Libro de Tobit
English: Book of Tobit

El arcángel Rafael, importante protagonista de este libro (relieve en dístico sobre marfil, Londres, siglo VI).

El Libro de Tobit (en griego, Τωβίθ o Τωβίτ, Tōbíth o Tōbít; en hebreo, טובי‎, Tobí ‘bondadoso mío’), también llamado Libro de Tobías (en latín, Tobias; en hebreo, טוביה‎, Tobyah, ‘Yahveh es bondadoso’),[1]​ es una antigua obra literaria hebrea incluida en la Septuaginta, comúnmente aceptada por las comunidades judías de la Diáspora, pero luego considerada como un texto apócrifo por el judaísmo rabínico, el judaísmo caraíta, el judaísmo mesiánico, y por los cristianos protestantes, anglicanos y restauracionistas. Sin embargo, este libro es aceptado como canónico por los católicos, ortodoxos, y ortodoxos orientales.

Datos generales

Idioma, época y autor

No sabemos nada acerca del autor de Tobit; apenas que se trataba de un judío versado en la historia y en la ciencia de Dios y que posiblemente haya vivido en tiempos de la Diáspora. La fecha y el lugar de composición son dudosos: algunos afirman que fue escrito en Egipto entre los siglos IV y III a. C.:[3]​), en Palestina. Su idioma original, como el de todos los libros de este período, parece ser, según el análisis de la mayoría de los expertos, el arameo. Posteriormente habría sido traducido al hebreo y al griego, aunque es posible un original hebreo.

Tradición textual

Se conservan dos textos de versión griega: el del Alexandrinus en el Códice Vaticano y el del Sinaiticus. Este último fue la base usada para las traducciones latinas a partir de la Vetus latina. En Qumram se han encontrado fragmentos del libro en arameo e incluso en hebreo que apoyan la versión del Sinaiticus. Otros textos en hebreo o arameo que se han encontrado parecen más bien ser traducción del griego antiguo.

Las versiones más antiguas conocidas del libro de Tobit, son varios fragmentos en arameo (4Q196 a 4Q199)[7]

Jerónimo aunque de mala gana tradujo el texto al latín a partir de uno en arameo que a su vez le fue traducido al hebreo, según él mismo cuenta.[8]

Canonicidad del libro

San Agustín (397 d.C.)[13]

El Libro de Tobit fue catalogado como canónico por el Concilio de Roma (382)[19]

Los judíos actuales no lo consideran parte del Tanaj, aunque sí un escrito israelita ancestral con muy buenos valores. Por este motivo, su canonicidad ha sido impugnada a través de siglos por algunos grupos dentro del cristianismo. Las iglesias católica, ortodoxas, armenia, copta, etíope, y las demás iglesias orientales históricas, defienden el valor canónico, sagrado, divino e inspirado de éste y de todos los llamados libros deuterocanónicos. Todos estos libros se encuentran en todas las Biblias de estas iglesias. Así, por ejemplo, en las Biblias católicas, se encuentra ubicado después de Nehemías y antes de Judit. Tobit y los otros deuterocanónicos son considerados "apócrifos" y no-canónicos por los protestantes, y por otros grupos surgidos de ellos. No obstante lo cual, estos libros también aparecen, bajo el rubro "Apócrypha", en todas las Biblias de los anglicanos, episcopalianos, luteranos y anabaptistas. El Artículo VI de la Declaración de 39 Artículos de la Iglesia de Inglaterra los considera libros que "la iglesia debe leer como ejemplo de vida e instrucción de comportamiento, pero que no deben ser utilizados para establecer doctrina alguna". Los amish leen un pasaje de Tobit en todas sus ceremonias y celebraciones nupciales.