Idioma japonés

Japonés
Kanji: 日本語 / Hiragana: にほんご / Katakana: 二ホンゴ / Rōmaji: Nihongo
Hablado enBandera de Japón Japón
Bandera de Palaos Palaos
Bandera de Islas Marshall Islas Marshall
Bandera de Guam Guam
Hablantes150 millones
Puesto9 (Ethnologue, 2013)
FamiliaLenguas japónicas
DialectosKanto
Kansai
Tokio
Osaka
Hiroshima
Dialectos del japonés.
Escrituraひらがな Hiragana
カタカナ Katakana
漢字 Kanji
Furigana
Nihongo Rōmaji
Estatus oficial
Oficial enBandera de Japón Japón
Bandera de Palaos Palaos[1]
Regulado porMinisterio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón
文部科学省
Códigos
ISO 639-1ja
ISO 639-2jpn
ISO 639-3jpn
Idioma japonés.PNG

El idioma japonés o nipón (日本語 Acerca de este sonido Nihongo ?) (AFI:nihõŋgo) es un idioma de Asia oriental hablado por unas 128 millones de personas, principalmente en Japón, donde es la lengua nacional. El japonés es el principal idioma de las lenguas japónicas, y aunque se ha debatido sobre su relación lingüística con el coreano, el ainu, las lenguas altaicas y las lenguas austroasiáticas, no hay consenso en cuanto a su origen.

Poco se sabe acerca el origen del idioma. Hay textos chinos del siglo III que documentan algunas palabras japonesas, pero los primeros textos extensos no surgen hasta el siglo VIII. Durante el período Heian (794-1185), el chino ejerció una profunda influencia en el vocabulario y fonología del japonés antiguo y del medio temprano. El japonés medio tardío (1185-1600) se acerca sustancialmente al japonés contemporáneo. En este período se incorporan también los primeros préstamos europeos. Tras el fin del aislamiento en 1853, la cantidad de préstamos de lenguas europeas aumentó considerablemente, especialmente del inglés.

El japonés no tiene una relación genética con el chino, pero utiliza caracteres chinos llamados kanji (漢字), y gran parte del vocabulario proviene del chino. Junto a los kanji, el japonés utiliza dos alfabetos o silabarios: el hiragana (ひらがな) y el katakana (カタカナ). El alfabeto latino (en japonés romaji) se utiliza para escribir acrónimos y el idioma emplea tanto los números árabes como los chinos.

Origen y clasificación del japonés

Aunque originario de Asia nororiental, su parentesco filogenético es incierto. Comúnmente se ha clasificado como una lengua aislada,[2]​ al no haberse podido establecer parentesco con otros idiomas, es decir, un idioma sin relación con ningún otro. Sin embargo, según algunos lingüistas, el japonés estándar moderno no es una lengua aislada sino que es parte de la familia japónica junto a varias lenguas de las islas Ryūkyū (también consideradas dialectos japoneses) todas ellas derivadas del protojapónico. Aunque aparte de sus descendientes modernos no ha podido demostrarse un parentesco filogenético inequívoco entre el protojapónico (o sus descendientes modernos) y ninguna otra lengua de Asia. Sin embargo, aunque no se ha podido establecer firmemente ningún parentesco claro, no faltan las hipótesis que señalan algunas coincidencias con el coreano y con las lenguas altaicas o las lenguas austronesias. Además cabe señalar que el japonés no está relacionado ni filogenéticamente ni tipológicamente con el chino, si bien parte importante del vocabulario del japonés moderno son préstamos y cultismos tomados del chino clásico. Tampoco parece existir ninguna relación con la lengua ainu (con la que comparte rasgos tipológicos, pero no elementos que sugieran origen filogenético común).

Es un hecho comprobado que existen correlaciones sistemáticas entre los fonemas de las lenguas primitivas coreanas y del japonés antiguo.[7]​ reconoce una fuerte influencia continental, posiblemente ligado al coreano, y, al mismo tiempo, considera la posibilidad de la existencia de un sustrato austronésico. Dicho sea de paso, algunos investigadores consideran al coreano como una lengua altaica (si bien la existencia de la categoría de altaico es en sí motivo de controversia).

Desde que en 2500 a. C. pueblos mongólicos llegados del continente comenzaron a poblar las islas del archipiélago japonés, donde se inició el desarrollo de una lengua arcaica (Yamato kotoba - 倭言葉) de estructura polisilábica, así como una cultura propia. No sería hasta el siglo III d. C. cuando intelectuales coreanos introducen la cultura china en las islas niponas. Esta invasión cultural duró aproximadamente cuatro siglos, durante los cuales se introdujeron ciencias, artes, y religión, así como el sistema de escritura chino.

Los japoneses comenzaron a usar los caracteres chinos (kanji - 漢字 significa caracteres Han) conservando el sonido original chino, (si bien adaptándolo a su propio sistema fonético) y añadiendo además la pronunciación nativa a esos símbolos.[8]​ Por ello hoy día, al estudiar el sistema de kanji es necesario aprender ambas lecturas, la lectura china (onyomi 音読み) y la lectura japonesa (kunyomi 訓読み), si bien dichos adjetivos no deben prestarse a errores: Ambas pronunciaciones son propias del japonés, y son diferentes a las del chino moderno, aun así el sonido del onyomi es la aproximación japonesa al sonido chino del entonces y dependía también de la variante hablada que estaba en el poder. Además de los kanji, en el japonés existen dos silabarios para representar todos sus sonidos, creados a partir de la simplificación de ciertos kanji. Los silabarios se denominan hiragana y katakana y son un sistema de escritura único del japonés, ausente en el chino y el coreano. El japonés moderno utiliza los tres sistemas de escritura, kanji, hiragana y katakana, circunscribiendo el uso de cada uno para diferentes funciones, si bien hay ocasiones en que dos de ellos pueden usarse indistintamente.

Debido a la particular historia de Japón, el idioma japonés incluye elementos ausentes en las lenguas indoeuropeas, siendo uno de los más conocidos, un rico sistema de honoríficos (keigo 敬語) que resultan en formas verbales y construcciones gramaticales específicas para indicar la jerarquía relativa entre el que habla y el que escucha, así como el nivel de respeto hacia el interlocutor.