Monte Verde
English: Monte Verde

Yacimiento arqueológico de Monte Verde.

Monte Verde es un yacimiento arqueológico con evidencias de asentamientos humanos del pleistoceno tardío, ubicado en el sector de Monte Verde, en la comuna de Puerto Montt, Región de Los Lagos, al sur de Chile. Consta de dos yacimientos: MV-I y MV-II; en los cuales hay restos datados en 14.500[3]

Descripción

Aspecto del sitio en 2012.

Hace 14 800 años, un pequeño grupo humano, denominado «cultura monteverdina», habitaba en las cercanías del río Maullín, en las inmediaciones de la actual ciudad de Puerto Montt. Sus restos arqueológicos fueron excepcionalmente bien conservados por causas naturales fortuitas que permitieron la formación del sitio.[4]​ En 1997, luego de la verificación de sus datos por un grupo de científicos, reconociéndolo como uno de los sitios más antiguos de América habitado por seres humanos que se haya podido verificar hasta el presente, el descubrimiento puso fin al Consenso de Clovis que postulaba el poblamiento tardío del continente americano y dio sustento a ideas como la del poblamiento temprano.[6]

Yacimiento

Monte Verde ubicada en Chile
Monte Verde
Monte Verde
Localización de Monte Verde en el mapa de Chile.

El yacimiento cuenta con tres sitios denominados Monteverde I, Monteverde II, y Chinchihuapi.

Este yacimiento se mantiene perfectamente bien conservado, incluyendo carne y cuero de gonfoterio, cuerdas, estacas, maderas, gran cantidad de restos de alimentos y plantas y hasta las pisadas de un pie pequeño.

Esta conservación se produjo por el ascenso del nivel del agua del pequeño arroyo Chinchihuapi, lo que transformó el lecho del arroyo y el piso del sitio en el fondo de un pantano. El depósito de sedimentos pobres en oxígeno y la buena turba cubrieron el campamento de Monte Verde permitiendo que se preservara perfectamente lo que habitualmente no se conserva en un sitio arqueológico. La evolución de este pantano en presencia de una gran cantidad de hierro proveniente de los volcanes andinos, originó sobre esta turba un segundo sello formado por óxido de hierro, duro como una roca, pero más importante, impermeable al agua de las lluvias sureñas.