Honduras
English: Honduras

República de Honduras
Estado miembro de la Unión Centroamericana

Flag of Honduras.svg
Coat of arms of Honduras.svg

Lema: «Libre, Soberana e Independiente»
Himno: Himno Nacional de Honduras

HND orthographic.svg

CapitalTegucigalpa
Coat of arms of Tegucigalpa.svg

14°05′39″N 87°12′24″O / 14°05′39″N 87°12′24″O / -87.206666666667
Ciudad más pobladaSan Pedro Sula
Escudo msps.jpg
Idioma oficialEspañol
GentilicioHondureño, -a
Forma de gobiernoRepública presidencialista
 • PresidenteJuan Orlando Hernández
 • Primer Designado PresidencialRicardo Antonio Álvarez Arias
Órgano legislativoCongreso Nacional de Honduras Ver y modificar los datos en Wikidata
Independencia
 • Declarada

 • Imperio Mexicano
 • Provincias Unidas
 • República Federal
 • República
de España
15 de septiembre de 1821
1821-1823
1823-1824
1824-1838
26 de octubre de 1838
SuperficiePuesto 102.º
 • Total112 492 km²[1]
 • Agua (%)0,18
Fronteras1575 km[1]
Línea de costa823 km[1]
Punto más altoCerro Las Minas Ver y modificar los datos en Wikidata
Población total 
 • Censo9 005 180 hab. (2019)[2]
 • Densidad80,05 hab./km²
PIB (PPA)Puesto 98.º
 • Total (2019)Crecimiento 51 856 millones[2]
 • Per cápitaUSD 8 068[2]
PIB (nominal)Puesto 101.º
 • Total (2019)USD 24 496 millones[2]
 • Per cápitaDecrecimiento 2 869[2]
IDH (2018)Crecimiento 0,617 [4]
MonedaLempira (HNL).
Huso horarioUTC –6:00
 • En veranoNo aplica
Código ISO340 / HND / HN
Dominio internet.hn Ver y modificar los datos en Wikidata
Prefijo telefónico+504
Prefijo radiofónicoHR
Siglas país para aeronavesHR
Siglas país para automóvilesHN
Código del COIHON Ver y modificar los datos en Wikidata
  1. La Constitución establece en sus artículos 8 y 295, que el Distrito Central, oficialmente denominado Municipio del Distrito Central, formado por los antiguos de Tegucigalpa y Comayagüela, es la capital del país.[5]

Honduras es un país ubicado en el centro-norte de América Central; su nombre oficial es República de Honduras y su capital es Distrito Central, formado por las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela.[7]

Honduras es un estado unitario y se autodefine como libre, soberano e independiente, unitario e indivisible. Limita al norte y este con el mar Caribe, al sureste con Nicaragua, al sur con el golfo de Fonseca y El Salvador, y al oeste con Guatemala.[8]​La extensión territorial de Honduras, comprendiendo todas sus islas, es de 112 492 km².[1]

La organización territorial de Honduras divide el país, política y administrativamente, en 18 departamentos, y estos en 298 municipios. La forma de gobierno es republicana, democrática y representativa. Se ejerce por tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, complementarios e independientes y sin relaciones de subordinación.[10]

La población de Honduras supera los 9 millones de habitantes,[11][13]​dedicada en su mayor parte a las actividades agropecuarias, además del comercio, manufacturas, y servicios públicos entre otras actividades. El departamento de Honduras con mayor densidad de población es Cortés con 400.3 hab./km².[11]​El país es multiétnico, consta de cuatro grandes familias étnicas: los blancos o mestizos que son la mayoría, los pueblos indígenas (lencas, misquitos, tolupanes, chortis, pech, tawahkas), garífunas y criollos de habla inglesa.

El territorio de Honduras es muy accidentado, lo forman altas filas de montañas, elevadas planicies, valles profundos en los que se encuentran llanos extensos y fértiles cruzados por ríos más o menos caudalosos y algunos navegables,[15]​Se estima que en Honduras existen unas 8000 especies de plantas, alrededor de 250 de reptiles y anfibios, más de 700 especies de aves y 110 especies de mamíferos, distribuidos en las diferentes regiones.

Para Honduras, el período de la federación había sido desastroso. Las rivalidades locales y las disputas ideológicas habían producido el caos político y perturbado la economía.

Honduras declaró su Independencia de Centroamérica el 15 de septiembre de 1821. En enero de 1839, se adoptó formalmente la primera constitución del país. El general Francisco Ferrera se convirtió en el primer presidente (1841 - 42) del país luego de que este, se presentara como candidato único. Este periodo fue seguido por un segundo periodo (1842-44). Al término de su mandato entregó el mando a Coronado Chávez (1845-47).

Una vez finalizado el periodo de Chávez, El Gral. Ferrera quiso regresar al poder pero no encontró apoyo y en su lugar el congreso nombró al conservador, Juan Lindo. Durante la presidencia de Lindo, se adoptó en 1848 una nueva constitución. Lindo hizo un esfuerzo por promover la educación, y mejorar la situación administrativa del país.

En 1852, Juan Lindo entregó el poder al liberal José Trinidad Cabañas (1852-55). Tres años más tarde, el gobierno guatemalteco de Rafel Carrera invadió Honduras y expulsó a Cabañas, instalando en su lugar el líder conservador, José Santos Guardiola.[16]

Historia

Sociedades prehispánicas en Honduras

Vaso trípode de la cultura Maya-Ulúa.
Pintura rupestre en Santa Elena, Honduras.
Reproducción del Templo de Rosalila.

Antes de la conquista española, el actual territorio de Honduras estaba habitado por pueblos indígenas que se caracterizaban por dos tipos culturales diferentes, formado como producto de las migraciones que poblaron el continente americano, en la época precolombina.[18]​ Las culturas maya y azteca, estaban regidas por el llamado «modo de producción asiático», cuya característica más sobresaliente era la existencia de una economía sedentaria, basada en la producción agrícola, con relaciones de producción de carácter colectivo centralizadas en un poder único que era ejercido por un conjunto de funcionarios civiles, religiosos y militares. Por lo tanto, no eran sociedades igualitarias. La división de clases se establecía entre los que ejercían el poder y la mayoría del pueblo.[19]

Estela maya de Copán.

Estas culturas alcanzaron grandes progresos en los diversos campos del conocimiento humano, impulsados por el desarrollo de una variada agricultura (frijol, cacao, chile, etc.) y contaban con grandes sistemas de riego. De esta manera garantizaban una alimentación adecuada para sus numerosas poblaciones. Además aplicaron técnicas de gran perfección en los tejidos y la cerámica. Desarrollaron un intenso y variado comercio. Alcanzaron un alto desarrollo científico en las matemáticas y la astronomía; además de la arquitectura y la escultura, que emplearon en la construcción de grandes ciudades.[19]

En la sección noroccidental de Honduras, predominaban los pueblos de los chortís, grupo mayance localizado en Copán y Ocotepeque, y los lencas que se extendían por los departamentos de Santa Bárbara, Lempira, Intibucá, La Paz, Comayagua, Francisco Morazán y Valle y parte de lo que hoy comprende el territorio de El Salvador.[18]

El resto del territorio hondureño estaba habitado por pueblos provenientes del sur del continente, con una cultura nómada y seminómada, regidos por relaciones de producción comunal primitivas. Entre estos pueblos se encontraban tolupanes (denominados también xicaques), pechs (denominados también "payas"), tawahkas y misquitos que, en su conjunto, formaban la mayoría de la población del país.[20]​ Fue hasta después de la segunda mitad de 1700 que se conformaron otros grupos étnicos, a lo largo de la zona costera del litoral Caribe: los garífunas y los negros de habla criolla inglesa.[18]

Parque de pelota en Copán.
Pirámide de la cultura Lenca
Pirámide Lenca del sitio arqueológico de Yarumela el Chilcal

La población más numerosa la constituían los lencas quienes, en el momento de la llegada de los españoles, era el más extendido y organizado de los grupos del país. Habitaban en poblaciones de considerable tamaño, con un promedio de 350 casas y mucho más de 500 pobladores.[21]​ Aunque existen polémicas científicas sobre la ascendencia y origen de los lencas, según Rodolfo Barón Castro son los restos directos herederos de los mayas que no siguieron el éxodo que dio fin al Antiguo Imperio. Otros estudios indican que son descendientes de grupos Olmecas que llegaron migrando en el periodo Preclasico desde el sur de México. A la llegada de los españoles, se encontraban establecidos en el territorio que hoy comprenden las Repúblicas de El Salvador y Honduras.[22]

El área maya comprende lo que en nuestros días son los países de Honduras, Guatemala, El Salvador y sur de México.[23]​ Los mayas florecieron en estos países en los primeros quince siglos de la era cristiana.[24]​ Causas desconocidas hasta hoy, provocaron el abandono y la destrucción de Copán y otras ciudades mayas, que en la época de la conquista española ya no eran más que ruinas. Hambre, pestes, guerras internas se han propuesto como las causas del abandono.[25]

Conquista Española

Representación de Cristóbal Colón y su arribo al continente Americano que dio lugar en el Cabo Honduras el 1 de octubre de 1502.
Pedro de Alvarado.

En marzo de 1524, Gil González Dávila se convirtió en el primer español en arribar a Honduras con propósitos de conquista. Fundó la villa de San Gil de Buena Vista y se internó en territorio hondureño pacificando a los indios, luchando contra los españoles que le disputaban el territorio, así como también esperanzado en encontrar el desaguadero del lago de Nicaragua.[26]

Luego Hernán Cortés, movido por los informes que había recibido sobre la gran riqueza del país, envió entonces dos expediciones, una por tierra y otra por mar. Encargó la primera a Pedro de Alvarado y la segunda a Cristóbal de Olid. Pero este último lo traicionó.[9]​ Por este motivo, Cortés, salió de México a la cabeza de una expedición que duró cerca de dos años y terminó, tras miles de peligros y privaciones, en Trujillo (Honduras).[27]

Cortés introdujo el ganado y fundó la villa de la Natividad de Nuestra Señora, cerca de Puerto Caballos. Antes de su regreso a México (1526), nombró a Hernando de Saavedra, gobernador de Honduras y dejó instrucciones de darles buen trato a los indígenas.

El 26 de octubre de 1526, Diego López de Salcedo fue nombrado por la corona española como gobernador de Honduras, en sustitución de Saavedra. La siguiente década estuvo marcada por las ambiciones personales de los gobernantes y los conquistadores interfiriendo con la organización gubernamental. Los españoles establecidos se rebelaron en contra de sus líderes, y los indios se rebelaron contra sus patrones y contra los malos tratos.[9][28]

A la muerte de Salcedo (1530), los españoles de origen europeo se convirtieron en árbitros del poder. Ponían y quitaban gobernadores. Ante esta situación, los mismos colonos solicitaron a Pedro de Alvarado poner fin a la anarquía. Con la llegada de Alvarado en 1536, el caos disminuyó, y Honduras quedó bajo autoridad.[9]

En 1537, Francisco de Montejo fue nombrado gobernador. Al llegar a Honduras, anuló las reparticiones de tierras hechas por Alvarado. Su capitán, Alonso de Cáceres, fue el responsable de sofocar la insurrección indígena de 1537 y 1538, dirigida por el cacique Lempira.[9]

En 1539 Montejo y Alvarado tuvieron serios desacuerdos sobre la región, lo cual llamó la atención del Consejo de Indias. Montejo se fue a Chiapas, y Alvarado se convirtió en gobernador de Honduras. [28]​ Hecho esto, Pedro de Alvarado, con la aprobación del Rey, anexó Honduras a Guatemala".[9]

Honduras hispánica

San Pedro Sula fue víctima del vandalismo de "El Olonés".

La derrota de Lempira y la reducción de luchas rivales entre españoles contribuyó a la conquista y al aumento de la actividad económica en Honduras. A finales de 1540, Honduras parecía encaminarse rumbo al desarrollo y la prosperidad, con el establecimiento de Gracias como capital de la Audiencia regional de Guatemala. Sin embargo, esta decisión creó resentimiento en los centros más poblados de Guatemala y El Salvador. En 1549, la capital de la Audiencia fue trasladada a Antigua, Guatemala y así Honduras se mantuvo como una provincia dentro de la Capitanía General de Guatemala hasta 1821.[29]

Los primeros centros mineros del país se encontraban en Gracias. En 1538 estos centros producían significantes cantidades de oro. En 1540 ello cambió con el descubrimiento de oro y plata en el valle del Río Guayape. Esto contribuyó al declive de Gracias y al ascenso de Comayagua como principal centro poblacional de Honduras. La demanda de mano de obra aumentó, y esto aceleró la disminución de la población nativa. Como resultado de esto, fueron introducidos en el país esclavos provenientes de África. Otros yacimientos de oro fueron encontrados cerca de San Pedro Sula y el puerto de Trujillo.

Fortaleza de San Fernando de Omoa (Cortés).

La producción minera comenzó a declinar en 1560, y con ello la importancia de Honduras ante la corona. A comienzos de 1569, nuevos descubrimientos de plata revivieron brevemente la economía, lo que llevó a la fundación de Tegucigalpa, que pronto comenzó a rivalizar con Comayagua como la ciudad más importante de la provincia. El auge de la plata alcanzó su punto máximo en 1584, y la depresión económica regresó poco después. Esfuerzos de minería en Honduras, se vieron obstaculizados por la falta de capital, mano de obra y las dificultades topográficas. El mercurio, vital para la producción de plata, era escaso, además de la negligencia de los funcionarios.[29]

Comayagua durante la época colonial
Fuerte San Cristóbal en Gracias (Lempira).

Uno de los grandes problemas para los gobernantes españoles de Honduras, fue la actividad de los ingleses en el norte de Honduras. Estas actividades comenzaron en el siglo XVI y continuaron hasta el siglo XIX. En los primeros años, piratas europeos atacaron de forma frecuente los poblados del Caribe hondureño, por ejemplo la Batalla de Puerto Caballos (1603), parte de la Guerra anglo-española (1585-1604). En 1643 una expedición Inglesa destruyó la ciudad de Trujillo, el principal puerto de Honduras. Además, los ingleses hicieron enormes esfuerzos para implantar colonias a partir del siglo XVII en las Islas de la Bahía y el norte de Honduras con la ayuda de los Sambos y los Misquitos quienes atacaban los asentamientos españoles.[9]

A principios del siglo XVIII, la dinastía borbónica, vinculada a los gobernantes de Francia, sustituyó a los Habsburgo en el trono de España. La nueva dinastía, inició una serie de reformas en todo el imperio, diseñadas para hacer la administración más eficiente y rentable, y para facilitar la defensa de las colonias. Entre estas reformas se observó una reducción del impuesto sobre los minerales preciosos y en el costo de mercurio, que era un monopolio real. En Honduras, estas reformas contribuyeron al resurgimiento de la industria minera en la década de 1730. Bajo los Borbones, el gobierno español hizo varios esfuerzos, para recuperar el control sobre la costa del Caribe.[29]

En 1752, fue construida la fortaleza de San Fernando de Omoa. En 1780, los españoles regresaron a Trujillo, que comenzó a desarrollarse como base de operaciones contra los asentamientos británicos hacia el este. Durante la década de 1780, los españoles recuperaron el control sobre las Islas de la Bahía y sacaron a la mayoría de los británicos y sus aliados de la zona de Río Negro. La Convención anglo-española de 1786, dictó el reconocimiento definitivo de la soberanía española sobre la costa del Caribe.[9]

La independencia

Francisco Morazán: prócer centroamericano.
Cuadro del chileno Luis Vergara Ahumada de 1957, que interpreta la celebración del Primer Grito de Independencia de Centroamérica en Comayagua.

Por cerca de tres siglos Honduras fue parte de la Capitanía General de Guatemala, por lo que su independencia, giró alrededor de los acontecimientos pro-independentistas en las demás provincias. Luego de la ocupación de España por parte de los franceses, se produjeron en Nicaragua, El Salvador y Guatemala (1811-1813)[30]​ los primeros actos de insurrección en favor de la independencia de Centroamérica. En Honduras, los españoles recurrían a la perpetuidad en el poder con el propósito de ahogar la causa independentista.[9]

Desde 1813 a hasta 1820, no se dieron en Centroamérica otros sucesos notables en relación a la independencia. Fue hasta principios de 1821, cuando México a través del Plan de Iguala declaró su independencia total de España el 24 de febrero.[31]​ Este suceso, aceleró la independencia de Centroamérica, la cual se consumó el 15 de septiembre de 1821 con una declaración, la cual fue redactada por José Cecilio del Valle.[32]

La euforia de la independencia duró muy poco, ya que en enero de 1822, por iniciativa de los conservadores,[33]​ y del emperador Agustín de Iturbide, las provincias unidas de Centroamérica se unieron al imperio mexicano. Esta unión duró hasta la caída del mismo Iturbide en marzo de 1823.

Imágenes de Tegucigalpa en siglo XIX

En marzo de 1824, se reunió un congreso en Guatemala y se fundó la República Federal de Centroamérica, compuesta por Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.[34]​ La nueva República tuvo una corta existencia, y después de varias guerras civiles, se disolvió la Unión el 26 de octubre de 1838, y los cinco estados de la República se erigieron en cinco estados independientes.

Algunos de los estados centroamericanos, intentaron varias veces la reconstitución de la República Federal de Centro América. Pero estas tentativas fracasaron y costaron la vida a varios de sus iniciadores. Un último intento se llevó a cabo, por influencia del Dr. Policarpo Bonilla, Presidente de Honduras, se celebró un tratado con Nicaragua y El Salvador, según el cual, las tres repúblicas constituyeron una federación bajo el nombre de República Mayor de Centro América.[35]

Las tres repúblicas se convirtieron en estados, y la soberanía de la federación recayó en una Dieta compuesta por tres miembros, uno por cada estado, que había de reunirse cada año en la capital de los estados federales. Por invitación de esta Dieta, los tres estados nombraron una delegación que se reunió como Asamblea Constituyente en Managua, y estableció una Constitución, según cuyos términos los tres estados tomaron el nombre de Estados Unidos de la América Central, el 1 de noviembre de 1898.[36]

Esta Constitución, que en la mente de aquellos que la habían formado significaba una consolidación de los tres estados federales y una pronta reorganización de la gran República de la América Central, soñada por Francisco Morazán, tuvo un triste fin. El día después de haberse reunido la Asamblea Constituyente, un movimiento revolucionario, hostil a la nueva federación, tuvo lugar en San Salvador, el cual dio por resultado una nueva administración en este estado. Su primer paso fue retirarse de la Unión, y esta separación ocasionó la disolución de los Estados Unidos de la América Central, pues, siguiendo el ejemplo de El Salvador, los estados de Honduras y Nicaragua reasumieron su soberanía. [37]


Presidencia de Santos Guardiola

Residencia del Presidente, José Santos Guardiola.

Tras el derrocamiento de Cabañas "el general José Santos Guardiola se trasladó a Honduras. El 10 de noviembre llegó a Tegucigalpa y lanzó su candidatura a la presidencia. Se practicaron elecciones y como no resultó electo ningún ciudadano por mayoría absoluta de votos, la Cámara General eligió Presidente y Vice-presidente respectivamente al Gral. conservador Santos Guardiola y a Don José María Lazo."[39]

Durante la gestión de Guardiola la economía del país fue precaria, a tal grado que el presidente se vio forzado a emitir monedas de cobre. En otro orden de cosas, la administración Guardiola, fue una de las más liberales en la historia de Honduras; a pesar de ser miembro del partido conservador, Santos Guardiola dio libertad de prensa. Asimismo amplió la libertad individual de expresión e incluyó entre los votantes a los terratenientes miembros de la clase media, además de regular las relaciones entre el estado y la iglesia.[41]

Finalmente, el abierto anticlericalismo de Guardiola lo llevó a iniciar la llamada "Guerra de los Padres" en abril de 1861.[43]

Debido a las constantes guerras y luchas por el poder, Honduras se veía sumergida en el atraso. Castellanos "trabajó por calmar los espíritus, infundir confianza y promover el progreso posible ... y mucho habría hecho si la muerte no lo hubiera sorprendido...el 11 de diciembre de ese mismo año."[43]