Guerras de los Castores
English: Beaver Wars

Guerras de los Castores
Parte de Colonización francesa de América
Castor fiber canadensis (Canadian beaver) fur skin (cut).jpg
Piel de castor.
FechaSegunda mitad del siglo XVII:[2]
Agosto de 1642-5 de noviembre de 1653. Primera Guerra Iroquesa.
Mediados de 1654-1656. Segunda Guerra Iroquesa.
1656-junio de 1667. Tercera Guerra Iroquesa.
20 de septiembre de 1659-15 de julio de 1660. Primera Guerra Esopus.
Abril de 1663-1675. Cuarta Guerra Iroquesa.
7 de junio de 1663-16 de mayo de 1664. Segunda Guerra Esopus.
20 de junio de 1675-fines de 1676. Guerra del rey Felipe.
Septiembre de 1680-Primavera de 1684. Quinta Guerra Iroquesa.
12 de mayo de 1689-30 de septiembre de 1697. Guerra del rey Guillermo.
LugarRegión de los Grandes Lagos
ResultadoGran Paz de Montreal (4 de agosto de 1701)
Beligerantes
1642-1653
Confederación Hurona
Tionontaté
Confederación Neutral
1654-1656
Confederación Erie
1656-1667
Tribus algonquinas del lago Hurón (fox, sauk, potawatomi, ottawa y kikapú)
1659-1660/1663-1664
Lenape
1663-1675:
Conestoga
1675-1676
Wampanoag
Nipmuck
Narragansett
Podunk
Mohicanos
1680-1684
Miami
Confederación Illinois
Ottawa
1689-1697
Alianza tribal en Ohio (potawatomi, shawnee, miami e illinois)
Confederación Anishinaabeg (ojibwa, ottawa y algonquinos)
Confederación Wabanaki (abenaki, maliseet, micmac y passamaquoddy)
Winnebago
Menomini
Apoyados por:
Royal Standard of the King of France.svg Reino de Francia
· Nueva Francia
Flag of Sweden.svg Reino de Suecia
· Nueva Suecia
Flag of the Iroquois Confederacy.svg Haudenosaunee
· Mohawk
· Seneca
· Cayuga
· Oneida
· Onondaga
Apoyada por:
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas de los Países Bajos
· Nuevos Países Bajos
Flag of England.svg Reino de Inglaterra
· América británica
Fuerzas en combate
4.000-6.000 neutrales[17]​ (cifras pre-epidémicas)Más de 3.000 lanzas (1634)[23]

Las Guerras de los Castores, también conocidas como Guerras Iroquesas o Guerras franco-iroquesas, son la denominación de una serie de conflictos librados en la segunda mitad del siglo XVII en el noroeste de Norteamérica. Alentados y armados por sus socios comerciales ingleses y neerlandeses, los iroqueses intentaron expandir su territorio alrededor de la región de los Grandes Lagos y monopolizar el comercio de pieles que suministraba dicho producto a los mercados de Europa. Durante los conflictos se enfrentarían las tribus de la Confederación iroquesa contra los colonos franceses y sus aliados, principalmente pueblos de habla algonquina.

Las guerras fueron extremadamente sanguinarias y se consideran uno de los episodios más sangrientos de la historia de América del Norte.[24]​ La ampliación del territorio iroqués significó un reajuste en la geografía étnica de Norteamérica, destruyendo grandes confederaciones tribales como los hurones, neutrales, erie y conestoga, empujando a las tribus orientales al oeste del río Misisipi. El territorio del Ohio y la península inferior de Míchigan fueron prácticamente despojados de sus pueblos originarios, que huyeron en calidad de refugiados al oeste. No mucho después, dichas regiones fueron repobladas por los mismos pueblos, aunque en general como "repúblicas" indígenas, en vez de homogéneas y discretas "tribus".

Las sociedades algonquinas e iroquesas se vieron profundamente afectadas por estos enfrentamientos. El conflicto disminuyó su intensidad cuando los iroqueses perdieron a sus aliados neerlandeses en la colonia de los Nuevos Países Bajos, y con el creciente deseo francés de tener a los iroqueses como aliados contra la invasión inglesa. Posteriormente, los iroqueses se convertirían en socios comerciales de los británicos, convirtiéndose en un componente crucial de su ulterior expansión utilizando las conquistas iroquesas como una pretensión sobre el Viejo Noroeste.

Antecedentes

La Confederación iroquesa era una alianza político-militar entre las tribus de los mohawk, seneca, cayuga, oneida y onondaga.[28]

Primeros contactos

El primer encuentro entre iroqueses y europeos se dio en el viaje del francés Jacques Cartier en 1535. Recorrió el valle del río San Lorenzo (francés: Saint Lawrence) donde identifico a los iroqueses que ahí vivían como laurencianos o estadaconeses, grupo independiente de la Confederación.[29]

La tradición oral iroquesa recogida en las Relations des Jésuites de la Nouvelle-France, habla de una guerra entre mohawk contra conestoga y algonquinos entre 1580 y 1600. Cuando Dugua llegó al valle de San Lorenzo se encontró que la zona había vivido una larga y sangrienta guerra al estilo feudal. Antes de 1603 el aventurero francés Samuel de Champlain había formado una alianza ofensiva contra los iroqueses. Su razón era comercial, pues los indios canadienses eran su fuente de peletería, y los iroqueses interferían en el comercio. Desembarcó en Tadoussac y su pequeña compañía de aventureros franceses fue contratada por 300 innu y algonquinos y 100 hurones[35]

Territorio de los laurencianos en torno a 1535.

Competencia neerlandesa

En 1610 los neerlandeses establecen un puesto comercial al borde del territorio iroqués, en el valle del río Hudson, dándoles acceso directo a los mercados europeos y eliminando la necesidad de depender de intermediarios de otras tribus y franceses. El nuevo puesto les ofrecía valiosas herramientas a cambio de pieles de animales. Así empezaron las cacerías a gran escala.[36]​ A partir de entonces comienza a escalar el conflicto entre iroqueses y los indios aliados de los galos. Los iroqueses vivían en el actual territorio de Nueva York, al oeste de Hudson y al sur del lago Ontario. Comprendían una isla étnica rodeada por pueblos algonquinos, como los shawnee al oeste de Ohio, y las confederaciones de tribus iroquesas hurona y neutral, que ocupaban el sur del lago Hurón y el oeste del Ontario respectivamente.

Entre 1610 y 1615 los mohawk estaban en guerra con sus enemigos septentrionales (hurones, innu y algonquinos), pero eso no los detuvo de atacar a los conestoga con apoyo neerlandés (creían que los franceses apoyaban a los conestoga). Hubo que esperar hasta 1622 para que la Confederación y sus enemigos septentrionales pactaran la paz y pusieran fin a medio siglo de guerra.[33]

Dibujo que muestra el asedio francés de un fuerte iroqués.

Los europeos trajeron una epidemia de viruela que arrasó Nueva Inglaterra entre 1617 y 1619, matando al 90% de los indios de las regiones costeras.[40]

Reinicio del conflicto

En 1624 los algonquinos y franceses atacan a los iroqueses,[42]

Los iroqueses, especialmente los mohawk, confiaban en ese comercio para adquirir armas de fuego y otros bienes europeos. Hacia los años 1630, gracias a los neerlandeses, los iroqueses tenían suficientes armas y se hacían experimentados en el uso del arcabuz por sus constantes guerras con sus enemigos tradicionales. Por otra parte, los franceses prohibieron el comercio de estas armas a sus aliados, aunque a veces las regalaban cuando algunos indios se convertían al cristianismo. Aunque el foco de los ataques iroqueses eran los algonquinos, hurones, mohicanos e innu, la alianza de estos con los galos llevó a un sangriento conflicto directo. Pero la introducción de estas armas también aceleró el declive de la población de castores, tanto que para 1640 estaban casi extintos en el valle del Hudson. A medida que estos desaparecían en sus territorios en la segunda mitad del siglo, los iroqueses iniciaron sus guerras de expansión. El núcleo del comercio de pieles se desplazó a las regiones frías del sur del actual Ontario, en territorio de los neutrales y hurones, socios de la Nueva Francia. Desplazados del comercio por sus enemigos y con una población decreciente por las enfermedades, los iroqueses decidieron ampliar su área de control.

Los ingleses empiezan a participar de estas guerras con la toma de Quebec en 1629, pero devolviéndola a los galos tres años después. Durante aquellos años algonquinos e innu no tuvieron acceso a las armas de fuego y fueron vulnerables a los ataques mohawk, considerándose a veces este el comienzo de las Guerras de los Castores.[33]

Tácticas

Los jefes guerreros iroqueses eran elegidos por las matriarcas de cada clan. Ellas decidían cuando ir a la guerra y monitoreaban permanentemente el sistema político.[44]

Inicialmente los iroqueses usaban las mismas tácticas y armamento de sus vecinos, con arcos, flechas, escudos y armaduras corporales hasta la introducción del arcabuz por Champlain en 1609, quedando un cuarto de siglo en desventaja por carecer de esta arma.[49]

Para 1641 los iroqueses han modernizado su forma de guerrear con las armas neerlandeses. Disparaban por las rendijas de las empalizadas al asaltar los fuertes. En campo abierto cargan y disparan a poca distancia para espantar al enemigo.[8]

Finalmente, sus enemigos abandonan la idea del combate corporal y buscan como compensar el atraso material y táctico. [48]

Poder militar y demografía

Los iroqueses en los años 1630 eran no menos de 20.000,[55]

Su organización política coordinaba una eficiente producción agrícola que les permitía movilizar ejércitos de campaña mayores que sus vecinos.[58]

Las crónicas dicen que en 1595, antes de las guerras y pestes, podían congregar hasta 8.000 lanzas.[48]