Lenguas arameas

Arameo
ארמית / Arāmît, ܐܪܡܝܐ / Ārāmāyâ
Hablado enBandera de Azerbaiyán Azerbaiyán
Bandera de Irán Irán
Bandera de Irak Irak
Bandera de Georgia Georgia
Bandera de Líbano Líbano
Bandera de Rusia Rusia
Bandera de Siria Siria
Bandera de Israel Israel
Bandera de Palestina Palestina
Bandera de Turquía Turquía
RegiónOriente Medio, Asia Central, Europa, Norteamérica y Australia
Hablantes445 000
Familia

Afroasiática
  Semítica
    Semítica Noroc.

      Arameo
Estatus oficial
Oficial enNingún país
Regulado porNo está regulado
Códigos
ISO 639-2arc
ISO 639-3arc

Las lenguas arameas (del hebreo אֲרַמִּי aramí, «de la tierra de Aram (Siria)») es una rama de las lenguas semíticas con una historia de al menos 3000 años, rama que involucra a una diversidad reconocida por su presencia en la Biblia, y posible lengua de Jesús de Nazaret. [1]

El arameo antiguo fue el idioma original de grandes secciones de algunos libros de la Biblia, como el Libro de Daniel y el Libro de Esdras, así como el idioma principal del Talmud, el Bahir y el Zohar. Aunque hay pruebas de que se hablara en la Judea del siglo I,[2]​ es todavía hoy la principal lengua de algunas pequeñas comunidades no arabófonas de Oriente Medio.

El grupo arameo pertenece a la familia de las lenguas semíticas, como el árabe y el hebreo, que a su vez forman parte de la macrofamilia afroasiática, y al grupo de lenguas semíticas noroccidentales que incluye a las lenguas cananeas.

Aspectos históricos, sociales y culturales

Distribución geográfica

Durante el siglo XII a. C., los arameos ―primitivos hablantes de este idioma― comenzaron a establecerse en un territorio que corresponde a los actuales Siria, Armenia y el este de Turquía. Desde allí se expandieron a un territorio más amplio, que iba desde la costa oriental del Mediterráneo hasta la orilla oriental del Tigris. La lengua común más hablada actualmente en Oriente Medio es el árabe, pero el arameo aún tiene importancia como lengua litúrgica y literaria entre los judíos, mandeos y entre algunos cristianos. Adicionalmente, la turbulencia vivida durante los últimos dos siglos en esta región, ha dispersado a hablantes de arameo por todo el mundo.

Variedades del arameo

En rigor, el arameo no es un único idioma homogéneo, sino un grupo de idiomas bien diferenciados aunque relacionados. Las variedades modernas son fragmentaciones resultantes de la larga historia del arameo (reflejada en su amplia literatura y en su uso por parte de comunidades diferentes, que forman comunidades separadas de diferentes religiones). La diversidad de las lenguas arameas es tal que existen variedades ininteligibles entre sí, en tanto que otras tienen cierto grado de inteligibilidad mutua. Algunas incluso son conocidas por un nombre distinto, como el siríaco, un dialecto del arameo hablado por comunidades cristianas del este.

Los dialectos arameos se clasifican tanto histórica como geográficamente. Por períodos históricos se distingue entre las lenguas arameas modernas, conocidas también como neoarameo, las que se encuentran restringidas al uso literario y aquellas que están extintas. Con ciertas excepciones, esta lógica lo distingue entre las categorías antiguo, medio y moderno. En cuanto a los dialectos modernos, la distinción es geográfica, por lo que los dialectos modernos se clasifican en arameo oriental y arameo occidental, cuyo límite puede delinearse aproximadamente a ambos lados del río Éufrates, o ligeramente al oeste del mismo. Un esquema tradicional del arameo contemporáneo es el siguiente:

  • Neoarameo oriental
    • Neoarameo noriental
    • Turoyo
  • Neoarameo occidental

Sistema de escritura

El primer sistema utilizado para escribir el arameo estaba basado en el alfabeto fenicio. Posteriormente, el arameo desarrolló su estilo distintivo de escritura, el cual fue adoptado por los israelitas y otros habitantes de Canaán para sus propias lenguas, por lo que actualmente es mejor conocido como alfabeto hebreo. Este es el sistema de escritura empleado en el arameo bíblico.

Existen también otros sistemas de escritura para el arameo, uno desarrollado por las comunidades cristianas, una forma cursiva conocida como alfabeto siríaco, y otro, una modificación del alfabeto arameo conocida como alfabeto mandeo.

Además de estos sistemas de escritura, algunos derivados del alfabeto arameo se han usado a través de la historia por grupos particulares, como el alfabeto nabateo en Petra y el alfabeto palmireño en Palmira. En tiempos modernos, el turoyo ha sido escrito en ocasiones con un alfabeto latino adaptado.