Iqbal Masih
English: Iqbal Masih

Iqbal Masih
Iqbal Masih placa Almería.JPG
Placa en memoria de Iqbal Masih en Almería, España
Información personal
Nacimiento1982
PakistánBandera de Pakistán Pakistán
Fallecimiento16 de abril de 1995
PakistánBandera de Pakistán Pakistán
Causa de la muerteAsesinato
Nacionalidad Pakistaní
Lengua maternaUrdu
Características físicas
Altura1,20
Información profesional
OcupaciónEsclavo
Conocido porLuchador en contra de la explotación infantil
Años activo3
DistincionesPremio Reebok a la juventud en acción
Premio de los niños del mundo
Placa contra la esclavitud infantil

Iqbal Masih, Acerca de este sonido pronunciación (1982[2]

Biografía y vida

Su esclavitud

Iqbal fue cedido a un fabricante de alfombras por su padre a cambio de un préstamo de 600 rupias (9 euros)[5]

Pese a que ellos eran conscientes de que los niños que trabajaban en la fábrica eran víctimas de la explotación con condiciones higiénicas degradantes, dichas alfombras se vendían por una gran suma de dinero puesto que eran muy pocos los que podían fabricar estas alfombras y solo se formaban una vez al año. Con el tiempo, los intereses de la deuda de su padre se fueron incrementando, por lo que en la práctica, Iqbal permaneció varios años en la esclavitud. Las muy duras condiciones que debió soportar afectaron a su crecimiento midiendo a los doce años de edad la estatura de un niño de seis.[1]

La fuga

Un domingo de 1992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud que vivían otros muchos niños de su país con el apoyo del sindicato Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos).[1]​A partir de ese momento fue libre y se dedicó, con el apoyo de ese sindicato, a denunciar a los patronos de los telares contando la situación de esclavitud en la que vivían muchos niños de su país. En reportajes de televisión emitidos en India, Pakistán y en todo el mundo daba un mensaje que decía: “¡No compréis ninguna de esas alfombras!

Asesinato

El 16 de abril de 1995, mientras montaba en bicicleta camino de su casa, fue abatido a disparos desde una furgoneta negra, creándole heridas tan graves que acabaron con su vida. Los autores del crimen desaparecieron sin dejar rastro aunque los vecinos del lugar afirmaron que se trataban de mercenarios.