Guerra polaco-lituano-teutónica

Guerra polaco-lituana-teutónica
Jan Matejko, Bitwa pod Grunwaldem.jpg
La batalla de Grunwald, de Jan Matejko (1878).
Fecha1409-1411
LugarActuales Estonia, Letonia y Lituania
ResultadoVictoria polaco-lituana
Primera Paz de Toruń
Beligerantes
Teuton flag.svg Orden TeutónicaPOL Przemysł II 1295 COA.svg Polonia
COA of Gediminaičiai dynasty Lithuania.svg Lituania
Comandantes
Ulrich von Jungingen 
Heinrich von Plauen
Michael von Sternberg
Vladislao II de Polonia
Vitautas de Lituania
Fuerzas en combate
De 20.000 a 25.000Más de 50.000

La guerra polaco-lituana-teutónica o Gran Guerra (en polaco: Wielka Wojna) fue un conflicto bélico ocurrido entre los años 1409 y 1411, y en el que Polonia y Lituania se enfrentaron a la Orden Teutónica. Los cruzados fueron aplastados en la batalla de Grunwald, tras lo que nunca recuperaron la fuerza y el prestigio que poseían antes de la guerra. La Primera Paz de Toruń puso fin a la guerra.

Causas

En el siglo XIII, los Caballeros Teutónicos habían sido invitados a Culmerland para ayudar en la defensa de Mazovia y en la conversión de los paganos prusianos bálticos. En virtud de un decreto pontificio en el que se les dio carta blanca para actuar como desearan, establecieron una base de poder en la región, ocupando posteriormente las regiones costeras del Báltico (lo que actualmente son Letonia, Lituania y Estonia), y mostraron signos de desear una mayor expansión. Sus incursiones en Polonia en el siglo XIV les dio el control de las principales ciudades en Pomerania y Cuyavia. Con el fin de promover sus esfuerzos bélicos contra el estado pagano de Lituania, los reyes teutones instituyeron una serie de cruzadas con el fin de obtener el apoyo de otros países europeos.

En 1385, la Unión de Krewo incorporó Lituania a la corona de Polonia, y el posterior matrimonio de Gran Duque Jogaila de Lituania y la reina Eduviges I de Polonia fueron a modificar el equilibrio de poder; ambas naciones fueron más que conscientes de que sólo mediante la acción conjunta podrían frustrar los planes de expansión de la Orden Teutónica. Jogaila aceptó el cristianismo y se convirtió en el rey Vladislao II de Polonia. Lituania, con su conversión al cristianismo eliminó gran parte de la razón de ser de las cruzadas de los caballeros teutones.

En 1398, sin embargo, los Caballeros invadieron los estados cristianos de Polonia y Lituania. En este momento, los polacos y los lituanos no tuvieron más opción que sufrir en silencio, pues todavía no estaban preparados militarmente para enfrentarse el poder de los Caballeros.