Lenguas romances

Lenguas romances
Distribución geográficaEuropa Latina, América Latina, África Latina, CanadáFlag of Canada.svg Canadá (Quebec), Estados UnidosFlag of the United States.svg Estados Unidos (Suroeste), FilipinasBandera de Filipinas Filipinas, Timor OrientalBandera de Timor Oriental Timor Oriental, (Macau), IndiaFlag of India.svg India (Goa, Dadra y Nagar Haveli, y Puducherry) y algunos países y territorios dependientes de Oceanía (Marianas, Carolinas, VanuatuBandera de Vanuatu Vanuatu, Polinesia FrancesaBandera de Polinesia Francesa Polinesia Francesa, Nueva Caledonia, Wallis y Futuna e Isla de Pascua).
Hablantes~950 millones (2010)
Filiación genética

Indoeuropeo
  Itálico
    Latino-falisco

      L. romances
SubdivisionesGrupo iberorrománico
Grupo occitanorrománico
Grupo galorrománico
Grupo retorrománico
Grupo galoitaliano
Grupo italorromance
Grupo balcorrománico
Grupo sardo
ISO 639-2roa
ISO 639-3roa[1]
Romance Languages-World-Map.png
Extensión
Véase también
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas

Las lenguas romances (también denominadas lenguas románicas, lenguas latinas, o lenguas neolatinas) son una rama indoeuropea de lenguas estrechamente relacionadas entre sí y que históricamente aparecieron como evolución (o equivalentes) del latín vulgar (entendido en su sentido etimológico de habla cotidiana del vulgo o común de la gente) y opuesto al latín clásico (forma estandarizada que a partir de cierto momento era una lengua aprendida como segunda lengua y no como lengua materna).

Fueron las lenguas itálicas que sobrevivieron por el Imperio Romano, extinguiéndose la lengua melliza del latín (el falisco) y también desapareciendo un grupo itálico paralelo a las latino-faliscas, como las osco-umbras u otras ramas desordenadas.

El número de lenguas romances conocidas supera la veintena, aunque en la actualidad muchas variedades regionales están gravemente amenazadas y solo media docena de ellas tienen un uso general y varios millones de hablantes.

Ubicación e historia: la Romania

Mapa de las lenguas románicas con su distribución actual en Europa.
Distribución de las lenguas romance más habladas a principios del siglo XXI: español (verde oscuro y verde claro), francés (azul y celeste), italiano (amarillo), portugués (anaranjado) y rumano (rojo).

Estas lenguas se hablaban y se siguen hablando en un territorio que recibe el nombre de Romania, que cubre en su mayor parte el sur europeo del antiguo Imperio romano. Los términos romance y Romania proceden efectivamente del adverbio romanice, "en romano", desde el adjetivo latino romanicus: se consideraba que sus hablantes empleaban una lengua tomada de los romanos, por oposición a otras lenguas presentes en los territorios del antiguo Imperio, como el fráncico en Francia, lengua de los francos perteneciente a la familia de las lenguas germánicas. Pues, romanice loqui, "para hablar en romano" (eso es, el dialecto vernáculo latín) es en contraste con latine loqui, "para hablar en latín" (latín medieval, la versión conservadora de la lengua usado en escrituras y contextos formales o como una lengua franca), y con barbarice loqui, "para hablar en bárbaro" (las lenguas no latinas de los pueblos de los lugares externos del Imperio Romano).

Las lenguas románicas en Europa.

El primer escrito en que se encuentra el término romano, de una manera u otra, se remonta al sínodo de Tours del año 813. Es a partir de ese sínodo cuando se considera que la primera lengua vulgar se separa del latín, y se designa en efecto como una lengua aparte. Se trata de una forma de protofrancés que recibe el nombre de romana lingua o román. No obstante, en los Cartularios de Valpuesta, hay un texto anterior que data del año 804, y está escrito en un latín muy romanizado.

La evolución del latín vulgar hacia las lenguas románicas se fecha, grosso modo, de la siguiente manera:

  1. Entre el 200 a. C. y el 400 aproximadamente: diferentes formas de latín vulgar.
  2. Entre el 500 y 600: estas formas comienzan a distinguirse entre sí.
  3. A partir del 800: se reconoce la existencia de las lenguas romances.