Momia
English: Mummy

Momias de la cultura Chinchorro, en la región de Arica y Parinacota (Chile), las más antiguas del mundo.[1]

Se denomina momia al cadáver de un ser humano o de otro animal que, mediante embalsamamiento o por circunstancias naturales, se ha mantenido en aceptable estado de conservación del cuerpo mucho tiempo después de la muerte. Existen tres regiones y lugares[¿cuál?] que por sus características de sequedad extrema, frío, alcalinidad, aislamiento de la intemperie o de los microorganismos, causan que un cadáver se momifique en lugar de que se degrade por completo, como sucede normalmente en casi cualquier parte de la biósfera terrestre.

Momias

Cuerpo de egipcio momificado naturalmente (Naqada II 3500 a 3200 a. C.) Museo Británico de Londres.

La noción de momia está asociada a la de un cadáver embalsamado o preparado con la intención de conservarlo el mayor tiempo posible, usualmente por razones religiosas. Los cadáveres muy rara vez se mantienen incorruptos, debido a que las condiciones para su conservación natural son fortuitas y escasas.

Algunas antiguas culturas han dado, en variadas ocasiones a lo largo de la historia, una gran importancia a la conservación de los cadáveres de sus difuntos como parte de sus ritos y costumbres funerarias. El Antiguo Egipto es el ejemplo más conocido de cultura que efectuaba la momificación ritual de sus muertos.

Momificación en Egipto

La momificación egipcia consistía en:

  1. Lavar y perfumar por fuera el cadáver.
  2. Se extraían los órganos y se guardaban en unos vasos llamados vasos canopos.
  3. Se rellenaba el vientre con mirra.
  4. El cuerpo era sumergido en natrón 70 días.
  5. Se secaba bien y se rellenaba con mirra.
  6. El cadáver se envolvía con vendas impregnadas en resinas entre las que se colocaban amuletos. Desde la Baja Época muchas veces la resina será sustituida por betún, denominado mum de donde derivará la palabra árabe mummiya y de esta, momia.
  7. Finalmente los guardaban en uno a tres sarcófagos uno dentro del otro.
Momia (sach)
en jeroglífico
z
a
H

Unicode: sˁḥ

Los egipcios comunes no eran momificados, pero eran enterrados en fosas donde el calor y las condiciones secas del desierto, los momificaban naturalmente. Este proceso se da en las tumbas predinásticas de Nagada ya que lo más habitual era que los cuerpos permanecieran enteros y enterrados en fosas sencillas, cavadas a poca profundidad. Gracias al contacto directo con la arena del desierto, a veces estos cuerpos se han conservado muy bien (Ginger, en el Museo Británico). Pocos ejemplos nos han llegado de este tipo de momia natural, seguramente porque con frecuencia los cuerpos debieron de ser desenterrados y destrozados por los animales del desierto.

Ejemplos de momias ceremoniales

Momias de Guanajuato en exposición en la ciudad de Guanajuato (México).