Karla Faye Tucker

Karla Faye Tucker
Información personal
Nacimiento18 de noviembre de 1959
Bandera de Estados Unidos Houston, Texas, Estados Unidos
Fallecimiento3 de febrero de 1998 (38 años)
Bandera de Estados Unidos Huntsville, Texas, Estados Unidos
Causa de la muerteInyección letal Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEstadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
ReligiónCristianismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
CónyugeStephen Griffith (divorciada)
Dana Lane Brown (viudo)
Información profesional
OcupaciónCriminal Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activa1983
Información criminal
Cargo(s) criminal(es)asesinato Ver y modificar los datos en Wikidata
CondenaPena de muerte
Situación penalEjecutada por inyección letal en 1998

Karla Faye Tucker (18 de noviembre de 1959 - 3 de febrero de 1998) fue una convicta por asesinato en el Estado de Texas condenada en 1984 y ejecutada catorce años más tarde. Fue la primera mujer en ser ejecutada en Estados Unidos de América desde la ejecución de Velma Barfield en 1984, y la primera en Texas desde la ejecución de Josefa "Chipita" Rodríguez en 1863. Por ser mujer y su conversión al cristianismo, inspiró un movimiento en Estados Unidos que abogaba el cambio de la condena a muerte de Tucker por la de cadena perpetua. Este movimiento llegó a tener alcance internacional.

Biografía

Karla Tucker nació en Houston, Texas, era la más joven de tres hermanas. Su padre Larry era estibador en el golfo de México. Cuando Karla tenía diez años sus padres se divorciaron, y durante los procedimientos del divorcio, ella creyó haber sido la causa de la ruptura de sus padres. A los 12 años ya consumía drogas. A los 14 fue expulsada del colegio, siguió a su madre Carolyn en un grupo de rock, ejerciendo la prostitución y viajando con grupos como The Allman Brothers Band, The Marshall Tucker Band, y Eagles. A los 16 años se casó con Stephen Griffith de quien se divorció poco tiempo después.

Karla Faye Tucker acudió a su juicio totalmente drogada, y por ello el juicio estuvo a punto de suspenderse. Por culpa del efecto de las drogas Karla llegó a manifestar que sintió placer sexual al matar.[1]

Tras unos años en la cárcel se rehabilitó. Se casó con el párroco Dana Lane Brown y dio varias charlas en contra de las drogas, en ocasiones teniendo visitas de drogadictos para convencerles de acabar con su adicción a las drogas. Muchos de esos drogadictos se rehabilitaron y por ello se considera que Karla salvó más vidas que las personas que asesinó.