud.

Nubes de convección térmica

Una corriente de aire caliente y húmedo asciende a capas más altas y frías, dando lugar a la formación de cúmulos. Esto suele ocurrir por debajo de los 3 km de altitud. La nube puede crecer en altura, transformándose en un cumulonimbo. Cuando se produce la caída de la lluvia la nube se separa en dos fragmentos, porque no puede ascender el aire caliente. Al fragmentarse la nube, cesa la lluvia. Se producen borrascas de corta duración pero muy intensas.

Nubes producidas por un frente

Los frentes son zonas de contacto entre dos masas de aire que tienen distinta temperatura y densidad. Si una masa de aire caliente y húmedo, en movimiento, choca contra una de aire frío, se forman nubes horizontales, llamadas nimboestratos (3 km de altitud), altostrato (entre 3 y 5 km de altitud) o cirro e cirrostrato (12 km de altitud). Los nimbostratos y los altostratos producen, generalmente, lluvia. En cambio, los cirros indican buen tiempo si no se mueven deprisa o cambiar en cirrostratos. Cuando una masa de aire frío, que se desplaza, choca contra una masa de aire caliente se forman cumulonimbos.[3]