Golpe de Estado en Brasil de 1964

Golpe de Estado en Brasil de 1964
Kennedy and Goulart review troops 1962.jpg
John F. Kennedy durante la visita del entonces presidente brasileño João Goulart a los Estados Unidos en 1962. Más tarde se descubrió que el presidente norteamericano había previsto invadir militarmente a Brasil para derrocar al gobierno de Goulart si es que el golpe de Estado no salía como lo previsto.
Contexto del acontecimiento
Fecha31 de marzo de 1964
SitioBrasilFlag of Brazil.svg Brasil
ImpulsoresFuerzas Armadas
Influencias ideológicas de los impulsoresAnticomunismo
Gobierno previo
GobernanteJoão Goulart
Forma de gobiernoFederalismo Presidencial
Gobierno resultante
GobernanteRanieri Mazzilli
Forma de gobiernoDictadura

El Golpe de Estado en Brasil de 1964 tuvo lugar contra el presidente João Goulart por militares brasileños con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, la noche del martes 31 de marzo de 1964.[2]

Antecedentes

Elegido como vicepresidente de Jânio Quadros, João Goulart —también conocido como «Jango»— debería acceder a la presidencia tras la renuncia de Quadros, el viernes 25 de agosto de 1961, según la Constitución vigente a la época, promulgada en 1946. Sin embargo, João Goulart se encontraba como representante del gobierno brasileño en un viaje a la República Popular China.[3]​ Goulart fue entonces acusado de ser comunista y le impidieron asumir su lugar como mandatario en el régimen presidencialista.

Tras mucha negociación, lideradas por el cuñado de Goulart, Leonel Brizola, en la época gobernador de Rio Grande do Sul, los simpatizantes del vicepresidente y la oposición en el Congreso acabaron haciendo un acuerdo político, y por más de 1500 votos favorables (234 en la primera vuelta y 233 en la segunda vuelta) decidieron hacer un acuerdo político por el cual se creó el régimen parlamentarista, con el poder de Goulart reducido, aunque manteniendo el rango de jefe de Estado, mientras el jefe de Gobierno sería un primer ministro. El sábado 2 de septiembre de 1961 Brasil se convirtió en una democracia parlamentaria.[4]

Según la enmienda constitucional que creó el parlamentarismo brasileño, todos los actos del Presidente de la República deberían ser refrendados por el primer ministro. En el modelo adoptado, correspondía al presidente el nombramiento del primer ministro y la formación del Consejo de Ministros (grupo de ministros), que debería ser aprobado por 2/3 del Congreso.[4]

A pesar de haber elaborado propuestas para desarrollar la economía y combatir el déficit público y la inflación, el régimen parlamentario no permitía que Goulart lograse aprobar propuestas, por falta de una coalición política consistente.[3]

Las Reformas de Base prevenían la reforma agraria, tributaria, administrativa, bancaria y en la educación,[7]

Joao Goulart se esforzó para sostener la política exterior no alineada de Jânio Quadros, con énfasis en la búsqueda del desarrollo económico.[9]

El presidente João Goulart visita los Estados Unidos, 1962.

Las Reformas de Base y la "política externa independiente" eran consideradas por sectores militares, por la oposición política y por los latifundistas y empresarios como "socialistas". Hay que acordarse que el antecesor de Goulart, Jânio Quadros, había sido presionado hasta la renuncia por haber buscado un acercamiento con los países comunistas (sobre todo Cuba y la República Popular China) sin romper lazos con los Estados Unidos. Como Brasil era fundamental a los intereses políticos del gobierno estadounidense y las decisiones de política externa afectaban sus intereses, las relaciones entre los dos países empeoraron.[9]

En octubre de 1963 una entrevista del gobernador Carlos Lacerda, de oposición a Goulart, a un periodista estadounidense, en la cual atacaba violentamente el gobierno y también al presidente, comenzaría una nueva crisis.[10]

A inicios de 1964 la economía de Brasil sufría graves problemas debido a la reducción de la inversión y al costo de la intervención estatal en la economía nacional; la inflación se elevaba considerablemente y la pugna política entre el presidente y la oposición derechista aumentaba. Entre las fuerzas armadas se proyectaba forzar al presidente Goulart a renunciar a sus reformas y desplazar de la administración gubernamental a sus aliados de izquierda; Goulart confiaba aún en la lealtad de un grupo de oficiales promovidos a altos puestos durante su mandato, y en la posibilidad de que sus partidarios podrían oponer resistencia armada a una sublevación militar.

El viernes 13 de marzo de 1964 en una gran asamblea al lado de la estación Central de ferrocarril en Rio de Janeiro, João Goulart firma en la plaza pública un decreto de expropiación de las refinerías de petróleo privadas y autoriza la expropiación de tierras[11]

Estos decretos del 13 de marzo provocaron una reacción de los conservadores, que organizaron las llamadas "Marcha de la Familia con Dios por la Libertad".[12]

Una asamblea de marineros en Río de Janeiro el miércoles 25 de marzo de 1964 en demanda de aumento de salarios, generó una ruptura casi total de Joao Goulart con la jerarquía militar: dos mil marineros, comandados por José Anselmo dos Santos, que quedó conocido como el Cabo Anselmo,[13]

El lunes 30 de marzo, el presidente Goulart hizo un improvisado discurso en el Automóvil Club de Río de Janeiro ante una tropa de sargentos, y reclamó apoyo militar para sus reformas. Esto fue la señal de actuar a los golpistas.