Guerra mahdista
English: Mahdist War

Guerra mahdista
Reparto de África
Bataille d'Ondurman 2.jpg
Pintura de la Batalla de Omdurman (1898).
Fecha1881-1899
LugarSudán, Egipto, Eritrea, Etiopía y Uganda
Casus belliLevantamiento de Muhammad Ahmad
ResultadoVictoria anglo-egipcia
Cambios territorialesSudán se convierte en el Sudán anglo-egipcio, condominio del Imperio británico
Beligerantes
Bandera de Imperio británico Imperio británico
Flag of Congo Free State.svg Estado Libre del Congo
Ethiopian Pennants.svg Imperio etíope (1885–1889)
Flag of Italy (1861–1946).svg Reino de Italia (1861-1946)[1]
Flag of the Mahdi movement in Sudan.svg Sudán mahdista
Comandantes
Bandera de Imperio británico Charles Gordon 
Bandera de Imperio británico Garnet Wolseley
Bandera de Imperio británico Herbert Kitchener
Flag of Congo Free State.svg Louis Napoléon Chaltin
Ethiopian Pennants.svg Yohannes IV 
Flag of Italy (1861–1946).svg Oreste Baratieri
Flag of Italy (1861–1946).svg Giuseppe Arimondi
Muhammad Ahmad 
Abdallahi ibn Muhammad 
Bajas
aprox. 17.821 (entre muertos y heridos)[cita requerida]aprox. 73.148 (entre muertos y heridos)[cita requerida]

La Guerra mahdista (1881-1899) fue una guerra colonial británica que tuvo lugar a fines del siglo XIX, que inicialmente enfrentó a los seguidores del líder religioso sudanés Muhammad Ahmad bin Abd Allah, que se había autoproclamado el Mahdi ("Guía") del Islam, y a las fuerzas del Jedivato de Egipto, a las que más tarde se unieron las fuerzas británicas. Los dieciocho años de guerra dieron origen al Sudán anglo-egipcio (1899-1956), un condominio del Imperio británico y el Reino de Egipto.

La participación británica en la guerra es llamada Campaña del Sudán, siendo descrita en detalle en The River War: An Historical Account of the Reconquest of the Soudan (1899) de Winston Churchill, que participó en la guerra. Este conflicto también es conocido como la "Rebelión mahdista", la "Guerra anglo-sudanesa" y la "Revuelta mahdista del Sudán".

Trasfondo

Después de la invasión de Muhammad Ali en 1819, Sudán fue gobernado por una administración egipcia. Debido a los altos impuestos aplicados y al sangriento inicio del gobierno turco-egipcio en Sudán, este sistema colonial era detestado por el pueblo sudanés.

Durante el período de gobierno turco-egipcio, muchos segmentos del pueblo sudanés padecieron penurias debido al sistema fiscal impuesto por el gobierno central. Bajo este sistema, los agricultores y pequeños comerciantes debían pagar un impuesto llano, el cual era recaudado por agentes gubernamentales nombrados entre los miembros de la tribu Shaigiya del norte de Sudán. En años malos, especialmente durante sequías y hambrunas, los agricultores no podían pagar los altos impuestos. Temiendo las represalias de los Shaigiya, muchos agricultores abandonaron sus aldeas en el fértil valle del Nilo y se refugiaron en zonas remotas de Kordofán y Darfur. Estos migrantes, conocidos como "jallaba" por sus vestimentas sueltas, empezaron a fungir como pequeños comerciantes e intermediarios para las compañías comerciales extranjeras que se habían instalado en las ciudades y pueblos del centro de Sudán.[cita requerida]. Los jallaba también eran conocidos por ser tratantes de esclavos.

Hacia mediados del siglo XIX, la administración imperial otomana en Egipto estaba a cargo del Jedive Ismail. Los gastos del Jedive Ismail incrementaron la deuda externa de Egipto y cuando su financiamiento del Canal de Suez empezó a menguar, Gran Bretaña dio un paso al frente y pagó sus préstamos a cambio de ser accionista mayoritario en el canal. Siendo la ruta más corta a la India, considerada una joya de la Corona Británica, el control del Canal de Suez era de vital importancia estratégica, ya que los intereses comerciales e imperiales británicos dictaban la necesidad de su captura o control. Por lo tanto, el papel de los británicos en los asuntos internos egipcios se incrementó gradualmente. Como los gastos y la corrupción del Jedive Ismail producían inestabilidad, en 1873 el gobierno británico apoyó un programa en el cual una comisión de deuda anglo-francesa asumía la responsabilidad de administrar los asuntos fiscales egipcios. Esta comisión finalmente obligó al Jedive Ismail a abdicar en favor de su hijo Tawfiq en 1877, lo cual llevó a un período de inestabilidad política.

En 1873, Ismail había nombrado a Charles George Gordon como gobernador de las Provincias Ecuatoriales del Sudán. En los tres años siguientes, el General Gordon luchó contra Al-Zubayr Rahma Mansur, un jefe nativo de Darfur.

Hasta la abdicación de Ismail en 1877, Gordon vio que su apoyo se había reducido gravemente. Agotado por años de trabajo, renunció a su puesto en 1880 y partió a Inglaterra a inicios de 1881. Sus políticas pronto fueron abandonadas por los nuevos gobernadores, pero la furia y el descontento de la dominante minoría árabe no fueron resueltos.[cita requerida]

A pesar que los egipcios estaban temerosos ante el gradual deterioro de las condiciones, los británicos rehusaron involucrarse. El Foreign Secretary Granville Leveson-Gower dijo: "El Gobierno de Su Majestad no se responsabiliza en forma alguna por operaciones en el Sudán".