Lenguas sino-tibetanas

Lenguas sino-tibetanas
Distribución geográficaEste de Asia
PaísesChinaBandera de la República Popular China China
Bandera de Tailandia Tailandia
Bandera de Birmania Birmania
Bandera de Laos Laos
Bandera de Bután Bután
Bandera de Nepal Nepal
Bandera de Bangladés Bangladés
Bandera de India India
Bandera de Pakistán Pakistán
Hablantes~20-25% población mundial[2]
SubdivisionesSinítico
Tibetano-Birmano
ISO 639-2sit
Sino-tibetan languages.png
Véase también
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

Las lenguas sino-tibetanas forman una familia de lenguas que incluye más de 250 idiomas que se hablan desde el norte de la India, al occidente, hasta Taiwán, por el sureste, y desde China, al norte, hasta la península de Malaca, por el sur. En número de hablantes, solamente la aventaja la familia indoeuropea. La procedencia de estas lenguas, que la lingüística occidental apenas ha estudiado, hay que buscarla en Tíbet, Nepal, Birmania, China occidental y el estado indio de Assam. Las lenguas del grupo se caracterizan por su tendencia a la tonalidad, aunque se discute si este es un rasgo que se remonte al antecesor común.[3]

Historia

Existen correlatos arqueológicos entre la cultura neolítica de Yangshao y la prehistoria reconstruible de los pueblos sino-tibetanos. La cultura de Yangshao se originó en la cuenca del río Amarillo y las llanuras centrales del norte de China. Posteriormente estos grupos humanos se habrían dividido en un grupo meridional (tibetobirmanos) y un grupo septentrional (sínitos o proto-chinos).[4]​ Naturalmente, no existen testimonios escritos de esta época, por lo que toda la información debe extraerse de los datos conjuntos de la reconstrucción lingüística y la arqueología.

En reconocimiento de la familia sino-tibetana en su extensión actual solo se dio a principios del siglo XX. Benedict (1942) creó el término sino-tibetano para un grupo similar al que previamente se había llamado indo-chino (el propio Benedict excluyó las lenguas tai y las lenguas austroasiáticas, que previamente algunos incluían en el grupo indo-chino). Shafer (1946, 1955, 1974), aunque adoptó el término sino-tibetano, siguió considerando dentro de la familia lenguas que actualmente no se consideran sinotibetanas, aunque algunos de los grupos de primer nivel usados por Shafer sinítico, daico (kadai), bódico, birmano, bárico y karénico fueron correctamente identificados por Shafer.